La Editorial Satori nos ofrece la posibilidad de trasladarnos al periodo de la post-guerra en Japón, junto a uno de los miembros más destacados de la escuela burai-ha, con su nueva obra incluida dentro de la colección de «Maestros de la Literatura Japonesa«. Descubre al autor más decadente de la época, odiado y amado por generaciones.

dazai-004

Gracias a los amigos de Satori ha llegado hasta nuestras manos un ejemplar del nuevo título de la colección «Maestros de la Literatura Japonesa«. Se trata de Recuerdos, una autobiografía del autor Dazai Osamu, grande entre los grandes en la literatura nipona. Pero Dazai es un autor muy, muy peculiar, un personaje que, a simple vista, puede parecer un pobre perdedor, triste, solitario, un hombre con muchos vicios y pocas virtudes, pero si nos asomamos a su obra descubriremos ese otro lado que conquistó a la sociedad japonesa como ningún otro autor de la época consiguió hacerlo. ¿Víctima o perdedor? Descubre la lucha entre el demonio que ensuciaba su mente y el ángel de alma inocente y pura que atormentaba aún más su existencia.

 

Dazai Osamu y el burai-ha

Pero para saber la importancia del libro que hoy nos ocupa, tenemos que hablaros antes de su controvertido autor: Dazai Osamu, solo conociendo un poco mejor a este personaje podremos entender y valorar su obra. Y es que estamos seguros que muchos de vosotros es la primera vez que escucháis hablar sobre él ¿Verdad? Este era también mi caso hasta hace apenas unas semanas… lo reconozco.

Dazai fue un escritor que dejó una innegable huella en la historia de la literatura japonesa, y que aún hoy, cuando ya hace más de 60 años de su muerte, sigue despertando pasiones entre muchos incondicionales que acuden hasta su tumba, especialmente en la fecha en la que sería su aniversario, para ofrecer una oración o llevarle una ofrenda en forma de sake, tabaco o cerezas, sus grandes pasiones en vida, además de las mujeres.

«…Pronto comprendí que el alcohol, el tabaco y las prostitutas eran un método excelente para librarme del miedo a los seres humanos.»

Dazai Osamu, pseudónimo de Shûji Tsushima, nació en Aomori en 1909, y fue el décimo de once hermanos nacido en una acomodada familia aristócrata del Japón de finales del periodo Meiji. Criado desde pequeño entre su tía y los sirvientes de la familia nunca tuvo la atención de sus padres, y ya desde que comenzó a ir al colegio mostró buenas dotes e interés por la literatura, como medio de expresar sus penas y tristezas, demasiadas quizás con tan tierna edad.

220px-Dazai_OsamuDazai fue enviado a la universidad y comenzó a vivir una vida marcada por la rebeldía hacia su familia, la clase social a la que pertenecía, hacia la sociedad y en especial por un gobierno que daba preferencia a las guerras y los nuevos valores occidentales, mientras trataba de enterrar en el olvido las costumbres más tradicionales de la sociedad y la cultura nipona. Dazai era un bohemio antisistema, eso sí, con una cómoda paga mensual.

Después de abandonar sus estudios de literatura francesa en la universidad, por no asistir a las clases, militó para el partido marxista, pero fue atrapado y torturado por ello. Fue tras de esos turbulentos años que Dazai comenzó a escribir profesionalmente en revistas literarias, y a presentarse a concursos, pero no con el fin de conseguir renombre o fama, sino para ganarse dinero con el premio e invertirlo en las deudas generadas por sus grandes vicios: la bebida, la morfina y las mujeres, los cuales llevaban al atormentado escritor a hundirse más en su propia oscuridad. Pese a que Dazai procedía de una familia adinerada siempre renegó de sus orígenes burgueses, y con los años y las rencillas su hermano mayor le retiró la paga mensual para la manutención en Tokio que le suministraba desde sus años universitarios.

dazai-003

Las deudas derivadas aumentaron a la vez que su fama a su fama, y pese a que tuvo algunas épocas en su vida donde pudo abandonar los malos hábitos, nunca quedaron realmente atrás. Cuatro fueron los intentos de suicidio de Dazai desde su juventud, algunas voces críticas entre sus detractores decían que era penoso y perdedor hasta para cometer suicidio. Hasta que el 13 de junio de 1948 consiguió su meta y terminó con su vida bajo las aguas del rio Tama, en Tokio, junto con su amante, dejando una esposa y tres hijos en precarias condiciones económicas

No es de extrañar con semejante “suerte” en la vida que fuera uno de los miembros más destacados de la conocida como burai-ha, cuya traducción menos grotesca vendría a ser “Escuela de los decadentes”, un grupo de escritores cuyos textos reflejaban la disconformidad con la falta de identidad de la época. Los miembros principales del grupo destacan por su papel de antihéroes, personas sin un rumbo fijo y de actitud pasiva, que se entregaban a los placeres de la bebida (con especial devoción hacia el llamado matarratas) y la prostitución para escapar de la realidad en la que vivían.

