Nuestro análisis de Bloodborne te descubrirá todos los peligros que From Software ha diseñado para esta maravillosa pesadilla victoriana. Analisis-Bloodborne-portada

Hace un par de décadas atrás el mundo de los videojuegos estaba lleno de títulos desafiantes, cuya dificultad volvía loco al más cuerdo e histérico al más calmado. En ese momento, juegos como Mega Man, Battletoads y Ghost and Ghouls marcaban las discusiones de los patios de colegio, siendo encumbrado a héroe absoluto del recreo el que conseguía superar cualquiera de ellos.

Hoy, unos cuantos añazos después, los videojuegos han cambiado, evolucionando a experiencias fáciles de superar cuyo tiempo de diversión no suele pasar de las diez horas. Por fortuna, no toda la Galia está ocupada por ellos, ya que todavía queda un grupo de irreductibles japoneses llamados From Software que no están dispuestos a que nuestros momentos de vicio sean paseos por las nubes. Su última propuesta, Bloodborne, no es una excepción, y nos pondrá a prueba en todo momento a lo largo de una pesadilla que bien podría haber sido diseñada por el mismísimo  Howard Phillips Lovecraft.

Taloniano, ¿te vienes a dar un paseo con nosotros por este mundo victoriano lleno de hombres lobo y aberraciones tentaculares?

 

Bloodborne, el juego que no quiso ser Demon’s Souls 2

Muchos, entre los que me incluyo,  cuando vimos por primera vez Bloodborne en imágenes pensamos que estábamos ante una nueva entrega de Demon’s Souls. El juego, aunque abandonaba la época medieval y se centraba en unas localizaciones más oscuras y lúgubres, parecía ser lo mismo de siempre, hecho que no es malo si tenemos en cuenta la calidad que atesoran los tres títulos de la saga Souls.

Bloodborne-001

Hasta que no vi por primera vez el juego en movimiento no pude darme cuenta del error de asociación que había cometido. Sí, Bloodborne bebe muchísimo y guarda muchas similitudes con la saga Souls, pero contiene notables diferencias que lo hacen un juego emancipado. La primera de ellas y más importante está en su jugabilidad. Bloodborne es un título frenético en el que nuestro personaje atacará y esquivará a una velocidad cercana al género hack and slash, una norma que también se aplicará a muchos de los enemigos, sobre todo a los jefes finales. Atrás queda el cubrirte con el escudo y buscar el contraataque perfecto. Ahora estamos desprotegidos y tendremos que guardar las distancias y movernos con rapidez para dañar a nuestro adversario. ¿Cómo se traduce esto? Pues en peleas más largas y tensas, ni más ni menos.

En general, el jugador se acostumbra rápidamente a la nueva jugabilidad y ésta responde bastante bien, aunque en ocasiones se produce algún tirón molesto y alguna caída de frames que poco a poco From Software va puliendo a través de actualizaciones. En los combates podemos utilizar dos armas de forma simultánea, una de fuego y otra de ataque directo, que deberemos ir combinando en cada momento para derrotar a los enemigos. Gracias a esta asociación, aprenderse los diferentes combos será crucial para poder hacer daño o dejar indefensos a los enemigos.

Bloodborne-002

Otra de las diferencias notables que hacen de Bloodborne un juego diferente radica en el peso del género RPG que cae sobre él, el cual se encuentra diluido si lo comparamos con Dark Souls. Sí, seguimos teniendo estadísticas que mejorar como la fuerza, la habilidad, la salud o el poder arcano, pero en este juego son mucho menores. De hecho, la decisión que tomemos a la hora de mejorar nuestros atributos cuando subamos de nivel, aunque será importante, no será tan vital como en títulos anteriores, ya que disponemos de muchas menos armas y objetos mágicos que utilizar y sus restricciones de atributo son bastante más permisivas.

