Con la excusa de la reforma del Código Penal español tratamos de analizar el género del lolicon en Japón desde un punto de vista neutral.

lolicon en Japón

En enero de este mismo año la noticia sobre la reforma del Código Penal español causó una sacudida entre el sector editorial del país ¿Por qué estos dos mundos que parecen tan alejados se vieron unidos por el fino hilo del destino?

El pasado 31 de marzo, tras aprobarse en el Congreso de los Diputados la reforma del Código Penal, esta se incluyó en el BOE para comenzar a ser aplicada a partir del próximo 1 de julio. Según el proyectado artículo 189 del futuro Código Penal, el delito sobre pornografía infantil ya no se limitará a imágenes reales de menores, sino que también será delictiva toda representación visual de los mismos en contexto sexual, sean dibujos, esculturas o videojuegos. En concreto el borrador de dicha reforma, acotando únicamente la parte que nos atañe, dice que será considerado delito:

[…] “Todo material que represente de forma visual a una persona que parezca ser un menor participando en una conducta sexualmente explícita, real o simulada, o cualquier representación de los órganos sexuales de una persona que parezca ser un menor, con fines principalmente sexuales, salvo que la persona que parezca ser un menor resulte tener en realidad dieciocho años o más en el momento de obtenerse las imágenes.” […]

¿Cuáles serán las consecuencias prácticas de esta reforma si tenemos en cuenta que, además, se consideraría delito, no sólo la difusión, directa o mediante enlaces en internet, sino también la tenencia, e incluso, el acceso a sabiendas a dicho material. ¿Podemos concluir que leer un cómic donde aparezca un abuso sexual a menores será delito? En realidad según los expertos a los que hemos consultado, sí. Pese a que no es probable que se alcance el extremismo de detener, multar o registrar a alguien por la calle por el simple hecho de estar leyendo un cómic o un manga, sí que es cierto que podemos encontrarnos ante una mordaza en la libertad de expresión y un posible problema para editoriales que trabajan con cómic y manga, así como distribuidoras de anime y hasta con la industria del videojuego.

Pero yo voy a dejar a un lado la polémica en España para ir un poco más allá, concretamente hasta Japón. El País del Sol Naciente ya hace años que parecía haberse zanjado esta polémica, también a nivel legislativo, sobre imágenes “no reales” y “dibujos” y la posible condena penal por posesión y distribución de estos contenidos. Aunque ahora parece que se ha vuelto a abrir el debate por la llegada de las Olimpiadas de Tokyo 2020 ¿Qué relación tienen ambas cosas? Lo sabréis en breve, y prometo explicarlo de la forma más amena posible ¡Pero recomiendo una buen café! Y unas galletitas de chocolate para acompañar ^^

large

Así pues, en las siguientes líneas trataremos de analizar la aceptación del Lolicon en Japón, un hecho que a los países occidentales nos parece una monstruosidad y que en el país nipón es un tema que se trata con normalidad. Quizás el conocimiento nos ayude a entender mejor su mundo.

Primero de todo, es importante dejar claro que en el género del Lolicon existen dos subgéneros claramente diferenciados: temática infantil y temática juvenil. Ambas entran en la misma denominación general y, en todo caso, los protagonistas son menores de edad. Sin embargo, es muy diferente hablar de jóvenes, cuya sexualidad ya está activa pese a no alcanzar esa mayoría de edad ante la Ley, que hablar de niños. Queremos dejar claro desde Tallon4 que repudiamos la temática que tiene al segundo tipo de menores, los niños, como protagonistas. Por este motivo, este último subgénero, que pese a lo que nos pueda parecer desde Occidente es tan repudiado en Japón como en el resto del mundo, no va a ser objeto de análisis en nuestro reportaje.

Por ello y ante todo quiero dejar claro que de lo que aquí vamos a hablar es de jóvenes, nunca de niños (usar las imágenes ficticias de niños es un tema que condenamos como el que más). Hablamos de personas que, pese a que no haber superado el límite de años para considerarse mayores de edad, tienen una sexualidad activa. De hecho, son edades comprendidas dentro de la legislación, tanto española como japonesa, sobre el límite de edad de consentimiento sexual, fijada en ambos países en 13 años, y aunque es posible que en nuestro país esta edad se vea fijada en 15 años, incluso de esta forma el artículo que presentamos a continuación comprendería esa misma franja de edad.

Y ahora, como diría el gran Capitán Tani en cada capítulo de Humor Amarillo: “¡Al marrón!”

to-aru

 

Japón y el Lolicon: Las claves

Los que me conocen y han hablado o seguido mis reportajes sobre el País del Sol Naciente estarán cansados de que les recuerde siempre lo mismo (sí, soy muy pesada, lo sé). Sin embargo, una vez más lo voy a hacer, ya que es la clave principal para entender la visión de este género en el territorio nipón: Japón es un país que ha entrado en la Edad Contemporánea desde hace poco más de 150 años, tras un periodo de aislamiento de muchísimos años.

