¿Cuántas veces hemos oído hablar sobre esas famosas huelgas japonesas que incrementaban la productividad para colapsar la empresa? ¿Sabías que es una leyenda urbana completamente falsa?

-9819

¡En efecto! Las huelgas japonesas son, salvando las distancias, muy parecidas a las que todo el mundo conocemos. En realidad suelen ser muy breves, y no duran más de uno o dos días, a veces horas ¡Incluso minutos! Pero por lo general suelen durar uno o, como mucho, varios días. Las convocan antes de iniciar un diálogo entre los trabajadores y la patronal o los empresarios, en lugar de tras conversaciones fallidas como hacemos en España.  Supongo que lo que quieren transmitir es algo así como: “estamos todos unidos y esto es lo que te espera si nos desoyes”. Desde 1948, además, está prohibido por Ley que los funcionarios, fuerzas especiales del estado como bomberos o policías y los empleados de servicios públicos, como los conductores de trenes, hagan huelga. Aunque eso no ha sido impedimento para que en alguna ocasión se hayan puesto de acuerdo para realizar un parón inesperado.

dongguan-factory

Al principio de la industrialización en Japón había huelgas más largas y menos “convenientes” que en la actualidad, pero parece que como ocurre por Europa, estas medidas “ya no están de moda”… Así nos va.

Muchas veces en vez de una huelga en la que se para de trabajar los japoneses optan por otro estilo de protesta llamada huelga pasiva, que consiste en reducir su productividad sin dejar de trabajar, o también huelgas de celo, es decir, seguir a rajatabla las normas de seguridad, salud y protocolos de la compañía, con lo que el trabajo se ralentiza exageradamente por la burocracia interna. Ambas son formas de protestas legales en Japón.

¿Cómo pudo comenzar el falso mito de las huelgas japonesas?

Repasemos: Cuando pensamos en el mito de las huelgas japonesas siempre lo asociamos con una sobreactividad de los trabajadores de una fábrica de automoción, a veces, de otro tipo de fábricas u oficinas de grandes compañías, pero es especialmente repetitiva la situación de la fábrica de coches con excedente de vehículos por la falsa huelga japonesa.

47Toyotas

Aunque no se tiene constancia documentada de que Japón viviera nunca una huelga de esas características sí que se sabe que en la década de 1940 Toyota modificó su sistema de producción para que fuera más rápida, premiando la cantidad ante la calidad de los vehículos artesanales, hechos por encargo. Esto provocó el desacuerdo de los artesanos de la compañía, que pensaban que era un error. El caso es que eso no frenó a Toyota, que se puso a fabricar como loca automóviles en una época de decadencia económica, esto provocó un excedente demasiado grande de vehículos sin posibilidad de venta y la bancarrota de la empresa, que tuvo que despedir a gran parte de su plantilla, lo que causó, en 1950, una larga e importante huelga.

history-toyota

Bueno, ya tenemos todos los conceptos básicos: sobreproducción, industria de la locomoción, fabrica y huelga, sin embargo el resultado de la leyenda urbana más bien suena como una mala traducción de esas que conoces tres palabras y te inventas el cuerpo final de la frase para disimular, o el resultado final del juego del teléfono al que todos hemos jugado alguna vez, solo que en este al final siempre salía mezclada alguna palabrota 😀