 

“Recuerdos” y otras seis historias autobiográficas

La obra que Satori nos ofrece consta de un total de siete historias, las cuales representan fragmentos autobiográficos de la vida de Dazai. Recuerdos es una obra muy representativa del autor, ya que se reflejan en sus páginas las características principales de su narrativa (el estilo autobiográfico, un ácido sentido del humor, formas nihilistas y su decadente estilo de vida) y a la vez los pequeños extractos literarios abarcan casi toda la vida del autor, desde que es pequeño a pocos años antes de su muerte.

dazai-002

Los siete capítulos de los que se compone son: “Recuerdos”  que da nombre al libro, “Malditos perros” , “Cien vistas del monte Fuji” , “Vuelta a casa” , “Ciudad natal”, “Visita de cortesía” y “Merry Cristmas”. Todos estos capítulos están incluidos en la versión japonesa de las “Obras Completas de Dazai”, publicadas por la Editorial Chikuma Shobo en el año 1988. A través de este recopilatorio los traductores, Yoko Ogihara y Fernando Cordobés, han extraído los capítulos autobiográficos traduciéndolos directamente de la versión original japonesa, para ofrecer al lector español un retrato fiel del autor.

Hemos de recalcar, sin embargo, que Dazai reescribía su propia biografía según el momento y el estado de ánimo, con lo que si repasamos todas las obras encontraremos vivencias que se repiten, modificando los aspectos secundarios con asiduidad, por ejemplo, el suicidio frustrado con una de sus amantes en el mar de Kamakura podemos encontrarlo reescrito en varias ocasiones por Dazai:

1- «Tenía el plan de suicidarme con una mujer casada. Yo tenía veintidós y ella diecinueve. A última hora de una noche fría de diciembre, la mujer todavía con el abrigo puesto y yo con mi capa, nos metimos en el agua. La mujer murió.»

2- «Es una historia tediosa. La mujer se quitó la vida porque pasaba apuros para ganarse la vida. Hasta el último minuto en que saltamos al agua, parecía que estábamos pensando en asuntos totalmente diferentes.»

3- «Una mujer que trabajaba en un bar situado en la parte de atrás del barrio de Ginza se enamoró de mi. Hay una época en la vida de todo hombre en la que la gente lo encuentra atractivo. Una época inmunda. Convencí a la mujer para que se arrojase conmigo al mar en Kamakura […] La mujer del bar murió y yo sobreviví.»

Textos extraídos de la introducción escrita por Carlos Rubio

¿Alguien me sabe decir cual es la verdadera?

Recuerdos, Edición Satori Editorial

La edición de Recuerdos que nos presenta Satori es muy similar a las anteriores obras de la colección «Maestros de la Literatura Japonesa«. Encuadernada en formato rústico con sobrecubierta en cartón de trama rugosa, con una portada que encaja a la perfección con la época y la temática de la obra. La imagen refleja, en tonos sepia, a un joven Dazai en lo que parece un taburete de bar callejero, con un cigarrillo en la mano y con una pose desenfadada. La media sonrisa en su rostro, casi melancólica, debió conquistar a muchas mujeres, atraídas por su tristeza y su penosa existencia (mentalidad nipona, da para toda una enciclopedia).

dazai-001

Destacar que, como en casi todos los trabajos de Satori, este libro ha sido traducido directamente de su versión en japonés por Yoko Ogihara y Fernando Cordobés. Carlos Rubio, profesor de literatura y lengua japonesa en la universidad de Madrid, vuelve a deleitarnos con una de sus introducciones, en la que nos explicará las peculiaridades del autor y su obra, así como el contexto social y el literario de la época ¡Una gran lección de historia concentrada en las 38 páginas! El groso de la obra ocupa de la página 48 a la 245 y por último Satori ha incluido, como suele hacer, un glosario con la explicación de la terminología más específica.

 

Conclusiones

Definitivamente Dazai Osamu es un escritor que no deja indiferente a nadie que conozca mínimamente su vida y obra. Un autor muy querido aún en el país nipón, estudiado en las escuelas y recordado en la sociedad. El día de su aniversario, que casualmente es el mismo día que se encontró su cuerpo sin vida en el río Tama, son muchos los que acuden a su tumba, especialmente mujeres. Carlos Rubio analizaba magistralmente este comportamiento en su introducción:

¿Por qué será? Tal vez por la manera en que vivió este autor, siempre con temor a la gente […] o a lo mejor por el contraste entre los tonos oscuros, ásperos de su vida y discurso, y el blanco puro que se vislumbra en el fondo de su prosa […] Quién sabe si este último motivo, junto con el de esa invencible querencia que todo japonés siente por víctimas y perdedores expliquen la popularidad de la que siguen gozando la obra y persona de Dazai en el país nipón setenta años después de su muerte.

Carlos Rubio, introducción «Recuerdos»

Recuerdos no es una obra para todo tipo de público, y personalmente la recomendaría a aquellos que les gusta la literatura con el aliciente de conocer, a través de las diferentes vivencias del autor, el Japón decadente de la post-guerra desde los barrios más pobres de la ciudad. La lectura es amena y al alcance de cualquiera, aunque no esté familiarizado ni con la obra del autor ni con la literatura de la época. Una buen forma de introducirse en el género literario japonés de la mano de uno de sus grandes representantes.

Y a ti taloniano ¿Que te parece el joven Dazai: víctima o perdedor?

dazai-000