Los yokais de un solo ojo y una sola pierna abundan entre la mitología y el folclore japonés, hoy conoceremos a uno de ellos, original de la zona de Nara y Wakayama, es el Ippondatara (いっぽんだたら) ¿Te unes a este viaje a través de los tiempos y las leyendas?

Ippondatara

El Ippondatara es un ser que comparte una característica propia de los yôkais que viven en la montaña, tiene un solo ojo, redondo y grande como un platito de comer sushi. Su aspecto también es característico por tener una sola pierda y un tronco delgaducho. Se traslada saltando o dando volteretas. Aunque es algo tímido se registraron avistamientos de este yôkai por las zonas de Kii y Yamato (las actuales prefecturas de Nara y Wakayama), aunque a veces era visto por las ciudades vecinas, pero en menor medida.

Como decíamos el Ippondatara es un yôkai tímido que evita a los seres humanos, excepto el día 20 de diciembre que se vuelve violento y peligroso, puede llegar a matar de un pisotón a los humanos que se encuentre en su camino durante ese día. Por ese motivo el día 20 es un día que atrae a la mala suerte según las supersticiones de la zona.

Ippondatara-001

En invierno, si te adentras por las montañas nevadas, aún puede que te encuentres con sus pisadas en la nieve, dejando una gran huella en cada salto.

El origen de este yôkai es incierto, aunque se tienen varias teorías. La primera tiene relación con el significado de su nombre, pues ippondatara proviene de tatara, el fuelle que utilizaban los herreros en los viejos tiempos. Se dice que se le puede encontrar cierto parecido con un maestro herrero, que perdió un ojo tras años de trabajar con intensas llamas y una pierna por la rutina de bombear el pesado fuelle durante tanto tiempo.

Ippondatara-004

Otra teoría habla sobre su parentesco con una raza determinada de Kappa, llamada Gorai que cada invierno se transforma de espíritu del río a espíritu de montaña, regresando de nuevo a su acuoso habitad en primavera.

Ippondatara-002Otra de las teorías que buscan el origen del ippondatara es la que lo relaciona con el fantasma de un leñador, al que cortaron o se cortó la pierna por algún delito cometido. O quizás pudo ser el fantasma de un ladrón famosos de un solo ojo y una sola pierna, llamado Hitotsudatara, que vivió en la zona de Wakayama.

Incluso un última teoría dice que el ippondatara pudo proceder de la transformación de un fantasma jabalí que tenía una fuerza descomunal y solía vagar por las montañas matando cazadores. Un sacerdote fue capaz de doblegar al espíritu maligno, pero se transformó en ippondatara. Pero las leyes que rigen el mundo de los fantasmas le permiten regresar una vez al año para dar rienda suelta a sus deseos más oscuros.

 

Pues ya sabes taloniano, el próximo 20 de diciembre… ¿No son las elecciones? Pues nada, vamos a reunirlos a todos en un mismo bosque y dejar suelto al ippondatara ^_^