Pero esto no es lo único que se ha visto simplificado. ¿Os acordáis de la evolución que tenían las armas y armaduras en juegos anteriores? Pues bien, en Bloodborne tan solo podremos subir de nivel nuestras armas hasta +10 y no existe evolución alguna. En lugar a esto, podemos equiparle runas que iremos encontrando a lo largo de la aventura que harán mejorar sus estadísticas y habilidades. En cuanto a las armaduras, no habrá por así decirlo una que sea mejor que otra, sino que existen diferentes para cada clase de enemigo o zona que investiguemos.

Bloodborne-003

¿Convierten estos puntos a Bloodborne en un juego mejor o peor? Sinceramente no lo creo, ya que gustará más o menos al jugador dependiendo de sus preferencias jugables. Algunos darán más peso a los atributos extraídos de los RPG y a otros les gustará más la jugabilidad frenética, pero lo que es indudable es que al igual que en entregas anteriores, la propuesta está trabajada y responde a las mil maravillas. Eso sí, los tirones que hemos expuesto un poco más arriba y los interminables tiempos de carga al morir o cambiar de zona denotan que Sony ha querido lanzar el juego con un poco de prisa, por lo que no le habría venido mal un par de meses más de reposo para mejorar estas partes en lugar de optar por ir corrigiéndolas a través de parches sobre la marcha.

 

Una época victoriana plagada de secretos

Bloodborne apuesta por una ambientación victoriana en contra de la caballeresca de corte fantástico de juegos anteriores, con lugares lúgubres y oscuros como principales reclamos. Sinceramente, el acabado artístico del juego es soberbio y está plagado de pequeños detalles que obviaremos si no nos paramos a contemplarlos, por lo que es recomendable de vez en cuando parar y observar la majestuosidad de los paisajes para darle un homenaje a los sentidos y ver el señor trabajo que ha realizado From software en este apartado. Por ponerle un «pero» a este punto, los niveles son mucho menos puñeteros en cuento a trampas y no hay que andar con pies de plomo a cada rincón. –Sí, a mí me gusta que el juego me putee descaradamente, son cosas del masoquismo extremo-

Con esta nueva ambientación llegan también nuevos enemigos. Hombres lobo, seres malditos y aberraciones tentaculares son la prueba de lo mucho que les gusta a sus creadores las obras de Howard Phillips Lovecraft. ¿Son igual de mortales los enemigos que en entregas anteriores? Pues sin duda. De hecho, creo que el principio de Bloodborne es más difícil que cualquiera de la trilogía Souls, aunque conforme avanza el juego se va haciendo mucho más llevadero que por ejemplo Demon’s Souls y sus lugares infernales. –Sí, te hablo a ti, Valle de Corrupción-

Bloodborne-006

Bloodborne tiene muchos secretos, unos cuantos enemigos finales opcionales con sus respectivas localizaciones y hasta tres finales diferentes. Lo interesante de este juego, aunque sois libres de seguir este consejo o no, es jugarlo sin guía alguna e ir descubriéndolos por vosotros mismos. Poco importa si la cagáis en algún punto y tomáis una decisión errónea que no os permite conseguir el dichoso platino. Lo bueno de esta aventura es trazarla nosotros mismos, descubrir su historia atando cabos y leyendo algún documento, y sorprendernos cuando consigamos desbloquear un secreto del juego por nuestros propios medios, bien haya sido buscado o por casualidad –la mayoría de ellos-.

Ya que hablamos de secretos, es bueno tener claro que los muros ilusorios y los pasajes secretos ocultos en paredes han desaparecido, por lo tanto, querido cazador, no aporrees paredes en busca de tesoros, ya que lo único que conseguirás será desgastar tu espada.

 

De tal palo, tal astilla

Hemos hablado de las grandes diferencias entre Bloodborne y sus hermanastros, pero, ¿y sus similitudes? Pues son varias, sobre todo con Demon’s Souls.  Para comenzar, dispondremos de una zona que será el nexo entre mundos en la que podremos subir de nivel gracias a una servicial y sexy muñeca victoriana, y mejorar nuestras armas en una pequeña cabaña ubicada en un agradable cementerio. Para mejorar nuestras habilidades necesitaremos los Ecos de Sangre que soltarán nuestros enemigos al ser derrotados. ¿Adivináis qué pasa cuando nos matan? Pues que los perdemos y tenemos que recuperarlos sin morir en el mismo lugar en el que hemos sido derrotados, ya que de lo contrario los perderemos para siempre y se nos quedará una gran cara de bobo.

