Ghostlight por fin recupera para el mercado europeo uno de los títulos de culto de Playstation 2: Shin Megami Tensei: Lucifer’s Call.

shin-megami-tensei-iii-nocturne

Largo y tendido hemos hablado sobre Shin Megami Tensei en Tallon4. La principal creación de Atlus se ha dejado caer por nuestra humilde web. Desde Devil Survivor Overclocked al tardío Shin Megami Tensei IV, o a los clásicos Digital Devil Saga y su secuela.

Pero hoy no vamos a hablar de ninguno de ellos, sino del juego que lo inició todo (al menos en Europa). Damas, caballeros, ángeles y demonios: les presentamos Shin Megami Tensei: Lucifer’s Call (Nocturne en el resto del mundo).

El título, exclusivo de Playstation 2, vio la luz en Japón en 2003, pero nosotros no pudimos echarle el guante hasta 2005, cuando Ubisoft y Ghostlight se unieron para traer el título al viejo continente. Afortunadamente se trataba de la revisión del título (Nocturne Maniax) con varias mejoras jugables, rebalanceos y demonios adicionales. Justamente ha sido la editora británica Ghostlight la que por fin ha escuchado a los fans y ha decidido reeditar el juego en Playstation 3, bajo el sello de «Clásicos de PS2». De este modo, un título que a estas alturas era bastante complicado de conseguir en su versión física, está al alcance de todos en formato digital. Y eso es algo que siempre se agradece.

smt3-4

Por eso mismo hay que dejar bien claro desde el principio que lo que hoy os traemos es el análisis de este port 1:1 del juego, observando también cómo ha transcurrido el tiempo por él y por qué deberíamos hacernos con él viendo la nutrida oferta de RPG con la que contamos hoy día: Final Fantasy, Dragon Quest, The Witcher, Dark Souls, Bloodborne, Dragon’s Dogma, The Elder Scrolls, Pillars of Eternity, o incluso Persona, de la propia Atlus. ¿Con toda esta cantidad de títulos a los que dedicar una y más vidas, qué es lo que aporta Shin Megami Tensei: Lucifer’s Call a la lista?

Alguien que lleva disfrutando de los videojuegos desde hace décadas comprobará la existencia de ciertas verdades como puños: Mario es el encargado de rescatar a Peach, el castillo de Drácula está lleno de corazones y pollos asados, y los JRPG tradicionales se caracterizan por tener a un protagonista amnésico o medio lelo y rodeado de una serie de personajes que representan los clichés más habituales del manga shonen, para bien o para mal.

Por eso mismo la existencia de algo como Shin Megami Tensei y sus derivados era algo necesario para aportar vitalidad al mundo del rol japonés. Como decía el barbudo de Alan Moore en el mítico cómic Promethea: ¡Si no existiera, tendríamos que inventarla!

shin megami 3

Y es que en Lucifer’s Call no encarnamos a ningún gran héroe destinado a salvar a la humanidad de las garras de la aniquilación. ¿El motivo? Al poco de comenzar a jugar observamos como un extraño fenómeno conocido como la Concepción arrasa con toda la Tierra, propiciando la muerte de todos los seres humanos, incluido nuestro personaje. Pero claro, si ese fuera nuestro final menuda gracia de juego. Y es que somos revividos por cierto demonio que da título al juego, pero en lugar de renacer como humanos, ahora somos el «Demi-Fiend». ¿El objetivo de nuestro benefactor? No os lo diremos para no destriparos una de las muchas sorpresas que nos depara el juego, pero a partir de ese momento somos libres para explorar el nuevo mundo que ha surgido tras la destrucción de la Tierra: el Vórtice.

Allí habitan las almas de los fallecidos, demonios y ángeles. Todos inmersos en una guerra constante en la que nosotros tendremos que tomar partido. ¿Trataremos de restaurar el mundo humano perdido? ¿Nos haremos con el control de este nuevo mundo infernal? ¿Traicionaremos a Lucifer y nos uniremos a Dios y sus huestes? ¿O acabaremos con el mismísimo universo? Esos son algunos de los caminos que se nos abren en esta entrega de Shin Megami Tensei , y que desembocarán en seis finales radicalmente diferentes.

smt3-dante

Para aquellos que ya conozcan la jugabilidad habitual gracias a Shin Megami Tensei IV o a los citados Devil Survivor, deciros que fue en Lucifer’s Call donde pudimos disfrutar por primera vez en Europa de esa dificultad demencial basada en una premisa muy sencilla: explotar las debilidades de nuestros enemigos. Así, los combates por turnos no son solo mucho más dinámicos al poder conseguir turnos extra y bonus de esta manera, sino que nuestros enemigos podrán hacer lo mismo con nosotros, pudiendo encontrarnos con la pantalla de «Game Over» a las primeras de cambio si no tenemos cuidado. ¡Y no penséis que el juego se hace más sencillo según vayamos progresando! Recordad que estamos ante un juego de la generación de los 128 bits, y esos hacen llorar al 90% de los juegos de rol actuales en cuanto a dificultad.

