Kanashibari-001

Esta, y durante las semanas posteriores, le damos un giro de tuerca a nuestra sección “El yôkai de la semana” convirtiéndola en “El yûrei de la semana” ¿A qué se debe este cambio? Realmente ambas podrían confundirse, llegándose incluso a mezclar, pues ya sabéis cuan rica es la mitología japonesa en cuanto a seres sobrenaturales. En un gran número de escritos, estudios y literatura clásica japonesa se dice que a estos seres los podríamos describir como fantasmas o yûreis, dentro del “catalogo” de los yôkais. En otras ocasiones, los encontramos en dos grupos totalmente diferenciados. Como nosotros no somos quién para dar o quitar razón a ninguno de los ilustres autores de estos textos, estudios y obras, y nuestra finalidad es conocer más acerca de la mitología japonesa, hemos creado este sub-apartado dentro de nuestra sección para que cada semana podamos descubrir uno de estos seres sobrenaturales, sean yôkais, yûreis o ambas cosas, a los cuales en occidente podríamos llamarles, simple y llanamente fantasma ¿Nos asomamos al mundo de los espectros, talonianos?

Kanashibari

El yûrei de esta semana nace a partir del síndrome bajo el mismo nombre “Kanashibari”, llamado en España parálisis del sueño, un fenómeno en que el sueño REM se superpone con la conciencia que despierta. Cuando esto ocurre la víctima tiene el cuerpo dormido, y por lo tanto no le responde, sin embargo es consciente de que está despierto y con los ojos abiertos. En estos segundos de auténtico terror para la persona que lo padece, dicen que el mundo de los sueños y el real se entremezclan… Pero ¿en realidad es así? ¿O lo que se ve es aquello que estando despiertos los seres humanos no podemos llegar a ver?

Kanashibari-002

Desde la antigüedad existen una serie de mitos y leyendas asociadas a este trastorno, todas ellas relacionadas con una causa sobrenatural. Una de ellas proviene de la prefectura de Iwate, en donde se dice que el Kanashibari se presenta en forma de yûrei y mientras duerme te atrapa, colándose por debajo de las sábanas del futón. Con su energía sobrenatural paraliza el cuerpo de su víctima, mientras la sujetan fuerte por las piernas o los brazos, tirando de ella en dirección de alguna ventana abierta o algún peligro aparente. Cuando el cuerpo reacciona por fin la victima puede ver como sobre ella, en el techo de la habitación, se encuentra un horrible yûrei.

Otras leyendas dicen que el kanashibari es una posesión de un yôkai como el Inugami, el Kitsune, el Tanuki, o algún otro tipo de tsukimono (ser que puede transformar su apariencia). Incluso puede estar causada por humanos, por lo general sacerdotes o hechiceros. Cuando esto ocurre suele superarse con los sutras budistas de un shugenja, una especie de sacerdote.

Kanashibariespecial

Y vosotros, talonianos ¿Habéis sido poseídos en alguna ocasión por el Kanashibari en alguna de sus formas?