Como ya hemos visto a lo largo de las diferentes entregas de esta sección, existen yôkais de muchos tipos, formas, dietas y genios, pero todos ellos son el reflejo de una sociedad, una época y un país. Los animales son una de las mejores fuentes de inspiración en el folclore popular, y en un país donde el culto por la naturaleza es tan importante y los bosques siguen ocupando un territorio tan amplio, los animales son tan variados como los yôkais que se han derivado de ellos. Y sobre animales va la cosa hoy, pero no cualquier animal, hoy os vamos a hablar de monos, tanto por ser el año del mono como por la importancia del animal en muchas regiones japonesas… Y es que ¿quién no ha visto estas fotos?

815F3CCD4

Yôkais con aspecto de mono existen de varios tipos, pero hoy nos centraremos en el Hihi, un yôkai de esos que mejor no se crucen en tu camino, pero que pese a su aspecto feroz tiene un lado… divertido.

 

Hihi

El hihi es un yôkai parecido a un mono, pero más grande y feroz, de hecho se dice que algunos monos cuando son muy muy viejos se transforman en hihis. Viven en las montañas y tienen el pelo enmarañado y largo, con una boca muy grande muy acorde con los descomunales labios. Este yôkai puede ser muy veloz y suele alimentarse de animales silvestres como jabalíes, ciervos, conejos… O robando las presas que ya han cazado animales más débiles, y así se ahorra el esfuerzo de tener que hacerlo él.

U426_nichibunken_0247_0001_0000

 

 

El nombre de hihi puede parecer un poco cachondo, y de hecho así es. La palabra Hihi proviene de la onomatopeya de la risa del mono, que algunas veces podemos escuchar por los bosques japoneses. Además, según la leyenda cuando este yôkai ve a un humano le entra la risa, y deja escapar una sonora carcajada que suena algo así como “hihihihihihihi”, se ríe tanto que, en su balanceo los grandes labios le llegan a tapar los ojos.

Pero los hihis no solo se ríen de los humanos, si tienen la oportunidad también los cazan. Tienen especial predilección por secuestrar mujeres. Pero su ataque tiene un punto débil, si consigues hacerle reír los labios taparán sus ojos y la víctima podrá escapar.

Algunas leyendas más románticas dicen que los hihis tienen la capacidad de emitir algunas palabras, leer los corazones de los seres humanos y las mentes.