Únete a Seki en sus mil y un juegos para hacer que las clases se pasen más rápidamente y de una manera más divertida. Con vosotros, talonianos, El Pupitre de al Lado.

El Pupitre de al Lado

Que levante la mano quien no se haya aburrido alguna vez en clase. Si echamos la vista atrás es probable que más de uno recuerde con cariño (y con cierta nostalgia) cómo pasó alguna que otra mañana o tarde de escuela pensando en las musarañas. Y es que, digan lo que digan, hay días en los que estudiar es simplemente una tortura por la que cuesta pasar. Hacer bolas de papel, garabatear en el cuaderno, pasarse notitas con el compañero,… Seguro que más de uno ha buscado el método perfecto para poder sobrevivir a tantas horas de datos y lecciones tediosas, haciendo de este “pasatiempo” todo un arte digno de estudio. Y, sin embargo, a día de hoy no existe una fórmula ni un método mágico que ayude a un alumno distraído y soñador a pasar de manera más amena las horas lectivas.

Para todos aquellos que se sientan identificados al leer estas palabras va dirigido El Pupitre de al Lado, manga de Takuma Morishige que se encuentra disponible en el catálogo de Ediciones Tomodomo y que tiene por protagonista a un muchacho que ha hecho de la distracción en clase toda una ciencia llena de variables, hipótesis y, sobre todo, mucho humor. A pesar de que la fecha oficial de salida del primer tomo es el próximo 18 de mayo, los visitantes de Expomanga 2015 (8-10 mayo) tuvieron la suerte de poder adquirirlo antes de tiempo y en primicia en el stand de la editorial. Así pues, no os hacemos esperar más para contaros todo lo que ofrece el primer volumen de este atípico, novedoso y divertido manga. ¿Os atrevéis a volver con nosotros a clase y disfrutar de esos recuerdos desde El Pupitre de al Lado?

«Ya está otra vez»

El Pupitre de al Lado

Toshinari Seki es un estudiante que a simple vista parece normal y corriente, pero que cuenta con una imaginación desbordante a la hora de disfrutar de las clases (en el sentido más gamberro de la palabra). Y es que Seki es todo un maestro a la hora de matar el aburrimiento escolar. Durante las horas lectivas es capaz de jugar al dominó, hacer torres con piezas de ajedrez, dirigir una orquesta imaginaria e incluso realizar figuras muy detalladas con papel (siendo todo un maestro de la papiroflexia). Todo esto y más lo hace delante de Rumi Yokoi, su seria y estricta compañera que se sienta en el pupitre contiguo y quien, aunque siempre le recrimina, al final acaba participando en cada una de las trastadas del chico.

Tonari no Seki-kun es un seinen creado por Takuma Morishige que nació en las páginas de la revista Comic Flapper en noviembre de 2010 y que a día de hoy continúa editándose en dicha publicación. Actualmente, los nipones pueden hacerse con los seis primeros tomos de esta divertida y atípica obra. En enero del año pasado estos volúmenes se adaptaron a una OVA que posteriormente dio pie a una serie de animación que se emitió en televisión hasta mayo de 2014. Yūji Mutoh se encargó de la dirección, mientras que el estudio de animación Shin-Ei Animation estuvo al frente de la producción.

Durante el pasado Salón del Manga de Barcelona, Ediciones Tomodomo anunció que se había hecho con los derechos de publicación de las aventuras de Seki y Yokoi en castellano. Y  a pesar de que la obra era una completa desconocida para numerosos otakus, lo cierto es que pronto comenzó a hacerse notar gracias a su curiosa trama. Ahora, tras varios meses de espera, ya tenemos con nosotros el primer tomo de la serie. Aquellos que no pudieron hacerse con él en Expomanga 2015 tendrán que esperar hasta el 18 de mayo para conseguirlo (ánimo, que ya queda poco). Por 8€ podréis tomar nota de las habilidades de nuestro curioso protagonista masculino.

