Noche de San Juan, talonianos, un noche mágica en la que celebramos el inicio del verano (un par de días tarde) y a la que se atribuyen energías mágicas y sobrenaturales. El fuego, como fuente purificadora y a la vez en un intento por dar más energía a los días, que a partir de hoy irán menguando hasta el solsticio de invierno, es protagonista de esta fiesta. Otra protagonista un poco más eclipsada con el paso de los años es La Encantada, un conjunto de leyendas que hablan sobre una mujer de pelo largo, a veces vestida de blanco, otras peinándose su larga cabellera, pero que únicamente aparece durante la noche de San Juan. Según la zona geográfica en la que nos encontremos, a La Encantada bien se le podrían atribuir las características del yûrei de esta semana, por lo que a pesar de la distancia podemos sentir que, en esta noche mágica, estamos unidos a Japón a través de los folclores locales y la energía de lo sobrenatural.

yurei-003

Los onryô

Hoy en “El Yûrei de la semana” conoceremos un poco mejor a los onryô, quizás el tipo de espíritu más conocido en Japón en las últimas décadas. Los onryô son los fantasmas de las personas que murieron con fuertes sentimientos negativos de pasiones, celos, rabia u odio, las cuales impiden que el alma transcienda, transformándose en un poderoso espíritu que busca venganza y lo paga con todo aquel que se cruza en su camino.

fantasmas del marido y la esposa-Otai

Los onryô suelen aparecerse con la misma apariencia de cuando fallecieron, a menudo víctimas de guerras, catástrofes, traiciones, asesinatos o suicidios, y suelen presentar heridas o marcas sangrientas en el “cuerpo”.

La energía que mueve a los onryô siempre es la de la venganza, y suelen ser lo suficientemente poderosos como para acabar rápidamente con la vida de cualquier persona que se propongan, sin embargo, ellos prefieren dejar que el objeto de su odio viva una larga vida de tormento y sufrimiento, viendo como sus seres queridos sufren y mueren prematuramente.

Estos espíritus causan una maldición muy potente sobre las personas a las que siguen o los lugares que frecuentan, la cual se puede transmitir a través del contacto como una enfermedad contagiosa, creando un círculo de muerte y destrucción a su alrededor devastador. A diferencia de otros tipos de yûreis malignos, la venganza de los onryô nunca será suficiente para aplacar su ira, por lo que nunca quedarán lo suficientemente satisfechos como para alcanzar el reposo y la transcendencia, y en el caso de que se consiga apaciguar al onryô a través de ritos o ceremonias, el poder de su maldición perdurará en el lugar o la persona durante mucho tiempo después de la transcendencia del fantasma.

Tened cuidado con esta noche mágica, que la oscuridad oculta muchos “onryôs” y “encantadas” con insanas intenciones 😉

yurei_10