Tanukis y Kitsunes abundan en nuestros días, en especial entre los mismos medios escritos ¿Cómo?¿ No lo sabíais? Pues se encuentran mucho más cerca de lo que pensáis, ocultos entre nosotros con sus característicos disfraces de periodista o especialista. De hecho, seguro que conocéis a más de uno y aún no os habéis dado cuenta.

Por honor y educación no los vamos a delatar ¡Tanto que les ha costado ocultarse y llegar a lo más alto con su disfraz! Pero sí que podemos hacer un repaso a todos los tipos de yôkais que se encuentran ocultos entre nosotros para que podáis localizarlos vosotros mismos. Con un poco de ojo crítico y astucia es posible.

Tanukis: Grandes mapaches traviesos. Es fácil de localizarlos, tienen los huevos tan grandes que tarde o temprano se los terminarán pisando.

tanuki

Kitsunes: Los avispados zorros. Aquellos que copian, plagian o absorben la forma de una idea original y la trasladan a su propio cuerpo (o medio).

kitsune

Kappas: Esos seres extremadamente educados, muy dados a los medios acuáticos (spas, piscinas de hoteles…) pero que cuando ven que tus shirikodama (los expertos no se ponen de acuerdo si son los huevecillos o la próstata) asoman por algún lugar ¡Zasca! No dudan en arrancártelos de un mordisco o zarpazo.

kappa

Tatarigami: son espíritus muy poderosos , quizás de los peores yôkais en cuanto a su poder de destrucción. Fantasmones de viejas glorias que se pasean por lo que ellos creen que son sus dominios causando el caos y la confusión. No se puede luchar contra ellos pues tienen un terrible poder… mediático.

Tatarigami

Cuando los estudias en profundidad descubres que toda esta fauna “sobrenatural” termina, consciente o inconscientemente, en las mismas comunidades ¿Se reconocerán entre ellos? ¿Serán sus instintos quien los une? Lo desconocemos, pero como todo yôkai, estos siempre están dispuestos a hacer el mal y molestar a los demás, aunque sean de su misma naturaleza…

Sí, por tercera vez nos han vuelto a plagiar y ya estamos hasta los “tanukis” de que otros se lleven el mérito por lo que nos ha costado tanto crear. Y como sabemos que nos leen muchos yôkais, si os sentís aludidos, no lo dudéis: Sí, va por vosotros 😉

libre