Psyonix y Square Enix nos muestran lo mucho que ha mejorado este vampírico F2P para PC en los últimos años.

Seguramente todos hemos oído hablar de Nosgoth, el F2P competitivo ambientado en el rico universo de Legacy of Kain, ¿verdad? Pues hace unos días tuvimos la oportunidad de disfrutar del juego en un evento online junto a otros compañeros de prensa y miembros de Square Enix. ¿El motivo de todo esto? Ver lo mucho que ha mejorado la propuesta de Psyonix durante los últimos meses, asi como disfrutar de su nuevo mapa: Silenced Cathedral. Ahora bien, si queréis saber lo que nos ha parecido el estado actual de Nosgoth, seguid leyendo nuestras impresiones.

Nosgoth es un título de acción online por equipos, en el que humanos y vampiros se ven las caras en el mundo en el que están ambientados clásicos como Blood Omen o Soul Reaver. Esta nueva fase de su beta abierta ha servido para introducir numerosos cambios en su sistema jugable, algo que vosotros mismos podéis ver si descargáis el título desde Steam.

Como todo F2P que se precie, nos encontramos ante un título en el que su contenido se desbloquea de dos maneras: o bien pasando por caja, o echando muchas horas. No obstante, desde ya os decimos que salvo los típicos skins alternativos y acceder de forma anticipada a contenido que llegará con posterioridad, podemos desbloquear todo tipo de armas, clases y objetos jugando y masacrando a los jugadores del equipo contrario. De hecho, únicamente por conectarnos a Nosgoth diariamente y completar el tutorial ya ganaremos jugosos extras que nos ayudarán a destacar en este peligroso mundo.

nosgoth 1

Eso si, la habilidad sigue siendo lo primero, y aunque estemos hasta arriba de objetos y potenciadores, o emplemos alguna clase que haga gala un gran poder destructivo, en última instancia es la pericia del jugador quien tiene la última palabra a la hora de triunfar en Nosgoth. Y esto os lo decimos por la propia experiencia tanto en el propio evento como en días posteriores.

Como os decíamos previamente, en Nosgoth se enfrentan dos equipos de cuatro jugadores, encarnando a humanos y vampiros, respectivamente. En el citado evento pudimos disfrutar de varias partidas en el modo Team Deathmatch, aunque también se encuentra disponible Flashpoint, la clásica variante de dominar diversos puntos del escenario. Los enfrentamientos que pudimos disputar fueron tremendamente rápidos y directos, terminando la partida a los 10 minutos o cuando un equipo causa un total de 30 muertes a sus contrarios. En ese momento las tornas se invierten, los jugadores humanos encarnan a los vampiros en el siguiente nivel y viceversa.  Tras ello se hace una evaluciación de quien ha jugado mejor y así el equipo que ha jugado mejor con ambas razas es el que se hace con la victoria. Por lo tanto, no conviene relajarse si hemos tenido un inicio prometedor. Puede que en el segundo mapa seamos arrasados por el equipo contrario.

Hablamos de ser precavidos a la hora de jugar con un bando u otro y con razón. Y es que uno de los mayores incentivos de Nosgoth es encontrar dos bandos radicalmente diferentes, con unos humanos centrados en los disparos y la cooperación total entre sus miembros, frente a unos poderosos vampiros con un poder cuerpo a cuerpo totalmente abrumador.  A primera vista los personajes vampiro se revelan como más poderosos que sus antagonistas humanos, pero son formas totalmente diferentes de encarar la jugabilidad de esta propuesta.

Mientras que los vampiros cuentan con la habilidad de volar, trepar, correr a grandes distancias o chupar la sangre de los enemigos caídos para recuperar su salud, los humanos se valen de todo tipo de trampas, subterfugios y emplear los cada uno de los recovecos del escenario, así como las clásicas debilidades vampíricas (fuego, luz, plata) para demostrar que el cazador puede convertirse en la presa.

Durante estos años de cambios y mejoras han llegado dos nuevas clases a cada uno de los bandos: los humanos ya no sólo cuentan con ballesteros, arqueros y alquimistas, sino que ahora también hay que sumar el Prophet, un pistolero letal en distancias medias-cortas, así como el Vanguard, un poderoso lanzador de hachas capaz de aguantar mucho castigo cuerpo a cuerpo contra los vampiros.

Los chupasangre, por su lado siguen teniendo a los rápidos Reavers, los voladores Sentinel (la clase más llamativa del juego a nuestros ojos), así como los poderosos Tyrants, ideales para romper la defensa humana por su bestial capacidad cuerpo a cuerpo. A ellos hay que sumar el Deceiver, un hechicero vampiro capaz de controlar a sus enemigos y generar ilusiones, y la Summoner, encargada de invocar todo tipo de aberraciones de ultratumba y esferas de oscuridad como ataques a distancia.

nosgoth tyrant

Tal y como os decíamos líneas más arriba, la sensación inicial es que los vampiros son más poderosos que los humanos, y así puede ser en un primer momento. Pero tal y como fuimos descubriendo durante las numerosas partidas disputadas, la clásica frase «la potencia sin control no sirve de nada» se manifiesta cuando los humanos están bien organizados y saben valerse de las posibilidades que ofrecen sus clases.

En definitiva, Nosgoth nos ha parecido un título F2P muy divertido, en el que de momento podemos echar en falta un mayor número de jugadores en cada equipo, más mapas y algún que otro modo de juego adicional. No obstante, Psyonix y Square Enix prometen actualizaciones constantes, con nuevo contenido que ir aportando a una propuesta que cuenta con el potencial para desarrollar una comunidad de jugadores activa y en busca de propuestas con ambientaciones diferentes de lo habitual.