Este divertido «metroidvania» con frikismo a tope y mucho humor llega por fin a las consolas de Sony. ¿Aún no lo habéis probado?

La historia de UnEpic es de sobra conocida por muchos de vosotros: se trata de un título que evoca estéticamente a los clásicos de 8 bits, especialmente a ciertos juegos de rol y aventura de MSX. Sumadle a ello un desarrollo «metroidvania» que tanto gusta a los fans de los plataformas con toques de rol, así como unas dosis ingentes de frikismo y referencias al mundillo de rol y los videojuegos retro. ¿Qué tenemos? Pues un éxito asegurado.

Pero UnEpic vio la luz en 2011, y muchos son ya los que han podido disfrutar del juego desarrollado por Francisco Téllez de Meneses y el resto del equipo barcelonés de A Crowd Of Monsters. El título cuenta con versiones en PC, Mac, Linux, Wii U y Xbox One. Hasta el momento parecía que esta divertida aventura les estaba vetada a los usuarios de Sony. Hasta ahora.

unepic-ps-vita-20160329-008

Y es que dede hace unos días UnEpic está disponible tanto en Playstation 4 como PS Vita, con la más que agradecida función cross-buy. De modo que si tenéis ambas plataformas, podéis tener el juego por partida doble, para jugar en casa o fuera.

Y para aquellos que todavía no sepáis nada de UnEpic o sea este vuestro primer acercamiento, deciros que en la aventura encarnamos a Daniel, frikazo de tomo y lomo que, en mitad de una partida de Dungeons & Dragons (o cualquier otro sucedáneo de rol), decide ir al «meódromo» (palabras textuales del personaje), para de repente, aparecer en mitad del castillo de Harnakon, fortaleza repleta de trampas, monstruos y toda la parafernalia habitual de la fantasía medieval. Así que tenemos a un personaje aficionado al rol en su mundo soñado. Imaginad la de diálogos, guiños y tonterías que se le pueden escapar durante nuestra larga y peligrosa aventuras, que harán las delicias de todos los que gustan de este tipo de homenajes.

Y fiel a sus orígenes, UnEpic es un juego que no se anda con contemplaciones. Con un nivel de dificultad normal que se hace cuesta arriba en algunos puntos, y un nivel difícil capaz de aterrar al más pintado. Si sois fans del género, os recomendamos empezar directamente por aquí, ya que así la experiencia es mucho más «retro». Ese aire viejuno del que hace gala el título también aparece reflejado en su modesto apartado técnico, homenajeando a la era de Spectrum, NES y MSX, con sus señores píxeles.

Eso si, no penséis que por ello el juego está peor diseñado o es más simple, nada más lejos de la realidad. A lo largo de la aventura contamos con más de 100 objetos para salir airosos: armas que van desde espadas, mazas, lanzas, hachas, todas ellas bien distintas y con sus propios atributos. Sumad a ello las correspondientes armaduras, anillos, hechizos y pociones (hasta podemos crear objetos tras haber aprendido las correspondientes recetas de rigor), y una subida de nivel con sus puntos y habilidades digno de cualquier juego de rol, y tendréis uno de los títulos indie más completos de los últimos años.

unepic2

La versión para Playstation 4 y PS Vita de UnEpic no cuenta con nada que no hayamos visto antes en otras plataformas en las que el juego ya está disponible: más de 200 zonas, jefes finales enormes (no tenéis más que ver el tráiler al final de este análisis), trampas por doquier, misiones secundarias a tutiplén… En definitiva, todo lo que uno puede pedir a un juego de estas caractéristicas y realizado con mucho cariño por el género. Tan solo destacar que en esta versión contamos con la posibilidad de asociar ciertos atajos y accesos directos a nuestras armas y objetos, pudiendo cambiar por completo a nuestro personaje en un momento. Y es que en UnEpic la partida nunca se pausa, y la muerte puede acechar a la vuelta de la esquina.

unepic-gameplay-3

Así que amantes del píxel, el rol, las plataformas y las tontunas metaficcionales; si no habéis catado aún las bondades de UnEpic, no sé a qué esperáis para hacerlo. Playstation 4 y PS Vita son plataformas tan buenas como cualquier otra para disfrutar de esta aventura con sabor a otra época. ¡Y qué época!