Summer Wars es la prueba de que la buena animación nunca se fue. Pelea por tu familia y por tu lugar en el mundo como si no hubiera un mañana.

Actualización 21/04/2016: Con motivo del estreno en cines de la película El Niño y la Bestia (Bakemono no Ko) rescatamos nuestra reseña de Summer Wars, película del director Mamoru Hosoda que mantiene vivas las convicciones de Hosoda. En el filme se muestra la importancia de la familia y la lucha por el futuro de las personas.

¿A quién no le gusta una buena sesión de cine? Incitados por esta pregunta, en Tallon4 nos hemos propuesto ofreceros un agosto de película. Por ello, vamos a dedicar los manganálisis de este caluroso mes a una de las creaciones manganime que más rápidamente se ve y que es capaz de levantar auténticas pasiones con argumentos e historias que no exceden de las dos horas de duración. Así pues, preparad motores porque empezamos con un film que os va a poner en guardia a la primera de cambio: Summer Wars.

Historia

Summer Wars

Kenji Koise es un muchacho de 17 años de carácter reservado que reside en Tokio. Sus grandes pasiones son las matemáticas y la informática. Por ello, durante sus vacaciones de verano se presenta a las Olimpiadas Matemáticas pero, lamentablemente, no consigue clasificarse, ya que queda segundo en el concurso.

Para distraerse, Kenji se pasa los días conectado al mundo virtual de OZ, una realidad alternativa en la que cualquier usuario puede crearse un avatar para realizar acciones y entablar amistades a lo largo y ancho del mundo, como en la vida real. Sin embargo, cierto día, y para su sorpresa, la chica más popular del instituto, Natsuki Shinohara, le invita a pasar unos días en la casa que tiene en Nagano. La razón de dicha propuesta es que la muchacha le prometió a su abuela que por su 90 cumpleaños le presentaría a su novio. Y dado que toda la familia está preparando con gran emoción la festividad, Natsuki decide cumplir su promesa, aunque sea con una pareja falsa, para contentar a su abuela.

El mismo día en que llegan a Nagano, el protagonista recibe un misterioso correo electrónico lleno de números. Motivado por el reto, y sin tener ni idea de qué se trata, Kenji resuelve el misterio y responde al mensaje con prontitud. Pero, al parecer, ese código encriptado escondía algo mucho más complejo que un simple acertijo. Así, Kenji se convertirá en responsable de que el mundo de OZ se ponga patas arriba, afectando no sólo a los usuarios registrados en él, sino a todo el mundo.

Summer Wars es una película de animación dirigida por Mamoru Hosoda (Wolf Children, La Chica que Saltaba a Través del Tiempo) que se estrenó en Japón en el año 2009. Con una duración aproximada de 111 minutos, la cinta fue animada por el estudio Madhouse (Highschool of the Dead, Death Note), mientras que Satoko Okudera fue quien escribió el  guión. Por su parte, Akihiko Matsumoto se encargó de realizar la banda sonora original, la cual destaca por su frescura y dinamismo.

Por otro lado, destaca la canción principal de la película, Our Summer Dream (Bokura no Natsu no Yume), interpretada por Tatsuro Yamashita. La canción se incluyó en un maxi single producido por Warner Music Japan que se puso a la venta en agosto del año 2009. Aparte del tema del film, se incluían dos canciones más que no tenían nada que ver con la historia pero que estaban cantados por Yamashita.

Summer-Wars-03En nuestro país, los derechos del film están en manos de la distribuidora Selecta Visión. El pasado mes de julio, la compañía catalana sacó al mercado una edición especial en formato Blu-Ray que incluye numerosos extras y un libreto con bocetos, notas de producción, historial de los miembros del staff y una buena cantidad de imágenes del film que encantarán tanto a fans de la película como a amantes del género anime que no tengan el gusto de haber disfrutado antes con Summer Wars.

Además del filme, Summer Wars cuenta con una adaptación a cómic japonés que se publicó entre julio de 2009 y mayo de 2012 en la revista portuguesa JBC y en la publicación taiwanesa Kadokawa Media, ambas de la editorial Kadokawa Shoten. En total, este manga cuenta con tres tomos recopilatorios.

Conclusión

Summer Wars es una obra de ciencia ficción que no dista tanto de la realidad. Actualmente, la mayor parte de la sociedad vive más centrada en mantener activas y con movimiento  sus cuentas en redes sociales que de reunirse en persona con sus amigos. Una tendencia que cada vez va a mayores y que, poco a poco, está aislando a las personas en una tendencia hacia el individualismo. Una afición que también ha hecho que todos los datos relevantes sobre personas y empresas sean puestos a disposición de todo tipo de usuarios en dichas redes. Algo que, si bien se veía como un factor beneficioso, también se presenta como un arma de doble filo, ya que siempre existen documentos o informaciones que, antes o después, el usuario se arrepiente de haber compartido con sus conocidos.

Y algo parecido a eso es precisamente lo que este film plantea. Summer Wars es una hermosa metáfora sobre la superación del ser humano para ser capaz de complacer a otros y así mismo hasta el punto en que los demás reconozcan su valía, sin que el propio individuo sea capaz de darse cuenta los limites que excede para conseguir ese objetivo. Una metáfora sobre la importancia de la familia y su unión. Una metáfora sobre el propio valor del ser humano, cuya inteligencia es mucho más poderosa que la máquina más potente y preparada del mundo. El deseo de ser aprobado, el primer amor, la fidelidad a tu clan y la sobrevaloración que algunas veces se hace de cosas que, a fin de cuentas, no son tan importantes. Todo eso y mucho más es lo que ofrece este film que atrapa de principio a fin con una narrativa perfectamente hilada para que nada se le escape al espectador.

Una magnífica obra de Mamoru Hosoda que te sacará una sonrisa por su originalidad, colorido y, sobre todo, por el carisma de sus personajes. Una película para toda la familia que te abrirá los ojos respecto a ciertos temas cotidianos.