Ya llevamos unas semanas hablando sobre los diferentes tipos de yûreis con que nos podemos encontrar en el folclore japonés, sin embargo nos hemos dado cuenta de un pequeño detalle, muchos de vosotros no sabréis qué es un yûrei, más allá de la traducción generalizada de fantasma japonés. Pero, ¿cuál es su origen? ¿Y sus características? Ya hemos comprobado que no todos son iguales y que existen diferentes tipos, pero son muchos los aspectos que seguro desconocemos sobre ellos ¿Os atrevéis a descubrirlos?

Japanese_Yokai_Ghost_Scrolls_by_ColinMartinPWherman

 

¿Cuál es el origen de un yûrei? 

¿Cómo puede el alma de un difunto convertirse en yûrei y qué significa esa transformación? Según las creencias tradicionales animistas japonesas cuando una persona muere su alma sigue existiendo como un ente separado de su cuerpo físico. Esta alma o ente, debe de ir al mundo de los muertos, al más allá celestial. Para ayudarle a pasar a dicho mundo y hacer la transición con éxito se ha de llevar a cabo un funeral con sus posteriores ritos mortuorios y oraciones, que realizarán los seres queridos del difuntos, no solo en el momento de su muerte, también durante muchos años después.

A través de estos ritos el alma del difunto puede reunirse con las de sus antepasados y convertirse en un espíritu guardián de la familia.

Según las mismas tradiciones japonesas, los antepasados están consagrados en la casa y siguen siendo honrados como miembros de la familia, sobre todo durante los meses de verano en la celebración del Obon, cuando se dice que regresan por unos días al mundo terrenal para reunirse con sus familias.

yurei_10

Pero si no se reciben los ritos funerarios adecuados no se puede realizar esta transición, y el alma queda atrapada en un purgatorio que está entre el mundo físico y el etéreo. En ocasiones, algunas personas que mueren repentinamente, trágicamente, con violencia, rencor o malicia en sus corazones, son incapaces de transcender, por muchas oraciones y ritos que su familia les ofrezca. Estas almas “perdidas” son las que se transforman en fantasmas, o yûreis.

 

¿Cómo son los yûreis?

En el folclore japonés existen muchos tipos de yûreis, algunos de los cuales ya hemos tocado en esta sección, y de otros hablaremos en las próximas semanas, o meses; depende de las circunstancias de la muerte las almas de convertirán en uno u otro tipo de fantasma.

S2004.3.107

Como características generales comunes encontramos descritos casi siempre a los diferentes tipos de yûreis vestidos como lo hicieron en su vida humana, conservando características físicas y la ropa que solían usar en vida o con la ropa con que fueron enterrados, por ello muchos se visualizan con kimono blanco o con uniforme clásico de guerrero. Algunos tienen también heridas sangrientas indicando la forma en la que murieron. Su pelo suele ser largo, lacio y despeinado, ocultando parte de su cara. Los brazos caen inertes y sin fuerza a ambos lados del cuerpo y suelen tener una apariencia translúcida, visible solo de forma débil, por ello en la mayoría de retratos a penas se ven los pies. Sin embargo, muchas de las características físicas de esta icónica imagen tienen su aparición tras el éxito del kaidan representado en el teatro kabuki de la historia de Oiwa, que de la misma forma que “Ringu” en la actualidad, creó un estereotipo que ha perdurado en el inconsciente colectivo de los japoneses.

 

¿Cómo actúan?

Los yûreis interactúan con el mundo de los vivos de infinidad de formas, dependiendo del tipo en que se hayan convertido, desde la creación de luces fantasmales y sonidos, a la invocación de maldiciones poderosas.

kyosai_ghost_2_large

Los yûreis están siempre rondando una persona o un lugar, no suelen simplemente deambular sin rumbo por todo el mundo terrenal. En el caso de un lugar a menudo es donde murieron o están enterrados. En caso de rondar a una persona es porque el fantasma tiene alguna relación pendiente con ella, por ser su asesino, o a veces seres queridos a los que se quiere atormentar. Los yûreis están atrapados en este mundo hasta que puedan descansar. ¿Cómo se consigue ese descanso? Dependiendo del caso se puede llevar al asesino ante la justicia, encontrar el cuerpo “perdido” del difunto, o dar un mensaje a un familiar, entre otros asuntos pendientes.

Los motivos pueden ser muy variados, y es que cada yûrei es tan único como la persona que lo originó. Solo cuando se cumplen los propósitos, o es exorcizado por un sacerdote, el yûrei es capaz de cruzar al mundo de los muertos y reunirse con sus antepasados, para convertirse en uno más de los kamis protectores de la familia y el hogar.