Super Mario Maker ofrece toneladas de diversión empañadas por defectos que podrían ser corregidos.

WiiU_MarioMaker_illu01_E3

Llevo ya unas semanas jugando a Super Mario Maker y cada día que pasa disfruto menos con él. ¿Por qué? Vamos a repasar los tres motivos que considero más sangrantes:

  1. Los niveles online recomendados no valen un pimiento:
    Ahora vendrá alguno y dirá: ¡pues seguro que los tuyos tampoco son la repanocha! Y mira por donde, tendrá razón, ya que mi nivel creativo es el mismo que Rajoy jugando con Mister Potato. Pero oye, yo cuando accedo a los niveles más puntuados espero ver cosas originales y que me representen un reto, y lo que me encuentro son niveles de «no te muevas y mira como terminas la pantalla pasando por tropecientos enemigos sin que te toquen», «mira que canción de Zelda, Mario, Metroid o la saga que te de la gana he creado con bloques» o «pongo chorrocientos enemigos sin razón alguna y prueba de pasarte la pantalla de chiripa».Después uno observa con pena un nivel que tiene todo el espíritu de Super Mario y ve que tiene una o dos estrellas. En serio, a mí se me cae el alma al suelo. Talonianos, ¿es esto lo que esperabais de los mejores niveles de Super Mario Maker? Yo desde luego no.¿Qué propongo yo para solucionar esto? Pues que podamos catalogar los niveles por «niveles automáticos», «niveles musicales», «niveles clásicos», «niveles Speedrun» y cosas así. De esta forma, el usuario podrá elegir los mejores niveles partiendo de sus gustos personales.

  2. Hay objetos en el editor de niveles que no aportan nada¿Qué sentido tiene conseguir una vida en una pantalla a la que puedes jugar infinitas veces? ¿Qué sentido tiene conseguir monedas? Ya os lo digo yo: ninguno.En una pantalla de cualquier Super Mario -sobre todo en los más viejunos- nos arriesgábamos lo que hiciera falta para conseguir una vida y eso se ha perdido con esta estructura de niveles. Creedme, yo ahora veo una vida en Super Mario Maker e incluso la esquivo como si fuera un estorbo. Además, hay niveles que claman por tener metas intermedias, aunque este punto ya es más discutible, ya que el juego se basa en que terminemos una pantalla sin morir en el intento.
  3. El nivel difícil del Modo 100 Marios es un insulto enormeCuando terminé mi primera partida del modo 100 Marios en difícil perdí la fe en la humanidad. No conseguí terminar el juego ni de lejos, ya que la mayoría de ellos parecían haber sido desarrollados por cabecillas de las Juventudes Hitlerianas.El problema no es que los niveles que te presentan sean difíciles, que es lo que uno espera. El problema es que casi todos son de prueba y error o presentan masas deformes de centenares de koopa Troopas y goombas luchando por respirar en medio de toneladas de fuego y pinchos. Cada vez que veo un nivel así me imagino al bueno de Miyamoto arrancándose los ojos, palabra.

Talonianos, estos son los tres motivos por los que creo que Super Mario Maker necesita una actualización urgente. ¿Qué pensáis vosotros?

PD: A mí el juego me parece una pasada que ofrece toneladas de diversión. ¡Que conste en acta!