Bienvenidos monstritos y monstruitas a otra entrega de nuestra singular enciclopedia yôkai ¿Qué ser conoceremos esta semana?

Pues esta semana hablaremos de un yôkai poco conocido, tanto por su escasa documentación como por su poca popularidad, el yamachichi. Este yôkai, con una forma similar a la de un simio, vive en las montañas del noreste de Japón y se alimenta del aliento de los humanos cuando duermen. Aunque tenga esa apariencia de mono se cree que procede de la evolución de un murciélago que posteriormente se transforma en nobusuma, para terminar muchos años después convirtiéndose en yamachichi. Tiene la boca alargada y los labios en punta para poder succionar el aliento de los dormidos.

 

ShunsenYamachichi

 

 

Se dice que los yamachichi actúan de noche. Bajan de las montañas en donde viven para colarse en las casas rurales, entrar en las habitaciones y succionar el aliento de las personas que duermen en ellas. Si un yamachichi te roba el aliento duermes durante todo el día siguiente, pero no tiene más consecuencias. Sin embargo, se dice que si te despiertas cuando el yôkai te está robando el aliento tu vida se alarga durante muchos años. Además el yamachichi es un ser asustadizo y sale huyendo en cuanto nota el menor peligro. Por lo que resulta que es uno de los seres más inofensivos que hemos visto hasta ahora en esta sección.

No se sabe mucho más de este yôkai puesto que únicamente se menciona en el libro Ehon Hyaku monogatari, una obra ilustrada de yôkais que publicó el artista Takehara Shunsen en 1841. Por el significado de los ideogramas de su nombre a veces se puede llegar a confundir con el satorikai.

A los que somos dormilones seguro que por las noches nos viene a visitar el yamachichi ¿Por eso no nos podemos levantar al día siguiente!