Hay dos tipos de personas en el mundo que me dan mucha envidia: los que tienen mucho dinero y los que tienen mogollón de talento. Los primeros pueden comprar lo que les dé la gana con la pasta, mientras que los segundos pueden construir todo aquello que exista en su imaginación. Por ejemplo, yo sería incapaz del todo de poder recrear algo cercano a este maravilloso Escudo de águila de plata inspirado de Dark Souls tal y como lo hace este artista.

¿Cómo os habéis quedado? Yo con la mandíbula como si el dentista me hubiera metido trescientas inyecciones de anestesia y después hubiera visto a Charlize Theron en tetas.

Aunque el vídeo dura poco más de cinco minutos, lo cierto es que el fabricante tardó tres días en poder completar el proceso, utilizando para ello cuero, madera y hierro.