Cuando el turista más entusiasmado visita Asakusa se tira de cabeza hacia el templo Sensoji, recorre su calle principal con las mil tiendas de recuerdos y las callejuelas secundarias más cercanas al recinto templario. Quizás hasta se aventure a ir a Kappabashi, que no está a más de tres calles desde el edificio principal. Pero pocos dirigen su mirada atrás, al río Sumidagawa, que riega con sus aguas el centro de la ciudad, hasta desembocar en la bahía de Tokio, en Odaiba.

Hoy daremos, solamente por un día, la espalda al templo Sensoji y nos fijaremos en esta gran masa de agua que avanza imparable hacia el mar. El gran río de Sumidagawa, lugar escogido por miles de tokiotas para celebrar el obon y lanzar sus farolillos para que sus antepasados regresen al otro mundo, más allá del río y de mar ¿No os parece precioso?

 

sumidagawa-001

sumidagawa-002

sumidagawa-003

sumidagawa-004

sumidagawa-005

sumidagawa-006

sumidagawa-007

sumidagawa-008

sumidagawa-009

sumidagawa-010

sumidagawa-011

sumidagawa-012

sumidagawa-013

sumidagawa-014

sumidagawa-015

Pero para los más clásicos os dejamos con una pequeña dosis de fotografías del templo Sensoji y sus calles comerciales ^_^

sumidagawa-023

sumidagawa-022

sumidagawa-021

sumidagawa-020

sumidagawa-019

sumidagawa-018

sumidagawa-017

sumidagawa-016

Fuente: Japan Culture