El vídeo de Valkyrie Drive: Bhikkhuni te dará unas ganas irrefrenables de hincharte a puding, flanes y gelatina.

Me habían hablado de un juego en el que sus protagonistas femeninas, cuyas tetas son más grandes que mi cabeza después de escuchar un debate político, incrementaban sus poderes al tocarse los pechos o hacerse cariñitos. Yo, que soy amante de la caspa, la Serie B y las japonesadas chorrieróticas, me aventuré a buscar el juego para ver qué proponía y si merecía la pena colocarlo en el hall of caspa de los títulos más venerados en Tallon4. ¿Veredicto? Juego olvidable que no tocaría ni con vuestras manos. ¡Echad un vistazo!

¿Qué me decís, talonianos? Yo hacía tiempo que no veía un juego más soso y falto de alma. De hecho, a este título le quitas las tetas y se queda en algo más soso que el agua de borrajas. Y no es porque esté centrado en el contenido sexual, ya que Senran Kagura también lo hace y no deja de ser un juego la mar de interesante.