Terminamos el mes dedicado a los samuráis con una historia que ha pasado de generación en generación consiguiendo numerosos fans: Rurouni Kenshin.

Rurouni Kenshin

Acabamos este mes de marzo hablando de una de las series de samuráis que más amores y afición ha despertado a lo largo y ancho del mundo. Una historia apasionante que engancha desde el capítulo uno y con la que el lector y/o espectador es capaz de vivir una historia que le acompañará el resto de su vida. La vida de un samurái errante cuyo principal objetivo es limpiar su memoria y su conciencia por todo lo hecho en sus años de juventud. Con todos vosotros, Rurouni Kenshin.

Historia

Rurouni Kenshin

El joven Kenshin Himura, con el objetivo de enmendar todo aquello que hizo bajo el nombre de Hitokiri Battōsai, comienza a viajar de acá para allá protegiendo a los que precisan ayuda. Para ello, utiliza una poderosa técnica que aprendió de Hiten Mitsurugi Ryū, su maestro. Armado con Sakabatō, una curiosa espada de filo invertido, Kenshin emprende un periplo que le llevará a hermosos y peligrosos lugares.

Durante una de sus muchas aventuras se cruza con las personas que formarán parte de su vida para bien y para mal: Kaoru Kamiya, Sanosuke y Yahiko. La historia de redención de Hitokiri Battōsai da comienzo, talonianos.

Rurouni Kenshin es un manga creado por Nobuhiro Watsuki que comenzó a publicarse en la revista Weekly Shōnen Jump, propiedad de Shueisha, en abril del año 1994. Permaneció en activo durante más de cinco años, concluyendo en noviembre de 1999 y dejando tras de sí veintiocho volúmenes recopilatorios.

En mayo de 2012, Watsuki-sensei se puso al frente de una segunda parte que llevó por título Rurouni Kenshin: Restauración y que sólo tiene dos volúmenes. Posteriormente, el propio Watsuki creó el volumen único Rurouni Kenshin: Maestro de Llamas.

En el caso de España, Rurouni Kenshin llegó de la mano de la desaparecida editorial Glénat/EDT tanto en su versión tankōbon como en su edición kanzenban. Tras la pérdida de licencias de Shueisha por parte de la mencionada empresa en 2012, la obra pasó a manos de Panini. A partir de entonces, la compañía ha relanzado la versión kanzenban y los dos tomos que componen Rurouni Kenshin: Restauración.

Anime

Una trama de este calibre no podía quedarse sin su correspondiente adaptación animada. Por ello, en enero de 1996 vio la luz en Fuji Television el primer episodio del anime Rurouni Kenshin. Dirigida por Kazuhiro Furuhashi, la serie se compone de noventa y cinco episodios que fueron producidos por Studio Gallop (capítulos 1-66) y Studio Deen (capítulos 66-95). El final de la historia llegó en septiembre de 1998.

Rurouni Kenshin

Debido al gran éxito de audiencia que tuvo, los responsables de la obra decidieron dar un paso más y se pusieron al frente de la película. Rurouni Kenshin: Ishin Shishi e no Chinkonka llegó a las salas de cine en diciembre de 1997 contando una historia completamente original que estuvo dirigida por Hatsuki Tsuji y escrita por Yukiyoshi Ohashi. A esta primera le siguió Rurouni Kenshin: New Kyoto Arc, un proyecto dividido en dos filmes: Rurouni Kenshin: Zenpen Homura no Ori (2011) y Rurouni Kenshin: Hikari no Saezuri (2012). Ambos tuvieron a Kazuhiro Furuhashi como director bajo el amparo de Studio Deen.

Por último, pero no menos importante, la obra contó con dos OVA’s originales. La primera de ellas, Rurouni Kenshin: Tsuiokuhen llegó a Japón en 1999 y se compone de cuatro episodios que fueron posteriormente editados en una película. La segunda OVA, Rurouni Kenshin: Seisōhen, dividida en dos partes, también fue reeditada para crear una cinta en la que se cuenta toda la historia.

En nuestro país, el anime de Rurouni Kenshin fue licenciado por la distribuidora Selecta Visión y emitido en televisión en la década de los noventa, logrando que muchos fueran los que conocieran lo que era un anime.

Novelas ligeras

Las aventuras y desventuras de este samurái tan particular también llegaron en formato novela ligera que fueron publicadas por el sello Jump J-Books, de Shueisha, y adaptadas a anime. Las tres primeras estuvieron realizadas en conjunto por Kaoru Shizuka (historia) y Nobuhiro Watsuki (ilustraciones). Estas son: Rurouni Kenshin: Voyage to the Moon World, Yahiko’s Battle y TV Anime Shimabara Arc.

Aparte, la película también tuvo su propia novela, Rurouni Kenshin -Ginmaku Sōshihen-, que estuvo escrita por las mismísima mujer de Watsuki, Kaoru Kurosaki.

Live-action

Después del anime, las películas, las novelas , los videojuegos y el numeroso merchandising, ¿qué es lo que faltaba en el haber de Kenshin? Exacto, el live-action. El 25 de agosto de 2012 se estrenó en Japón Rurouni Kenshin, cinta protagonizada por actores reales que estuvo dirigida por Keishi Ōtomo  y protagonizada por Takeru Satoh. En total logró recaudar  61,7 millones de dólares.

Rurouni Kenshin

Tal fue el éxito que obtuvo, que casi dos años después apareció en las salas la continuación de esta historia: Rurouni Kenshin: Kyoto Taika-hen, la cual logró más de cincuenta millones de dólares. Rurouni Kenshin: Densetsu no Saigo-hen, tercera y hasta el momento última película con actores reales, se estrenó tan sólo mes y medio después de la segunda. Al igual que sus predecesoras, esta cinta también consiguió un gran éxito.

A nuestro país sólo han llegado dos de las tres películas de la mano de Mediatres Estudio. Próximamente tendremos más detalles acerca de la última cinta y cuándo podremos hacernos con ella y así completar la colección.

Conclusión

Rurouni Kenshin es uno de esos manganimes que hay que ver/leer una vez en la vida, pues perfectamente puede entrar en la lista de las mejores obras de la historia (y no exageramos). Watsuki-sensei supo crear un universo rico en leyendas y personajes con mil y una personalidades con las que sentir apego u odio. Aparte de una narración espléndida y de tener unos combates apasionantes, el autor demuestra a cada episodio una progresión en el dibujo que culmina en un arco final que deja sin palabras.

En lo que respecta a la adaptación animada, esta posee unos altibajos dignos de análisis. Los primeros treinta episodios son historias autoconclusivas que tienen como finalidad presentarnos a los personajes y sus habilidades. Hay que decir que esta primera parte de la serie se hace tremendamente aburrida y repetitiva, aunque gracias a los creadores la cosa se comienza a animar gracias a que el drama y la acción llama a la puerta y se quedan para alegría y disfrute de la audiencia. Por último, los treinta capítulos finales son mero relleno que poco o nada tiene que ver con la historia original. A pesar de ello, también se dejan disfrutar de principio a fin.

En definitiva, Rurouni Kenshin es una obra muy rica en contenidos gracias al estupendo trabajo realizado por su creador. Seguro que a más de uno no le ha dejado indiferente la historia protagonizada por este pelirrojo de armas tomar.