Bloodborne-004

En cuando a recargar nuestra barra de salud, nuestra única opción será a través de transfusiones de sangre que dejarán los enemigos o que podremos comprar usando Ecos de Sangre. ¿Os suena? Sí, es un método igual que las hierbas en Demon’s Souls. También podremos ver las muertes de los otros cazadores o ver sus ecos de forma momentánea en nuestra partida. Sí, Bloodborne tiene un modo online casi idéntico al de Demon’s Souls, lo malo es que no funciona tan bien como cabría esperar.

 

El modo online, la oveja negra de Bloodborne

Salvo cuatro curiosidades, Bloodborne es un juego fantástico en su experiencia para un jugador. ¿Qué ocurre con el multijugador? Pues que funciona desastrosamente mal. Para comenzar, invocar a otro cazador para que te ayude es toda una odisea, teniendo a veces que esperar incluso media hora hasta que conseguimos convocar a alguien. ¿A qué es debido este error garrafal? Por lo visto tiene algo que ver con la opción de poner en suspensión las aplicaciones de la consola, ya que genera un conflicto con el servidor del juego que ocasiona esta desagradable casuística.

Para invocar a un cazador tendremos que tocar una pequeña campana que conseguiremos a lo largo de la aventura, la cual consumirá puntos de lucidez. Estos puntos vendrían a ser como la humanidad en la saga Souls, aunque su función no nos permitirá revivir –siempre estamos vivos- y se gastarán cada vez que queramos convocar a un cazador que nos ayude. Una característica interesante de los puntos de lucidez es que al sobrepasar los 15 acumulados el juego se hará más difícil, haciendo que los enemigos utilicen nuevos ataques mucho más devastadores.

Bloodborne-005

También recibiremos invasiones de otros cazadores en cualquier momento. ¿Lo malo? Pues que el error de conexión descrito anteriormente también afecta a este apartado, por lo que en la friolera de 70 horas jugadas –me gusta hacer el análisis sabiendo lo que da el juego de sí- tan solo he sido invadido una triste vez.

Estamos seguros de que From Software, de la misma forma que las caídas de frames y los tiempos de carga, solucionará este problema con futuros parches. Eso sí, esta es una nueva prueba de que el juego ha sido lanzado con demasiadas prisas.

 

Conclusiones

Bloodborne, si hubiera corregido sus tiempos de carga, sus ocasionales tirones y los errores en el juego online sería un título sobresaliente. Por exigencias del guión, nosotros tenemos que evaluar el juego tal y como lo hemos disfrutado, y por culpa de estos errores, que esperamos se corrijan con el tiempo, la experiencia jugable se ve afectada y ha de penalizar en nuestra evaluación.

Su jugabilidad, frenética y bien implementada, consigue que el jugador quiera mejorar sus habilidades y que disfrute jugando. Por su parte, tanto la ambientación como el diseño de enemigos son soberbios y consiguen meterte de lleno en la aventura.

¿Es un juego mejor o peor que el resto de la saga Souls? Para nosotros, como ya hemos comentado, es simplemente diferente y tan bueno como el resto, por lo que dependerá de cada uno situarlo en el peldaño que quiera.

Muchas gracias por leer este análisis, querido cazador. Nos vemos en Bloodborne para echarnos una mano… o invadirnos.

 

A favor

  • Su ambientación y diseño de enemigos
  • Su jugabilidad endiablada
  • El reto que supone terminar el juego
  • Sus sorprendentes zonas secretas y enemigos

 

En contra

  • Sufre alguna caída de frames y tirones en zonas concretas
  • El modo online no funciona correctamente
  • Su doblaje al español podría ser mejor

 

Nota

Nota-Talion-9