Una casa rota, un Hokage al que su hijo vacila, Sasuke Returns… ¡El primer episodio de Naruto Gaiden os llegará al kokoro ‘ttebasa! Cuidado con los spoilers, talonianos.

Naruto Gaiden

El 10 de noviembre de 2014 llegó a su fin una de las obras más famosas, queridas y odiadas (a partes casi iguales) del mundo del manganime: Naruto. Aunque ya se sabía días atrás, al final del último episodio se confirmó que Masashi Kishimoto se pondría al frente de un spin-off de la serie protagonizado por Uzumaki Boruto, el hijo de Hinata Hyūga y el Séptimo Hokage, Naruto. En ese momento la maquinaria de los rumores se puso en marcha, ya que hasta esta primavera no se sabría absolutamente nada de la obra que da pie a este artículo.

Durante todos estos meses hemos visto y leído todo tipo de especulaciones con respecto a la historia que conduciría este spin-off, pero no fue hasta el 26 de marzo que se confirmó la noticia: lo nuevo de Naruto se publicaría el 27 de abril en la Shonen Jump, revista propiedad de Shueisha. El título de esta historia también se desveló en ese momento: Naruto Gaiden: Nanadaime Hokage to Akairo no Hanatsuzuki (Naruto Spin-off: El Séptimo Hokage y el Mes Primaveral Escarlata). Sólo quedaba un mes para conocer qué pasó después del polémico episodio 700 del manga original.

Finalmente, y tras una larga espera, hoy ha salido de manera oficial el primer episodio de Naruto Gaiden. Nosotros ya hemos leído dicho capítulo… Y nuestra cara ha sido digna de ver, pues lo que Kishimoto se ha sacado de la manga es sorprendente, no os vamos a engañar. ¿Queréis que compartamos nuestras primeras impresiones? Pues allá vamos.

Un drama que debería durar eternamente

Naruto Gaiden

La historia comienza tiempo después de los sucesos narrados en el capítulo 700 del manga, por lo que los personajes principales son los hijos de nuestros queridos Naruto y Sasuke. Por un lado tenemos a Boruto, el rubio Uzumaki digno heredero de su padre: ruidoso, travieso y contestón. Todo un portento de criatura. Por otro lado nos encontramos a la verdadera protagonista de este episodio: Uchiha Sarada. Esta niña de mirada seria ‘made in Uchiha’ (que por algo lleva los genes del hasta ahora único superviviente del clan) ve impasible cómo el resto de sus compañeros tiene una relación amistosa y de cariño con sus respectivos padres mientras que ella no ha visto al suyo nunca (al parecer, Sasuke se fue de la villa cuando ella aún era pequeña). Sarada ni siquiera sabe si éste lleva gafas como ella.

Tras volver a ver a los hijos de nuestros ninjas preferidos, Sarada se dirige a ver a su madre, Sakura, para cuestionarla sobre su progenitor. Es entonces cuando las incisivas preguntas de la niña sacan de quicio a la pelirrosa quien, ni corta ni perezosa, lanza al patio de la casa Uchiha uno de sus poderosos puñetazos, partiendo la estancia en dos (y encima era de alquiler, ojo).

Finalmente, mientras Sakura reposa en el hospital de Konoha (pues se desvela que la pobre se marea constantemente), Sarada comienza a recoger los objetos personales de la familia, entre los que destaca una fotografía de sus padres. Es entonces cuando la música del mejor ending shojo comienza a sonar en nuestra mente, pues resulta que la imagen está trucada de tal manera que no se vea a los acompañantes de Sasuke: Suigetsu y… ¡Karin! Se masca la tragedia, ya que Sarada guarda un gran parecido con ella, gafas incluidas.

Aunque todo el mundo, desde el momento en que Sarada apareció en escena, comenzó a hablar sobre el asombroso parecido de la benjamina de los Uchiha con la acosadora personal de Sasuke en Taka, que el primer episodio de Naruto Gaiden se desarrolle de esta manera es algo que nadie se esperaba. Masashi Kishimoto le da una patada en la espinilla al género de batallas y se mete de cabeza en un dramón digno de haber sido diseñado por Wataru Yoshizumi (La Familia Crece), Natsuki Takaya (Fruits Basket) o Shungiku Nakamura (Junjō Romantica, Sekaiichi Hatsukoi). Un dramón con el que nuestro mangaka parece decirnos «Eh, que he leído vuestras quejas con respecto al origen real de Sarada. Ahora os vais a enterar». Y vaya si nos hemos enterado, Kishi, pues has conseguido que la historia de la pequeña Uchiha despierte nuestro interés de una manera que no es ni medio normal, algo que no pasó ni con el final de la Cuarta Guerra Ninja.

Naruto Gaiden

Si bien Kuroko no Basket Extra Game guarda un parecido similar a los últimos arcos de la obra de Tadatoshi Fujimaki, este Naruto Gaiden parece haberse olvidado de las batallas a vida o muerte (aunque es más que probable que alguna veamos) para mostrar el día a día de los habitantes de Konoha en una época de aparente paz (aunque todo apunta a que una nueva tragedia, de tintes más sentimentales y emocionales, está a punto de comenzar). Esperemos que con la inminente vuelta de Sasuke las cosas vayan a mejor, a mucho mejor.

Personalmente, hacía mucho que no me sorprendía tanto con un capítulo de Naruto. Y ha tenido que ser un spin-off de la saga (en el cual no confiaba mucho) el que me ha llegado al kokoro y me ha hecho renovar la fe en esta obra. También tengo que añadir que no hay cosa que más me guste que un buen drama y parece que lo vamos a tener durante el tiempo que dure la publicación de este manga, el cual servirá de puente entre el manga original de Naruto y la película Boruto – Naruto the Movie –.

Por otro lado, quisiera comentar algo más antes de acabar: al principio parece algo lógico pensar que el único malvado en la historia de Sarada es Sasuke. Vale, estoy de acuerdo en que no es ni medio normal que el Uchiha no haya pasado por casa para ver a la niña en más de diez años, pero es que Kishimoto aún no ha mostrado en qué está metido Sasuke, por lo que sólo nos queda esperar para poder formar una opinión válida sobre sus motivos para estar tanto tiempo alejado de Konoha. Lo que está claro es que los tejemanejes de la pareja formada por Sasuke y Sakura (sí, ella también es culpable) son los que han llevado a que Sarada actúe así, y lo cierto es que la comprendo perfectamente.

Ahora toca hablar del protagonista principal de toda la serie, ése que parece haber sido olvidado por el propio autor: Naruto. Al final del episodio 700 fuimos testigos de cómo Boruto le echaba en cara a su padre el poco tiempo que pasaba con él. Bien, se ve que nuestro Séptimo Hokage ha aprendido la lección y ahora no duda en pasar más tiempo con su hijo… Aunque sea mediante un clon. Parece que Naruto no quiere que su niño pase por lo mismo que él y no duda en hacer todo lo posible para prestarle toda la atención posible. ¡Ah! Atención a la viñeta de padre e hijo luchando, pues se nota que Kishimoto ha puesto todo su cariño en ella.

Por último, y después de haber leído varias veces el capítulo para comprobar todos los detalles de las viñetas, la pregunta es: «¿Cómo voy/vamos a poder vivir dos semanas hasta leer el próximo capítulo?».

Naruto Gaiden