kanda-festival-5

El pasado fin de semana las calles de Akihabara tuvieron un aspecto poco habitual. Los otakus y las lolitas que promocionan los maid cafés, símbolos de la moderna calle eléctrica de Tokio, dejaron paso al Japón más tradicional e histórico, con el desfile del festival Kanda,( Kanda Matsuri -神 田 祭), que se celebra el fin de semana más cercano al 15 de mayo desde el siglo XVII.

El Festival Kanda (Kanda Matsuri) es uno de los tres festivales más importantes y grandes de Japón junto con el Fukagawa Matsuri (que se celebra a mediados de agosto) y el Sanno Matsuri (mediados de junio). Se comenzó a celebrar con motivo de la victoria de Tokugawa Ieyasu en la batalla de Sekigahara, en 1600, a través de la cual la familia Tokugawa llegó al poder y comenzó un mandato de más de 250 años, conocidos como el periodo Edo,  en los que Japón se sumió en una edad media marcada por el poder militar del shogunato. Sin embargo para el pueblo, lejos de una dictadura militar, esta época significó más de dos siglos de estabilidad, dejando atrás un largo período de guerras civiles, así como la creación de unas normas sociales basadas en las enseñanzas confucionistas y el orden social que aún imperan en la mentalidad japonesa actual.

kanda-festival-7

Aún hoy se pueden encontrar tumbas y mausoleos de la familia Tokugawa por muchísimos rincones de la antigua capital, muchos son privados pero otros, como el del templo Zojoji, se pueden visitar en fechas señaladas, por ejemplo durante el Obon.

Es obvio pues que los Tokugawa dejaron una gran marca, en especial  sobre Tokio, ciudad conocida por aquel entonces como Edo, la cual convirtieron en capital instalando su castillo en lo que ahora es el  Palacio Imperial.

El mandato de la familia Tokugawa se alargó desde la mencionada batalla de Sekigahara hasta la llegada de la restauración Meiji, y el regreso del poder a manos del emperador, pero la sombra de los Tokugawa se alarga hasta nuestros días, en los que podemos disfrutar de celebraciones con tanto simbolismo como el Kanda Matsuri.

Pero aún hay más…

El Kanda Matsuri tiene como eje central el templo sintoísta de Kanda, situado en una colina cercana a la calle central de Akihabara. Este templo ha conocido varias ubicaciones, la primera de ellas muy cerca del Palacio Imperial y el actual distrito financiero de Tokyo, aunque después se trasladó hasta su actual emplazamiento. También ha tenido que ser reconstruido en varias ocasiones por incendios y terremotos, sin embargo es uno de los pocos templos que sobrevivió a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, y eso ya de por sí lo convierte en un edificio histórico.

Pero el templo de Kanda tiene otras peculiaridades, en él se veneran esencialmente a tres kamis: Daikokuten, Ebisu, y Taira no Masakado. Daikokuten y Ebisu pertenecen al grupo de los siete dioses de la fortuna y poco más podemos añadir sobre ellos, pero Taira no Masakado tiene toda una leyenda tras de sí, que ya tocamos en la Guía Negra sobre la maldición del distrito financiero de Tokio y su relación con la cabeza fantasma voladora de este “traidor a la patria”, tan adorado como temido en Japón.

Recordemos la leyenda muy rápidamente: Taira no Masakado era un guerrero que se reveló contra la corte imperial en 939, por ello le cortaron la cabeza y la exhibieron a la plebe como aviso a quien quisiera  levantarse contra el Emperador, pues era un personaje con bastantes seguidores. Tras estar expuesta durante días la cabeza no sufría ninguna degeneración, y un buen día abrió los ojos y se fue volando desde Kyoto, dónde estaba expuesta, hasta la llanura de Kanto (ahora el centro financiero de Tokyo) dónde su cabeza había sido separada de su cuerpo. Allí se le construyó un altar que, después de no pocos accidentes, sigue en pie. Cerca de este altar se encontraba el templo de Kanda inicialmente, por ello fue el lugar escogido por muchos para rezar por el descanso del espíritu vengativo de Taira no Masakado.

Se dice que, ya en durante el shogunato, Tokugawa Ieyasu  solía ir a presentar sus respetos a este mismo templo, pero que temeroso de su relación con Taira no Masakado, a quién por temor de su ira se le había elevado a la categoría de kami y se le había nombrado ya como uno de los dioses protectores del templo, lo trasladó a su actual situación, lejos del castillo Tokugawa y del centro comercial de Edo.

Os dejamos con unas imágenes y un vídeo del festival.

kanda-festival-11

kanda-festival-10

kanda-festival-9

kanda-festival-6

kanda-festival-1

kanda-festival-2

kanda-festival-3

kanda-festival-4

kanda-festival-5

kanda-festival-12

Estos son los recorridos que la comitiva realizó el sábado y el domingo de este año.

 

3073_01

3073_02

Fuente imágenes: Culture Japan // Fuente mapas: Japan Guide