the lost world

Como todos sabemos Japón es un país cuyo alimento principal es el arroz, por lo que también es el sustento económico de muchos agricultores que durante generaciones han subsistido del cultivo de este cereal, tan importante en la dieta japonesa, y asiática en general.

Pero el arroz tiene su ciclo, y una vez recogido a los agricultores solo les sobra la paja, al menos hasta la próxima primavera, cuando vuelvan a sembrar el campo ¿Qué hacer con la paja sobrante? Antiguamente tenía varios usos en las casas, tanto en la construcción de tatami artesanal como para forrar el techo, por ejemplo, pero todas esas aplicaciones han ido desapareciendo o menguando con la llegada de la era moderna.

Los agricultores del pueblo de Niigata, sin embargo, le han encontrado un uso turístico, divertido y original ¡Convertir la paja en enormes figuras de animales! Ya es el tercer año consecutivo que se celebra en esta localidad rural nipona el Festival de Arte de “Wara” (nombre que recibe la paja de arroz en japonés) y durante unos días The Lost World (El Mundo Perdido de Arthur Conan Doyle) regresa a la vida, pero en versión 2.0.

Cada año los habitantes de Niigata se superan a ellos mismos, lo podéis comprobar con las imágenes de los gigantescos animales creados en esta edición:

1412643085726179470 1412643085820862094 1412643086126832526 1412643086300944782 1412643086459449742 1412643086558881934141264308691097665414126430869647043981412643086657851790

¿No son impresionantes? Ojalá pudiera ponerme entre la fauces de ese T-Rex ^_^

Fuente: Kotaku