Blitzkrieg 3 supone el regreso de una de las sagas de estrategia para PC más recordadas de los últimos años. ¿Qué tal le ha sentado el paso del tiempo a la franquicia de Nival?

Blitzkrieg 3 cover

Tal y como os indicamos hace justo una semana, la buena gente de Nival (Etherlords, Prime World) acaba de lanzar en Acceso Anticipado de Steam el esperado Blitzkrieg 3, nueva entrega de una veterana saga de estrategia cuyo último juego vio la luz hace ya la friolera de 10 años. Por eso mismo estábamos interesados en conocer cómo ha evolucionado el juego de cara a estos tiempos y ver si los juegos de estrategia ambientados en la II Guerra Mundial siguen siendo tan atractivos como hace unos años.

En el caso de Blitzkrieg 3 nos encontramos ante una combinación de estrategia en tiempo real y un enfoque multijugador bastante diferente respecto a las anteriores entregas. Ante semejante carta de presentación, haremos como dijo el bueno de Jack el Destripador: vayamos por partes.

Blitzkrieg 3 cuenta con tres campañas para un jugador, que nos ponen en el campo de batalla desde el punto de vista de los Aliados, el Eje y la URSS (que por algo los desarrolladores son rusos y dan campaña exclusiva a los suyos). Cada campaña consta de seis misiones en las que cumplir los clásicos objetivos de defensa, ataque, capturar objetivos, etc. ¿La duración estimada de cada misión? Entre 30 y 60 minutos en su nivel de dificultad estándar. Al ir completando cada campaña recibiremos nuevas unidades como tanques pesados, morteros, cañones o nuevas tecnologías que utilizar en el modo online, por lo que todo aquel que quiera demostrar ser el militar más duro de los años 40 debe superar las tres campañas sí o sí.

Blitzkrieg 3 battle

Pero como decimos, la auténtica “chica” de Blitzkrieg 3 se encuentra en su modo multijugador.  En él, tras seleccionar un bando, comenzamos a jugar, creamos nuestra base con los recursos disponibles, reclutamos un ejército, preparamos todo tipo de trampas y artillería por si tratan de invadirnos, y tras ello, atacamos las bases de otros jugadores. Tan simple y efectivo como suena, y aderezado por un apartado visual en el que da gusto arrasar con todo.

El ataque no lo realizamos únicamente con fines de conquista, sino también para hacernos con los recursos enemigos. ¿El motivo? Cuando nos desconectemos del modo online, el juego no habrá ni mucho menos terminado, ya que otros jugadores podrán atacarnos cuando estemos ausentes. En ese momento la IA será la encargada de protegernos. De esta manera, el modo online de Blitzkrieg 3 tiene un fuerte componente de juego asíncrono y casi podríamos decir de MMO, ya que la batalla nunca termina. Una vez nos conectemos y veamos el resultado del enfrentamiento, no solo comprobaremos si hemos tenido éxito o fracasado estrepitosamente, sino que podremos visualizar las repeticiones y aprender de cara a mejorar nuestras próximas jugadas. De hecho, incluso podemos ponernos a prueba a nosotros mismos jugando contra nuestra propia base, comprobando así como de efectiva es ante el ataque de los enemigos que acechan online.

Blitzkrieg 3 cannon

Por el momento, nuestras primeras horas con Blitzkrieg 3 han sido de lo más adictivas. Y es que gracias a esos detalles asíncronos del modo online y a su clásica pero efectiva campaña, creemos que el género de la estrategia ambientada en la II Guerra Mundial aún tiene mucho que decir en PC. Nosotros estaremos atentos a todas las mejoras y añadidos que vaya incluyendo Nival durante los próximos meses, y vosotros también deberíais, camaradas.