¿Qué harías si, por el hecho de ser chico, un grupo de chicas un tanto guarrillas y violentas te encerrasen en una prisión dentro del propio instituto?

Prison School

Aprovechamos la llegada del fin de semana para hablaros de una de las grandes apuestas de la temporada de anime de verano de 2015 que ha supuesto un punto y aparte en este año: Prison School. Un anime que pintaba maravillosamente bien y que, conforme pasan los episodios, se va volviendo más pervertido, descarado y enrevesado. Y todo por culpa de un grupo de chicos bastante pervertidos e inocentones que son acusados y condenados injustamente a una estancia en una prisión dentro del instituto. Una guerra de sexos en la que se mezclan los prejuicios, las reticencias al sexo opuesto y la inteligencia para llevar a cabo planes de lo más concienzudos. Así pues, no os perdáis esta entrada en la que os contamos lo mejor o lo peor de esta serie que se puede visionar en el servicio de anime online de Crunchyroll.

La perversión y la curiosidad pueden ser tu condena

Prison School

La academia privada Hachimitsu es una institución escolar tradicionalmente femenina que posee unas reglas muy estrictas y a la que sólo pueden acceder alumnas con calificaciones excelentes. Sin embargo, por primera vez en su historia, el centro ha abierto sus puertas a estudiantes masculinos, lo que ha causado agitación y malestar entre gran parte del alumnado. Kiyoshi Fujino, Takehito Morokuzu (alias Gakuto), Shingo Wakamoto, Jouji Nezu (alias Joe) y Reiji Andou (alias Andre) son los cinco afortunados que consiguen acceder a estudiar en este instituto tan exigente. Sin embargo, sus esperanzas de conocer a muchas chicas y hacer alguna que otra guarrería con alguna de ellas se van al traste debido a la actitud distante y fría de todas las alumnas del centro. Por ello, incapaces de quedarse de brazos cruzados en esa especie de paraíso femenino, los cinco deciden espiar a las chicas mientras estas se bañan. Desafortunadamente, los pobres diablos son descubiertos por el estricto Consejo Estudiantil Clandestino, encargado de controlar el comportamiento sexual inadecuado en la academia.

Asqueadas por la conducta indecente de los muchachos, la presidenta del Consejo (Mari), la vicepresidenta (Meiko Shiraki) y la secretaria (Hana Midorikawa) condenan a sus compañeros a permanecer un mes en una pequeña prisión que se encuentra en las instalaciones del instituto y a realizar trabajos forzados. Pero, ¿serán capaces de aguantar las humillaciones y el trato vejatorio de las chicas? ¿Qué castigo les esperaría si descubren que algunos de ellos están urdiendo un plan para huir de esa cárcel? ¿Y si se enterasen de que los miembros del Consejo  Estudiantil también planean acabar con su vida escolar sin ningún miramiento?

Prison School (Kangoku Gakuen) es un seinen de Akira Hiramoto que comenzó a publicarse en la Weekly Young Magazine en febrero de 2011. Actualmente sigue en activo y cuenta con dieciocho volúmenes a la venta.

El anime, dirigido por Tsutomu Mizushima y producido por el estudio J.C.Staff comenzó a emitirse en Japón el pasado 10 de julio de 2015. A día de hoy podemos disfrutar de los diez primeros episodios (a la espera de que en unas horas salga a la luz el undécimo capítulo).

Prison School en Crunchyroll

Disfrutar de Prison School en Crunchyroll es muy fácil y rápido. Tan sólo es necesario acceder a la página web que Crunchyroll ha dedicado a este anime e ir pinchando en el capítulo que desees reproducir. Además, si tenéis la suerte de ser usuarios Premium o Premium+ tendréis la posibilidad de visualizar un nuevo capítulo con subtítulos en castellano tan solo una hora después de su emisión en Japón.

Prison-School-04

En cuanto al servicio de visionado que ofrece Crunchyroll en nuestro idioma, tal y como comentamos en la entrada dedicada al anime Himōto! Umaru-chan, cabe la posibilidad de ver online, de manera totalmente legal y con una calidad de imagen en alta definición (SD, 480P, 720P o 1080P) cada uno de los episodios poco tiempo después de su emisión en el país del sol naciente. Para facilitar el seguimiento de la historia, cada capítulo cuenta con subtítulos en castellano (latino) claros y perfectamente legibles. Asimismo, los letreros y onomatopeyas que aparecen en cada episodio también cuentan con una traducción que permite situarse de manera sencilla en cada escenario o situación que estemos viviendo junto a los personajes.

¿Por qué ver Prison School?

En vez de preguntarnos “¿por qué verlo?” deberíamos preguntarnos “¿por qué no verlo?”. Es difícil alabar una serie que puede resultar violenta, soez en determinados momentos, bastante sexista (se juega mucho con los tópicos de que los chicos sólo piensan en “tetas” y “culos” mientras las chicas critican que los chicos sólo piensen en eso), con un humor un tanto peculiar  y, sobre todo, bastante porno y sugerente. Eso sí, si creéis que podréis disfrutar del cuerpo de las féminas en todo su esplendor olvidaros, porque el anime está censurado (aunque no resulta complicado echarle imaginación para rellenar esos espacios en blanco).  Sin embargo, precisamente todo lo que puede criticarse de Prison School pueden suponer al mismo tiempo los puntos más atrayentes de la historia. Una serie pensada para todos aquellos que disfrutan hablando abiertamente de ciertos tabúes relacionados con la sexualidad adolescente y con la muestra de escenas comprometedoras que en más de una ocasión resultan cómicas y absurdas. Así pues, y sabiendo a lo que nos exponemos, ¿por qué no ver una de las series más cañeras de este año? En la variedad está el gusto y nada mejor que conocer una serie por uno mismo para poder opinar sobre ella, y más si cuenta con una animación bastante pasable, ¿no creéis, talonianos? Quizás descubráis que vuestro mayor deseo es ser castigado por una dómina como la vicepresidenta.