Robots, espanto y pavor en los anuncios viejunos de esta semana.

En el Retroanuncio de hoy no hacemos homenaje a una consola o a un videojuego. Vale, es cierto que NES hace acto de presencia por enésima vez, pero si la sobremesa de 8 bits de Nintendo se deja caer por el Retroanuncio por enésima vez se debe a que no viene sola: R.O.B. viene con ella. Sí, ese R.O.B. que la mayoría conocéis de las últimas entregas de Super Smash Bros. Aunque su origen esté muy lejando del multitudinario crossover de Nintendo.

R.O.B  (acrónimo de Robotic Operating Buddy) apareció por primera vez en 1984 y en tierras niponas. Allí fue presentado como un accesorio para NES (Famicom en Japón), para poco después dar el salto a Estados Unidos. ¿Y en Europa? En el viejo continente no pudimos ni olerlo debido a la poca vida útil que tuvo el invento. De hecho, únicamente se desarrollaron dos juegos compatibles con el «personaje»: Gyromite y Stack-Up. No obstante, puede que muchos os estéis preguntando: ¿para qué demonios sirve R.O.B.? Tomad nota.

R.O.B. funciona a través de estímulos ópticos que capta estando enfrente de la televisión donde se juega. Es capaz de mover sus brazos a derecha e izquierda, y arriba y abajo interactuando con el videojuego. Sus manos, como pinzas, pueden manejar ciertos objetos previamente dispuestos en su base. Así pues, como su nombre indica, se trata de un «colega robótico» con el que jugar a los títulos citados anteriormente. Y estamos hablando de un «cacharro» creado hace más de treinta años. Ahí es nada.

El fracaso de R.O.B. como periférico no ha impedido que Nintendo siga valiéndose de él como un personaje más dentro de su peculiar universo. Ahí lo tenemos en los citados Super Smash Bros, pero también se ha dejado caer por Mario Kart, Star Fox,  F-Zero GX, Wario Ware, Kirby’s Dream Land 3 e incluso Pikmin 2.

Os dejamos con varios anuncios de NES protagonizados por R.O.B., así como una rareza procedente de Australia: posiblemente el anuncio más terrorífico de Nintendo en toda su historia. Ahí es nada.