Edición de El Pupitre de al Lado por Ediciones Tomodomo

Tomodomo presenta Tonari no Seki-kun en un tomo con formato rústica con sobrecubierta que posee unas dimensiones de 12,8 x 18,2 cm, un tamaño perfecto para poder leerlo sin problemas. Aparte, la sobrecubierta tiene un tacto sedoso que casa a la perfección con el color blanco de la misma, lo que le da un toque de pureza y de formalismo (el cual se destruirá en mil pedazos en cuanto comencéis a leer la historia y descubráis cómo se las gasta el inquieto de Seki). Si retiramos dicha sobrecubierta podemos ver a Yokoi teniendo un monólogo interno en el que se pregunta por qué Seki hace lo que hace y en el que se da cuenta de que ha pasado más tiempo pendiente de él que de las enseñanzas de los profesores.

Tras disfrutar de la reacción de la adorable Yokoi, toca reírse a carcajadas con la historia en sí de El Pupitre de al Lado. Antes de comenzar encontramos el horario de las clases que nuestros protagonistas tienen por delante. Así pues, ya es hora de sentarse y atender… O eso pensamos, porque Yokoi es la encargada de presentarnos a Seki y de guiarnos durante los quince episodios de los que se compone este tomo. Un tomo que cuenta con la maravillosa traducción de Ana María Caro. Gracias a su trabajo leer esta historia es toda una experiencia verdaderamente amena y entretenida.

El Pupitre de al Lado

Por último, pero no por ello menos importante, al final de este volumen encontramos dos historias extra. En la primera descubrimos que las locuras de nuestro adorado Seki han calado hondo en más de una persona en la escuela. Por otro lado, el segundo extra está protagonizado por el mismísimo autor del manga, Takuma Morishige, y nos muestra cierto «capricho» que tiene. Asimismo, podéis saber más de este autor en la última página del tomo, pues tenéis una pequeña biografía acompañada de un autoretrato que el mangaka dibujó especialmente para esta edición.

Conclusión

El Pupitre de al Lado es un manga del que sólo podemos decir cosas buenas, pues no hemos encontrado ningún punto negativo ni en su contenido ni en su continente. En primer lugar, la historia es realmente divertida y novedosa (aunque existen numerosas obras que exploran la vida escolar de los estudiantes japoneses, ninguna narra la desdicha –aunque en el fondo lo disfruta- que sufre una estudiante modelo que debe sentarse al lado de un compañero tremendamente ingenioso a la hora de distraerse). Además, los protagonistas forman un dúo con el que siempre nos vamos a reír. Mención aparte merecen las ocurrencias de Seki, las cuales son dignas de poner en práctica en la vida real. Hacer punto, crear pirámides con piezas de puzzle… Estamos seguros de que más de uno va a intentar emularle porque sus ideas son sencillamente magistrales (y lo más impresionante es que nunca le pillan).

En segundo lugar, el dibujo limpio, fino y detallado de Takuma Morishige ayuda bastante a seguir esta trama que podemos catalogar como «blanca», pues lo que veis es lo que hay. Eso es lo que hace que El Pupitre de al Lado sea un manga dirigido a aquellos que deseen pasar un buen rato y desconectar de historias con giros de guión imposibles o rebuscados. Porque, como suele decirse, “en la sencillez está el gusto”.

En lo que respecta a la edición que nos presenta Tomodomo, esta rezuma profesionalidad por los cuatro costados (y no es peloteo, sino que realmente cuesta mucho encontrar tomos de cualquier obra que no presenten cortes, rayas, picaduras, o que las sobrecubiertas estén en perfecto estado, sin dobleces ni marcas). Desde el tacto de la sobrecubierta hasta la encuadernación, todo está hecho para que disfrutemos de la lectura en todo momento. Sin duda, y a pesar del duro trabajo que conlleva una edición de estas características, el trabajo final que presenta Tomodomo con sus series es algo digno de admirar y elogiar.

Talonianos, si deseáis disfrutar como nunca y reír como locos os recomendamos encarecidamente que leáis El Pupitre de al Lado. Si por el contrario ya habéis tenido el placer de haber caído en las redes de Seki, sólo tenemos que decir que tengáis paciencia, pues el siguiente tomo no saldrá hasta dentro de dos meses (porque lo bueno se hace esperar). Tenéis todo este tiempo para crear todo tipo de artilugios con los que pasar el rato en clase y, de paso, enseñárnoslos aquí abajo, en la zona de comentarios. Y, a todo esto, ¿habéis prestado atención a la reseña? 😛

El Pupitre de al Lado