No hay drama mayor que ser un Dios y no tener ni templo ni fieles. Esto es lo que le ocurre a Yato. ¿Quieres saber cuál es su idea para solucionarlo y qué aventuras le esperarán? Pues no te pierdas la reseña de Noragami, novedad de Norma Editorial.

Noragami

Hoy os traemos una obra que se las trae, y no porque sea aburrida, monótona o “del montón”, sino porque sus protagonistas son divertidamente atípicos. Por un lado, un Dios prepotente, creído y al que le apasiona que le adulen como si no hubiese un mañana; por otro, una chica mona, fanática de la lucha libre y que tiene la mala suerte de estar en el sitio equivocado en el momento equivocado… O no tan equivocado, ya que gracias a ese incidente los dos se acaban conociendo y dando lugar a una variopinta gama de situaciones peliagudas, muy tensas y, sobre todo, divertidas. No os hacemos esperar más para presentaros una de las últimas novedades que Norma Editorial estrenó en su catálogo manga en el último Salón del Manga de Barcelona. Con todos vosotros, Noragami.

“Hay demasiada gente que confunde a los dioses con una empresa de servicios. Lo normal sería que primero me adorasen, ¿no?”

Noragami

Yatogami es un Dios menor que sueña con convertirse en una de las grandes deidades de Japón y tener un templo propio. Para ello, realiza encargos (pedidos a través de las plegarias de los humanos que le rezan) por el módico precio de cinco yenes. No obstante, la idea de ser el “mayordomo” de los humanos no acaba de agradarle, lo que le hace actuar un tanto frío, cruel y distante con estos, motivo por el cuál es abandonado por su última Shinki (arma divina empleada por un Dios para el combate). Aún así, Yato no cesa en su empeño de recaudar dinero para su último e importantísimo objetivo.

Un día, mientras se encuentra realizando uno de sus encargos (buscar a un gato perdido), Yatogami se cruza en el camino de Hiyori Iki, una joven estudiante de secundaria amante de la lucha libre. Al encontrarse con él, Hiyori se le queda mirando, algo realmente extraño, ya que Yato es imperceptible al ojo humano. En ese momento el Dios menor encuentra al gato, pero no se da cuenta de que un autobús se acerca peligrosamente a él. Para salvarle, Hiyori salta tras él y le empuja, recibiendo el golpe en su lugar.

Debido al atropello, la chica se convierte en un Ayakashi, una especie de fantasma que surge cuando el alma abandona el cuerpo (el cuál se queda tirado en cualquier parte). Además, la muchacha adquiere la capacidad de oír las voces de los habitantes del Más Allá debido a que ha quedado atrapada en el umbral entre la Tierra y el mundo de los espíritus. Para ayudarla a resolver su situación y devolverla a la normalidad, Yato y Hiyori firman un contrato (con una plegaria de ayuda y la entrega de una moneda de cinco yenes) que unirá sus destinos.

Noragami es un manga creado por Adachitoka que comenzó a publicarse en diciembre de 2010 en las páginas de la Monthly Shōnen Magazine, propiedad de Kodansha,, desde donde pasó a las páginas de la Monthly Shōnen Magazine+. Actualmente se encuentra abierta, habiendo sido recopilada en 13 tomos más un especial.

Coincidiendo con el XXIV Salón del Cómic de Barcelona, Norma Editorial aprovechó su conferencia para anunciar al público que se había hecho con los derechos de publicación de esta obra. El primer volumen se ha puesto a la venta coincidiendo con el XXI Salón del Manga de Barcelona a un precio de 8 euros. Si queréis saber cómo es la edición en castellano de Noragami, no tenéis más que seguir leyendo.

Noragami

Edición de Noragami por Norma Editorial

Para este primer volumen (y resto de la colección) de Noragami, Norma Editorial ha optado una vez más por editar la obra en formato rústica con sobrecubierta con unas dimensiones de 11,5 x 17,5cm. Como suele ser costumbre, el primer volumen cuenta con una sobrecubierta plástica de tacto deslizante adornada por una ilustración de Yato y Hiyori. Bajo esta, directamente sobre la portada acartonada del tomo, se encuentra la misma ilustración pero en blanco y negro.

Noragami

El volumen está compuesto por 194 páginas, de las cuales 2 son a todo color (una ilustración y el índice) y el resto en blanco y negro. El tomo se compone de tres episodios, separados entre sí por una página en blanco con el título “Noragami” en negro y, tras esta, una página con los colores invertidos, es decir, hoja en negro con el título de la obra en blanco. Al final de los tres capítulos se encuentra una breve historia protagonizada por el autor de la misma, Adachitoka, en la que explica cómo fue el proceso de creación de la historia y de su presentación al equipo editorial sin la compañía de Tadashi Kawashima, quien falleció en 2010 y con quien escribió el guión de su obra “Alive: The Final Evolution”.

Noragami-Norma-Editorial-05

Conclusión

Noragami es una historia en la que diversos componentes se combinan a la perfección para dar lugar a una obra atractiva y que es capaz de enganchar al lector desde su primer volumen. En primer lugar, cuenta con un elevado número de escenas de acción. A estas le sigue alguna que otra situación “tensa”, “escabrosa” y “oscura” que rápidamente gira para convertirse en un gag cómico de lo más absurdo (pero efectivo, ya que consigue sacarte una sonrisa). Asimismo, el volumen dispone de alguna que otra doble página en la que priman los detalles. Este detallismo y precisión también se pone de relieve en la recreación de la ciudad, así como de los espacios cerrados, donde no se deja nada al azar.

En cuanto a los personajes, estos tienen un estilo muy bien definido que de vez en cuando se saltan para mostrar su lado más absurdo, “happy” o, simplemente, “humano”. Así, encontramos en los protagonistas cambios de humor radicales a lo que nos han acostumbrado que, no obstante, no implica que parezca que se salgan de su personalidad, desentonando o quedando un tanto forzado.

En cuanto a la traducción, volvemos a encontrarnos con un gran trabajo en el que se ha utilizado vocabulario accesible y actual para que la obra llegue al mayor número de lectores posible. No se incurre en lenguaje malsonante o no apto para todos los públicos, por lo que cualquiera puede disfrutar de esta historia.

Si ya andas pensando en la lista de regalos de Reyes y esta es una obra que se te quedó en el tintero durante el Salón del Manga, no esperes para apuntar con letras bien grandes y legibles Noragami entre tus futuras adquisiciones. Porque este no es un regalo de reyes, sino de dioses.

Noragami