Regresa la hora bruja de Talon4, ese momento en que una bruma fantasmal envuelve la pantalla de tu ordenador y los espíritus de los antepasados comienzan a revolotear a tu alrededor. Regresa “El yûrei de la semana”.

hashihime-001

Tal y como os explicamos en la entrada anterior (recordamos rápidamente para los despistados) durante las próximas semana nuestra sección  “El yôkai de la semana” se transforma provisionalmente en “El yûrei de la semana” ¿Por qué este cambio? A lo largo de los reportajes hemos ido descubriendo el amplísimo mundo de los yôkais, y también hemos comprobado que existen muchos tipos de seres de los catalogados genericamente por muchos estudiosos como yôkais. Algunos de los cuales los hemos estado evitando por no tener una línea de separación bien delimitada con los fantasmas o yûreis en la mitología japonesa y los mencionados yôkais. Para todos ellos hemos creado esta sub-sección en la que los monstruitos más curiosos quedarán en un segundo plano, dando más importancia a los llamados espectros, fantasmas, apariciones o espíritus malignos, aquellos seres que a los que comúnmente en occidente llamaríamos fantasmas, aunque parece que en Japón la frontera entre ellos y los yôkais no está tan clara.

En esta ocasión conoceremos mejor a un espectro considerado un kami (dios o ser sobrenatural) vinculado a un lugar determinado: los puentes antiguos y largos. En estas estructuras puede morar el Hashihime, un espectro representado con forma de mujer, que guardará y protegerá celosamente el puente en el que habita, maldiciendo, agrediendo y hasta ahogando a aquellos que no se comporten adecuadamente, o critiquen su hogar.

Hashihime

Los Hashihime son dioses celosos que habitan en los puentes, especialmente en los puentes más antiguos y largos. Al ser considerados dioses se dice que pueden adoptar diferentes formas, pero siempre se representan vestidos con ropas blancas, pálidos, con velas en su cabeza, como yûreis pero con una vestimenta peculiar. Esta descripción es adoptada popularmente para describir a los Hashihime después de su aparición en el famoso kaidan Heike Monogatari. El motivo es que la humana que se transforma en este ser en el kaidan, lo hace después de realizar un ritual en el que se tiene que vestir con este atuendo tan llamativo, muy similar al ritual de Ushi no Koku Mairi que os explicamos hace unos meses en Tallon4. La fama de Heike Monogatari ayudó a estereotipar el aspecto de los Hashihime con la imagen por la que aún se conocen hoy en día.

japanese_myth__hashihime_by_demonicangel_bayou

Tal y como ocurre con la mayoría de dioses protectores de un lugar concreto, los Hashihime son muy competitivos y celosos, hasta el punto en que no dudan en abalanzarse sobre aquel que habla bien de otros puentes en su presencia, o mal del suyo. Pero a pesar de su terrible aspecto y carácter son muy respetados por los habitantes de la zona en la que habitan. En tiempos de guerra se solía rezar al Hashihime para proteger el puente de los invasores, y en tiempos de paz se le oraba (y ora) para que las parejas y los matrimonios sean largos y prósperos, así como para ayudar a aquellos que han sufrido una ruptura, divorcio o mala suerte en el amor, pues Hashihime también es considerada la diosa de la separación y la ruptura. De hecho, aún hoy en día, es tabú que una pareja o unos recién casados atraviesen un puente en el que se dice habita uno de estos espíritus o kamis, pues les traerá mala suerte.

¿Tenéis cerca de casa algún puente largo y antiguo, talonianos? Pues yo de vosotros le echaría algún piropo de vez en cuando para que el Hashihime que habita bajo sus aguas esté contento con vosotros 😉

GAV0l