Ōkami Shōjo to Kuro Ōji nos presenta una historia atípica que es capaz de obtener todo tipo de opiniones. Conoce a la chica lobo y al príncipe sádico.

Terminamos los jueves de febrero de 2016 con la reseña de otra obra shōjo que es digna de mención. Alabada por muchos y criticada por otros tantos, la historia que os presentamos en esta entrada goza de una trama un tanto polémica debido a la extraña relación de amor-dueño/mascota-odio de sus protagonistas. Reflejando los gustos de una sociedad marcadamente machista y patriarcal, esta historia muestra la dedicación que le pone una jovencita a un noviazgo fingido en el que, a cambio de tener churri, acepta hacerse pasar por el perro de este. Aunque, como suele decirse, sobre gustos no hay nada escrito y las personas camban con el tiempo… ¿O no? Con todos vosotros, Ōkami Shōjo to Kuro Ōji.

Historia

Erika Shinohara es una estudiante de dieciséis años que se siente abrumada ante el paso de secundaria baja a secundaria alta. Preocupada por la posibilidad de no conseguir integrarse en un nuevo grupo de amigas, finalmente acaba juntándose con dos muchachas cuyo principal tema de conversación es la relación que mantienen y las cosas que hacen cada día con sus respectivos novios. Al sentirse tremendamente infantil e insignificante debido a la amplia experiencia amorosa de sus nuevas compañeras, y ante el miedo a la idea de ser rechaza por estas, Erika se inventa un novio ficticio que le hace la chica más feliz del mundo. Sin embargo, no es capaz de ofrecer ninguna prueba verídica de la existencia de dicho muchacho.

Ōkami Shōjo to Kuro Ōji

Un día, mientras se encuentra paseando por la calle, Erika se topa con un joven apuesto que consigue embelesarla y al que, sin apenas darse cuenta, acaba sacando una foto en primer plano. Satisfecha por contar con una instantánea de su supuesta pareja (a quien sabe no volverá encontrarse nunca), la chica muestra el rostro de su novio a sus amigas. Lo que no esperaba era que dicho chico fuese Kyōya Sata, un compañero de instituto conocido por todos como el príncipe debido a sus buenos modales y amabilidad con todos, especialmente con las chicas.

El revés que sufre Erika al enterarse de que el muchacho está más cerca de ella de lo que jamás pudo imaginar, lo que hace peligrar su ficción, le hace contarle toda la verdad sobre lo sucedido a Kyōya. Aparentemente conmovido por la historia de Erika, el chico acepta la propuesta de hacerse pasar por su novio, aunque dicho esfuerzo tendrá un precio. Por ello, Erika acabará convirtiéndose en el perro de Kyōya, lo que le permitirá conocer el lado más sádico, manipulador y borde del supuesto príncipe por el que todas suspiran. Pero, ¿acaso hay algo escrito sobre gustos o sobre el amor?

Ōkami Shōjo to Kuro Ōji es un manga shōjo creado por Ayuko Hatta que comenzó a publicarse en las páginas de la revista Bessatsu Margaret (Shūeisha) en octubre de 2011. Actualmente sigue en activo y cuenta con catorce volúmenes recopilatorios en el mercado nipón.

Anime

Esta apasionante historia de amor, odio, manipulación y mucho mamoneo por parte de Kyōya fue llevada a la pequeña pantalla por el estudio TYO Animations. Dirigido por Kenichi Kasai y con guión de Sawako Hirabayashi, el primer episodio se emitió a principios de octubre de 2014 en Tokyo MX, siendo posteriormente estrenada en ytv, BS11 y CTV. Tas un total de doce episodios, la serie llegó a su fin en diciembre de ese mismo año. Posteriormente, en octubre de 2015, salió a la luz una OVA a modo de recopilatorio con los hechos más importantes y destacados de la serie.

Ōkami Shōjo to Kuro Ōji

Conclusión

Ōkami Shōjo to Kuro Ōji es la típica serie cuya trama te llama la atención y cuyos protagonistas te entran por los ojos pero que según vas descubriendo piensas “¿pero qué estoy viendo/leyendo?”. A pesar de que la idea de una chica que se convierte en la mascota de un compañero y supuesto “novio” puede resultar divertida en principio, la manera en que esta es llevada por la autora deja cierto mal sabor de boca para aquellos que entienden ciertos tratos como vejatorios e incluso machistas. En general, la obra trata de ser cortés con todos los públicos, aunque ciertos gags cómicos y escenas hacen imposible pensar que no exista cierto “maltrato” hacia el personaje de Erika (aunque como es ficción y encima dibujos el público suele pasarlo por alto). Asimismo, existen numerosas escenas de riñas amorosas que harán las delicias de más de un aficionado a este género, con sus correspondientes reconciliaciones.

En cuanto a los personajes, estos siguen el patrón más que preestablecido y cliché de las historias shōjo: Erika es la típica chica dulce, atenta, entregada y que acaba dando en esa desigual relación mucho más de lo que recibe; por su parte, Kyōya es el típico chico guapo y popular con un carácter más que reprochable al que cuesta llegar, que trata a todos como seres inferiores (especialmente a Erika, cuya dignidad como persona tiende a dejar por los suelos), cuyas acciones suelen causarte gracia aunque piensas “hay que ser capullo”, que cuenta con amigos que le valoran mucho más de lo que él los aprecia a ellos, que cuenta con un pasado traumático que ha influenciado su manera actual de ser pero que, con el paso de los capítulos, va evolucionando tanto emocional como personalmente hasta demostrar cierto grado de humanidad y empatía. A pesar de la dura crítica hacia este personaje, lo cierto es que es el que más cambia a lo largo de la serie, siendo todo un punto favorable hacia él. Por supuesto, los dos protagonistas están rodeados de los típicos amigos inseparables que les apoyan en todo momento, así como de los típicos cotillas o aprovechados que tratan de sonsacar cualquier tipo de cosa. Ahora bien, cabe destacar que esta sensación se percibe de manera especialmente fuerte si sólo se visiona el anime, ya que el manga llega más allá, mostrando un lado más tierno y menos calculador y masoquista de Kyōya.

Ōkami Shōjo to Kuro Ōji

Si nos centramos en el manga, lo cierto es que Ayuko Hatta demuestra una gran técnica artística que permite a los lectores disfrutar de una historia con personajes proporcionados que siempre se encuentran en escenarios llenos de detalles dibujados con mucha precisión. Asimismo, sus facciones redondeadas les da un toque kawaii de lo más atractivo a la vista. En cuanto al anime, lo cierto es que este supone toda una adaptación digna de la obra original, aunque solo adapta una parte de esta.

A pesar de todo, he de decir que Ōkami Shōjo to Kuro Ōji es una serie entretenida que saca más de una risa al espectador o lector y que sirve para hacerse una nueva idea sobre cómo es una sociedad con unos gustos más que curiosos (por decirlo de una manera educada). Una buena (y breve) opción para pasar un fin de semana de palomitas y manta y que merece la pena descubrir (aunque sólo sea para criticarla).

Ōkami Shōjo to Kuro Ōji