Adéntrate con nosotros en el universo de Blood Lad. ¿A que nunca un paseo por el Infierno fue tan… entretenido?

Blood Lad

Damos la bienvenida al primer jueves de este caluroso mes de junio con una de las obras que, a mi juicio, merece la pena ser leída (manga) o vista (anime) al menos una vez en la vida. Una historia entretenida, llena de acción, alguna que otra escena de romance (un tanto bochornosa, todo sea dicho), muchos malentendidos y, sobre todo, rencillas familiares, intensas batallas y humor. ¡Ah! Y encima está protagonizada por un vampiro, un fantasma y un hombre lobo. ¿Se puede pedir más variedad? Con todos vosotros, Blood Lad, de Yuuki Kodama.

Historia

Blood-Lad-03

Staz es un joven vampiro que, tras ser expulsado de su hogar, se ha convertido en el líder de la zona Este del Infierno. A pesar de ser un chaval bastante enrollado y pacífico, más de uno intenta enfrentarse a él para derrocar su Gobierno y sustituirle, aunque todos los intentos de los rebeldes acaban fracasando. Sin embargo, más allá de liderar una zona del Infierno, Staz tiene un pasatiempo que le apasiona y que pocos conocen: es un auténtico otaku de la vida, un enamorado del mundo humano (en general) y de Japón (en particular) y de todo lo que allí se produce, desde videoconsolas hasta videojuegos, pasando por mangas, animes, merchandising de todo tipo y ropa de lo más variopinta.

No obstante, su tranquila y amena existencia se ve truncada cuando conoce a Fuyumi Nayagi, una muchacha japonesa que, por azares del destino, ha acabado en su zona del Infierno. Movido por su fuerte personalidad friki, en lugar de devorar a la humana, extrayéndole hasta la última gota de sangre, Staz decide protegerla y ayudarla a volver a su mundo.

Sin embargo, cuando todo parece arreglado, un estúpido adversario que acude a luchar contra Staz acaba asesinando por error a Fuyumi, convirtiéndola en un fantasma. A partir de ese momento Staz se comprometerá a devolver a Fuyumi su humanidad, protegiéndola mientras tanto para que su alma de fantasma no desaparezca en los confines del Infierno. Pero, ¿cómo podrá el joven vampiro ayudar a un fantasma y ex humana que parece interesarle a todo el mundo? ¿Qué ocurrirá cuando Fuyumi se cruce en el camino de Wolf, líder que regenta la sección Oeste del Infierno y que parece conocer a Staz muy bien (además de tener muchas ganas de pegarse con él)?

Blood Lad es una obra creada por Yuuki Kodama que comenzó a publicarse en la revista Young Ace, propiedad de Kadokawa Shoten, en septiembre del año 2009. Actualmente esta obra continúa abierta, con un total de trece tomos recopilatorios en el mercado.

Entre agosto de 2012 la editorial Kadokawa Shoten publicó Bloody Brat, un spin-off de la serie. Este fue creado por Yuuki Kodama y se compone de dos tomos.

En el caso de España, Norma Editorial es la encargada de edita Blood Lad. A día de hoy se puede encontrar en cualquier tienda especializada los diez primeros volúmenes de la obra.

Anime

El estudio Brain’s Base fue el encargado de dar el grandioso paso de llevar esta curiosa y divertida historia al anime. Con la ayuda del director Shigeyuki Miya y del guionista Takeshi Konuta el proyecto salió adelante, siendo estrenado en la televisión nipona (concretamente en los canales Tokyo MX, BS11, tvk y Sun TV) en julio de 2013. En septiembre de ese mismo año la obra llegó a su fin, habiendo dejado tras de sí diez episodios que adaptaron los treinta primeros capítulos de su versión original. Posteriormente se emitió una OVA en la que se narran los acontecimientos transcurridos entre los episodios treina y uno y treinta y cuatro del manga.

Blood Lad

Novela

En julio de 2013 Kadokawa Sneaker Bunko publicó la primera (y hasta la fecha única) novela ligera basada en el universo de Staz, Fuyumi y cía. Esta fue escrita por Yasaka Kei e ilustrada por Kanata Yoshino.

Conclusión

A pesar de lo trillado que parece el tema de las relaciones entre los vampiros, los humanos y los hombres lobo (gracias a ciertas sagas juveniles y no tan juveniles), lo cierto es que Blood Lad le da un giro de tuerca a la personalidad de los personajes. Para empezar, ¿quién podría resistirse a un vampiro otaku? (Desde luego mucho más atrayente que un vampiro ricachón, que toca el piano y que parece tener complejo de silla de ruedas). Staz es una figura que aúna en sí mismo lo más divertido y friki de todos los amantes de la cultura japonesa, lo más aterrador de un vampiro, y lo más absurdo de cualquier joven que anda un tanto perdido en la vida. En cuanto a Fuyumi, cumple con el rol de “damisela en apuros”, al igual que Wolf se ubica perfectamente en su papel de “hombre lobo/chico malo”.

No obstante, y aunque el manga comienza muy bien, lo cierto es que conforme pasan los episodios se va desinflando, perdiendo parte de su atractivo inicial. Además, es recomendable leer la obra de seguido, ya que la espera entre capítulos o tomos puede hacer que te pierdas en el hilo argumental. No obstante, hay que admitir que en ocasiones la serie remonta gracias a ciertos capítulos y arcos muy interesantes llenos de acción y humor.

Si nos centramos en la adaptación animada, esta se adecua bastante bien a la obra original. Los diseños de los personajes son calcados, por lo que el espectador que acuda a esta obra llevado directamente desde el manga no se llevará ninguna decepción. Cabe destacar el tema del opening, ViViD, interpretado por May’n. Una canción que levanta el ánimo e invita a cantar al ritmo de la melodía, dando inicio al visionado de cada episodio de una forma marchosa y entretenida.

Si eres un fanático de los vampiros, hombres lobo y su universo, ya estás tardando en leer o ver Blood Lad. Seguramente no sea la serie del año, pero desde luego es entretenida y especial a su manera. Personalmente, me declaro fan de Staz. Y tú, ¿de quién eres: vampiros u hombres lobo?