Adventures of Lolo NES

Ni Titanic ni El Diario de Noa. Si alguien quiere desahogarse a base de lagrimones, nada como la introducción de Adventures of Lolo. Una pequeña bolita azul es separada de su amada bolita rosa porque, como es habitual, un gran monstruo ha secuestrado a la chica para llevarla a su castillo. Hasta aquí nada novedoso que pueda ya herir la sensibilidad de ningún habitual de las plataformas. El problema llega cuando la escena nos la ponen a cámara lenta, viendo como las manos de las dos criaturas se separan poco a poco y como sus ojos se inundan de lágrimas.

Con esta motivación, no queremos hacer otra cosa en la vida que no sea volver a juntarlos. En este título, Lolo se introducía en el castillo para rescatar a Lala (por suerte, sus nombres no estaban a la altura de la calidad del juego). Y, a diferencia de otros con los que comparte la temática del rescate de princesas, no se trata de una aventura de avance lateral. El juego se dividía en plantas, compuestas cada una por pequeños niveles, lo que hacía de Adventures of Lolo un juego de gran duración.

 

Un auténtico malo que no sabe cómo luchar

50 niveles, divididos en 10 plantas. El castillo al que fue trasladada Lala no presentaba demasiados lujos. Es más, todos y cada uno de sus pisos estaban construidos con ladrillo barato y poco se diferenciaban en cuanto a decoración. Unos tenían más árboles que otros. Otros incluían algún que otro lago y piedras de decoración. Pero en general, la principal diferencia entre ellos eran los enemigos que los habitaban.

Adventures of Lolo

Completar un nivel era sencillo en teoría. Había que recoger todos los corazones, que no pasaban de dos o tres en los primeros niveles, e introducirse por la puerta que se abría o por la escalera que aparecía. Los monstruos que habitaban cada uno de ellos se empeñaban en perseguir al protagonista o en ponerse en medio y había tres opciones: acabar con ellos, dormirlos o pasar de largo e ir simplemente a por los corazones para que se desbloquease un nuevo nivel.

Sin embargo, la cosa se fue complicando, ya que era un verdadero juego de puzles. A medida que se avanzaba por los pisos, los esbirros del secuestrador cada vez eran más fuertes o, en su defecto, más pesados. Y para no acabar con la vida del pobre Lolo era imprescindible mover las piedras de manera estratégica para que quedasen encerrados. La lógica también aparecía a la hora de acceder a corazones aparentemente imposibles, lo que se traducía en varios intentos y quebraderos de cabeza hasta dar con la fórmula correcta para avanzar. Suerte que Adventures of Lolo contaba con un sistema de contraseñas, que permitía introducirlas en el menú principal para no tener que empezar de nuevo si se había avanzado mucho.

Para los que jugaron a Adventures of Lolo años después de su lanzamiento o para quienes por esas épocas ya habían disfrutado de algún que otro juego parecido, tal vez esperasen una auténtica batalla contra el malo de la historia. El monstruo deja que sus pequeños aliados se encarguen de acabar con la vida del protagonista y lo lógico hubiese sido que, una vez que no le quedasen más, se hubiera enfrentado él mismo a Lolo. Sin embargo, cuando le ve aparecer le entrega a la chica, sin ofrecer ninguna resistencia. ¿Es con ello el jefe final más cobarde de la historia? Sin duda, se lleva todas las papeletas.

Adventures of Lolo NES (2)

Esta huida sin recibir daños solo podía significar una cosa: que estaría esperando a Lolo en futuras aventuras. Adventures of Lolo 2 y Adventures of Lolo 3 fueron los dos videojuegos que siguieron al original, aparecido en 1987 para NES de la mano de HAL Corporation. En los dos nuevos juegos, Lala jugó un papel fundamental, dejando de ser la simple princesa secuestrada para colocar pistas en los niveles (por supuesto antes de ser secuestrada) o para salvar a su reino junto a su gran amor.

La lógica, así como los planes estratégicos elaborados por el jugador segundos antes de enfrentarse a un nuevo nivel, fueron la clave para disfrutar de Adventures of Lolo. Este juego contó con una enorme repetición en cuanto a estética de niveles, pero por suerte, cada uno requería de una forma distinta de resolverse, aprovechando las características del terreno. También fue monótona su banda sonora, pero no se podía esperar que un jefe final así se preocupase de poner la mejor música de fondo en su castillo.

 

El paso al lado oscuro

Viendo la despedida inicial y como Lolo se juega la vida por rescatar a su princesa, nadie diría que estas dos criaturas esconden algún tipo de maldad. Pero se ve que rodearse de tantos enemigos malvados tuvo su influencia en los pequeñines y decidieron pasarse al lado oscuro. Como curiosidad, estos dos personajes fueron rebautizados como Lololo y Lalala para introducirse en varios títulos de la saga Kirby. Más concretamente en Kirby’s Dream Land, Kirby Super Star, Kirby Super Star Ultra y Kirby Mass Attack.

Su nuevo trabajo consistía en atacar al adorable Kirby para tratar de quitarle vida y en formar parte de los esbirros del Rey Dedede. Es por ello que quizás muchos jugadores los recuerden por esta saga y no por Adventures of Lolo. Así, a pesar del odio que muchos les puedan tener, hay que recordar que un día fueron buenas personas y auténticos héroes comprometidos con el bien. ¿Por qué lo hicisteis criaturillas? ¡Hasta el próximo Retromanía talonianos!