Hiderigami-003

Hoy tenemos una invitada muy especial y con una gran carga histórica bajo sus espaldas. Se trata del yôkai llamado Hiderigami que proviene de la antigua China ¿Cuál es su historia? La conoceremos a continuación.

Hiderigami, la diosa de la sequía

Hiderigami-001Hiderigami es un yôkai de lo más curioso. Todos los Hiderigami son femeninos, tienen un solo brazo, una sola pierna y un solo ojo situado  en mitad de la cara. Son pequeñas, con una estatura que no supera el metro de altura, y una apariencia que recuerda a la de un simio. Están recluidas en las montañas y muy raramente se aventuran a bajar hasta la civilización, pero cuando lo hacen provocan grandes sequías, ya que desprenden tanto calor que el suelo se seca, las aguas se evaporan, las nubes se alejan y las plantas, incluidas las cosechas, se mueren achicharradas.

Aunque deshacerse de ella parece que es tan sencillo como tirarla por el retrete ¡Pobrecila!

Hiderigami-000Las Hiderigami son una deformación y/o adaptación japonesa de una leyenda del folclore Chino, en la cual se cuenta que hace muchos siglos el Emperador Amarillo mantuvo una gran lucha contra el señor de la guerra Chi You, en la cual pidió ayuda a la diosa Batsu. Esta diosa, contenía un fuego sobrenatural muy poderoso, con el cual el emperador gano fácilmente la batalla. Pero una vez finalizada la diosa Batsu quedó demasiado débil como para regresar al Cielo, ni contener el gran calor que emanaba de ella. El emperador se encontró ante un gran dilema pues el calor estaba secando ríos, quemando cosechas y provocando la desgracia a su pueblo. No podía matarla, ni ayudarla a subir al Cielo, por lo que decidió recluirla en la montaña y prohibirle que saliera de ella. A partir de la leyenda de Batsu, que debió llegar a Japón a través de los monjes budistas procedentes de China, se comenzó a fraguar el yôkai Hiderigami, un nuevo kami que se sumó a los más de 8000 de la religión sintoísta.