shogorou

Ya estamos en el mes de julio, taloniano ¿Sabes lo que significa? Los meses de julio y agosto son época de fantasmas en Japón. Aunque actualmente se viene celebrando el Obon, o festival de los muertos, en el mes de agosto en realidad fue movido cuando se modificó el calendario en uso, pasando del lunar al solar. Sin embargo, en pequeños pueblos y en los barrios más tradicionales de las grandes ciudades niponas, el Obon se viene celebrando aún a mediados de julio, tal y como dicta el antiguo calendario lunar.

Pero estemos o no en época de fantasmas y espíritus nosotros los convocamos igualmente cada dos martes ¿Estáis preparados para conocer un nuevo yûrei?

 

五郎 (う) Shogorô

El yûrei de esta semana es de lo más curioso, y a menudo puede confundirse con un yôkai, pero según la tradición es un fantasma que está atrapado en un objeto, por lo que nosotros lo trataremos como un yûrei, o espíritu de un muerto, encadenado al mundo de los vivos.

wikiwikiEl Shogorô es una especie de tsukumogami, un espíritu que habita en el interior de un objeto de la casa, que en este caso se trata de un shogo. Los shogos son un pequeño gong que se utiliza en las ceremonias budistas. Estos objetos tienen mucho uso, son utensilios muy resistentes y duraderos (recordemos que en Japón se considera que los objetos con más de 100 años pueden tener alma y transformarse en yôkais o ser poseídos por yûreis, depende del caso y la versión de la leyenda).

Los Shogorô no son unos fantasmas peligrosos, solo… sorprendentes. A lo sumo nos los podemos encontrar cuando vamos camino al baño en una excursión nocturna, deambulando por la casa. Quizás en alguna ocasión nos puede llegar a despertar el ruido metálico del gong, si se choca con algún otro objeto mientras deambula sin rumbo a altas horas de la madrugada.

E5BD93E3828AE989A6

Se cree que el espíritu atrapado en el interior de un Shogorô es el yûrei de un noble o un aristócrata muerto, por la doble lectura que puede tener la combinación de sus kanjis (Shogo y Goryo).

SekienShogoro

La leyenda cuenta que a principios del siglo XVIII había una familia de comerciantes, los Tatsugoro, que llegaron a enriquecerse gracias al esfuerzo de hasta cinco generaciones. Un buen día el bakufu (funcionario local de shogunato) consideró que tenían demasiadas posesiones y riquezas para la escala social a la que pertenecían, pues no dejaban de ser simples comerciantes, la clase más baja de la sociedad, por lo que después de comunícaselo a su shogun les quitaron todas sus posesiones. Les quitaron incluso su objeto más preciado, un pollo dorado llamado Kogane. Se dice que aquella perdida causó la muerte por pena del cabeza de familia. Las causas de la muerte hicieron que no pudiera transcender y que se quedara en este mundo como yûrei. Normalmente este tipo de yûreis poseen un objeto muy importante para ellos, pero en este caso se dice que el pobre Tatsugoro confundió su querido «pollo» con el “gong” porque en japonés los kajis para ambas palabras son muy similares quedándose unido al segundo para toda la eternidad.

Y vosotros, talonianos ¿Tenéis algún objeto de más de 100 años en casa? ¿O un gong de souvenir quizás? Quién sabe si esos pequeños sonidos metálicos que escucháis en la oscuridad de la noche provienen del espíritu que yace atrapado en su interior…