800px-Namamugi_incident

Nada más abrirse al mundo, la sociedad japonesa comprendió cuan atrás se había quedado “evolutivamente” respecto a de países del primer mundo. Tomaron Europa y sus principios como ejemplo a seguir y modernizaron su mundo y mente a marchas forzadas, radicalizando de un extremo a otro creencias y costumbres mantenidas a lo largo de los siglos. Todos los años de tradiciones, basadas no en imposiciones sino en creencias animistas, no desaparecen de la noche a la mañana y siguen palpitando dentro de cada uno de los japoneses mucho más fuerte de lo que ni ellos mismos se imaginan. De hecho, esa es la clave para comprender una sociedad de contrastes tan radicalmente opuestos como es ahora Japón.

Otra de las claves para entender el concepto del Lolicon es la apertura de la mente. Tenemos que intentar comprender que nuestro punto de vista occidental es únicamente uno más de los modelos sociales que pueblan el mundo. Tan solo uno más, ni mejor ni peor. Nuestra moralidad social está basada en la religión judeocristiana y el mundo grecorromano, que ha sido la corriente mayoritaria en Europa desde hace más de 2.000 años. Pero que nosotros tengamos esta moral en este punto geográfico y temporal no la hace la única correcta, y desde luego no tenemos que tratar de imponerla a nadie, tal y como se está presionando, en más o menos medida, desde casi todas las tendencias sociales basadas en religiones monoteístas de hoy en día, cuyas ideas parecen ser las buenas, las únicas y las correctas. ¡Todos no podemos tener la razón! Por ello un aspecto fundamental para entender el Lolicon es comprender que se trata de otra cultura.

 

Japón y el Lolicon: La historia

Actualmente Japón es un país donde la homosexualidad está mal vista, aunque en los últimos años se está haciendo un esfuerzo por cambiar esta visión siguiendo, una vez más, las corrientes de Europa y Estados Unidos. Pero en el periodo Edo, Kamakura o Heian la homosexualidad no solamente estaba bien vista, sino que también era considerada por muchos hombres como la alternativa romántica a la obligación social del matrimonio y la procreación. La situación de la mujer era diferente, ya que estos romances viriles eran propios de varones, no de féminas, cuya importancia en la sociedad se limitaba al ámbito hogareño y familiar.

f309b9532e_64332633_o2

Podríamos decir que en realidad la sociedad japonesa de aquellos tiempos y la griega antigua tenían muchas similitudes en el aspecto sexual. También era habitual que entre maestro y alumno (normalmente menor de edad) se creara un vínculo sexual más allá del romanticismo para educar al discípulo en todos los ámbitos de cara a convertirse en un adulto que pudiera afrontar la vida con la experiencia exigida. Por ello, las relaciones entre diferentes tipos de educadores (samuráis, sacerdotes, poetas, etc…) eran un hecho habitual y aceptado socialmente.

Todas estas creencias, que aún palpitan en los japoneses de la actualidad, es lo que genera esta aceptación sobre el «lolicon adolescente», que a diferencia del «lolicon infantil» (tan rechazado en Japón como en el resto de países) los protagonistas son jóvenes en una edad en la que la sexualidad realmente ya ha despertado y es activa. Quizás el rechazo por la homosexualidad y las tendencias predominantes heterosexuales, aún con un claro dominio del hombre en la sociedad nipona, es lo que ha modificado el antiguo estereotipo (retratado por autores como Ihara Saikaku en El gran Espejo de amor entre Hombres) de jovencito con rasgos delicados y finos, por jovencitas con las mismas características.

 

… ¿Y su relación con los juegos de Tokyo 2020?

Pero la polémica sobre la prohibición del Lolicon ya se había tratado en el Japón actual, hace aproximadamente 10 años, y se acordó que no se debía de prohibir, ya que no dejaban de ser imágenes no reales. ¿Por qué ahora resurge la polémica?

Con la adjudicación de las Olimpiadas, Japón va a ser el centro de todas las miradas durante el verano del 2020, y la sociedad japonesa quiere dar una imagen impecable de su país. Eso ha sido la excusa que ha levantado de nuevo las voces críticas respecto a este género de dibujo, más por miedo al rechazo que provoca fuera del país que por el sentimiento que provoca de puertas para adentro. ¿Deben los japoneses modificar su modo de vida para obtener el beneplácito del resto del mundo… una vez más?

9dbe778864487b0af030f2346e86705a