Nuestro grupo está formado por el Demi-Fiend y dos demonios más a nuestra disposición. Estos, como es bien sabido, se reclutan negociando con ellos, ya sea ofreciéndoles dinero, objetos, sobornándoles, cumpliendo misiones, o directamente engañándoles. En un mundo en el que el ser humano no existe y la mayoría de las criaturas que habitan el Vórtice quieren nuestra cabeza, no hay lugar para los remilgos. Y para evitar el tener que subir de nivel constantemente a nuestros monstruos de cara a progresar en el juego, la habitual opción de fusionarlos en una nueva y mortífera criatura es algo obligado para progresar adecuadamente en el juego. Hay más de 100 demonios disponibles para ser invocados, pero no os creáis que esto es Pokémon, ya que no podemos «capturarlos» y disponer de ellos en cualquier momento. Atlus ha establecido un número de demonios máximo que podemos tener, y es cosa nuestra saber cuales son los que más nos convienen.

Pero junto a ese centener de demonios, ángeles y criaturas mitológicas que nos esperan, hay que añadir la presencia de un invitado de honor: el mismísimo Dante de Devil May Cry (pero el Dante de toda la vida, concretamente el de las dos primeras partes de la saga de Capcom). Este acuerdo entre Atlus y Capcom hizo que el juego fuera mucho más conocido en Occidente gracias a la presencia del albino cazador de demonios, que dependiendo de las decisiones que vayamos tomando durante la aventura será nuestro aliado o enemigo. No obstante, ya se podía haber aprovechado esta reedición del juego para cambiar a Dante por Raidou Kuzunoha, protagonista de dos estupendos Action JRPG de Playstation 2 ambientados en el mundo de Shin Megami Tensei y mucho más en consonancia que el personaje de Capcom.

lucifers call

Desde el punto de vista técnico nos encontramos con el mismo apartado que ya pudimos ver en Playstation 2: un modelado de personajes único, gracias a los fantásticos y retorcidos diseños cel shading obra de Kazuma Kaneko frente a unos escenarios un tanto vacíos y apagados, especialmente las partes ambientadas en el Tokio actual. Afortunadamente las visitas a los mundos infernales y celestiales son una delicia para la vista gracias a ese diseño del que suele hacer gala Shin Megami Tensei desde sus inicios, y que en Playstation 2 iría mejorando en las dos entregas de Digital Devil Saga.

Musicalmente no hay nada que objetar: a la mezcla de rock y jazz hay que añadir los ominosos temas corales que suenan en los momentos cumbre del juego, capaces de poner la piel de gallina a más de uno. Y eso si, no lo olvidéis, el juego cuenta con textos en inglés, pero no hay voces en ningún momento, algo que posiblemente chirríe a los jugadores más jóvenes que se acerquen al título.

En definitiva, puede que el que escribe estas líneas no haya sido el tipo más objetivo del mundo a la hora de analizar Shin Megami Tensei: Lucifer’s Call, pero pensad que no soy el mayor fan de los JRPG debido a sus habituales mecánicas, ambientaciones y personajes que aparecen. Si un descreído como yo ha podido caer rendido a los pies de la demoniaca creación de Atlus, seguramente aquellos que disfrutéis con los Final Fantasy, Dragon Quest y otras propuestas más conocidas, os convertiréis también en fieles devotos. Y para aquellos que hayan disfrutado con Shin Megami Tensei IV o las recientes entregas de Persona y queráis conocer el juego que abrió la veda a esta franquicia en Europa, no tengo nada más que deciros salvo que os gastéis los 7,99 euros que cuesta el juego. La mejor compra que haréis en mucho tiempo.

A favor:

  • El máximo exponente de Shin Megami Tensei vuelve a nosotros y demuestra seguir tan en forma como hace diez años.
  • Historia absorbente, que no da un respiro al jugador gracias al fuerte contenido ocultista.
  • Negociar con demonios y fusionarlos vilmente es tan divertido como siempre.
  • Su bajo precio frente a la especulación hay en torno a la versión de Playstation 2.
  • El cameo de Dante de Devil May Cry, con su carisma y chulería habitual…

En contra:

  • … aunque también podría haberse incluido posibilidad de jugar con Raidou Kuzunoha, quien sigue siendo exclusivo de la versión japonesa del juego.
  • Pese a su excelente diseño de personajes, los fondos y escenarios cel shading siguen siendo tan sosos como hace diez años.
  • Que su alta dificultad asuste a los menos pacientes.

Nota-Talion-9