¿Pensáis que vuestra vida es complicada? Pues echadle un ojo a 24 Horas con Gente Mejor que Tú. Ellos sí que lo tienen jodido.

¿Alguna vez habéis escuchado eso de “no se debe valorar un libro por su portada”? Eso es precisamente lo que podríamos aplicar a la obra que nos atañe en esta reseña. Una historia… Bueno, más bien un conjunto de historias de lo más variopintas, atípicas e inesperadas (aunque algunas de ellas previsibles) que introducen al lector en un agitado, tormentoso y turbulento día cualquiera de las vidas de sus protagonistas. Veinticuatro horas cargadas de acciones cotidianas de lo más “normales” y tópicas que, gracias a una sabia y elaborada investigación (¡venga ya!), reflejan con gran precisión el otro lado (el oculto y privado) de algunos de los personajes y personajillos que pueblan nuestras noticias, ya sean de las “serias” o de la prensa del corazón. Elaborado con todo el buen hacer de uno de los profesionales de la ilustración nacional, Rubén Fernández, os presentamos la obra 24 Horas con Gente Mejor que Tú por Fandogamia Editorial.

“Le advierto que aquí dentro hay un montón de letra. Pero no se alarme, enseguida se acostumbrará. O empezará a sangrarle la nariz profusamente”

24 Horas con Gente Mejor que Tú

Nos pasamos la vida metidos en nuestro propio mundo, haciendo frente a nuestros problemas, adicciones, vicios y traumas. Deseamos con desesperación lo que tiene nuestro vecino bajo la errónea idea de que su vida es idílica y perfecta, al menos tanto como la de los famosos y famosillos de turno que nos machacan día sí y día también en la televisión, la radio, las revistas de la peluquería, las noticias de Messenger, o cualquier cosa que ojeemos aunque sólo sea por un segundo en nuestras aburridas y monótonas vidas. Pero, ¿en algún momento, por algún motivo, os habéis parado a pensar en cómo son realmente las vidas de los famosos? Adicciones prohibidas de sobra conocidas por todos, osos pardos (o elefantes) que pueblan sus más oscuras pesadillas, traumas infantiles que se resuelven con un cuchillo y un bollicao, manías llevadas hasta sus extremos más peligrosos, películas montadas por sus inquietas y excesivamente ficticias mentes que acaban siendo tan impresionantes como un auténtico largometraje para hacer sus vidas un pelín más interesantes, o delirios de grandeza que conducen a la excentricidad y el ridículo en dimensiones industriales. ¿A que ya no pensáis que vuestra vida es tan pésima? Y si a eso le sumáis una dosis de humor ácido y descarado que pone de relieve las deficiencias tanto físicas como emocionales y mentales más representativas y conocidas de aquellos que, en líneas generales, dirigen el mundo o se convierten en auténticos líderes de opinión o ídolos a seguir y admirar (por aquellos que no tengan nada mejor que hacer), tenemos como resultado una obra fresca, diferente, un tanto frívola y llena de gags que llaman a la risa (o al menos a la sonrisa) fácil del lector.

Todo eso y mucho más (mucho, pero muchísimo más, tanto que resulta imposible condensarlo en una introducción tan ajustadilla) es precisamente lo que ha hecho el autor de esta obra. Él, aburrido de que nadie indagase en el por qué de la manera de ser o actuar de algunos de esos “conocidos por todos”, y viendo un importante filón de negocio por el que encauzar su carrera profesional, decidió embarcarse en la ardua tarea de mostrar al público cómo es, desde su ingenioso e irreverente punto de vista, un día de tantos de algunos de los hombres y mujeres más influyentes del mundo. Así, Rubén Fernández, autor cuya mente ha dado a luz semejante batiburrillo de historias, ha realizado una recopilación de sus mejores obras para sacarlas al mercado bajo el título 24 Horas con Gente Mejor que Tú.

24 Horas con Gente Mejor que Tú

Cabe destacar que esta loca y arriesgada idea nació en las páginas del semanario satírico El Jueves (publicación con nombre trampa porque no se publica ese día de la semana), concretamente en una sección que adoptó la denominación 24 Horas Con. En ella, semana tras semana, personajes de hoy y de ayer, nacionales e internacionales, y de diversos ámbitos mostraban sin vergüenza (que más de uno hay en la obra) cómo son 24 horas de su vida. De esta manera el lector se encuentra repentinamente inmerso en un día de la vida de Barack Obama, Steven Spielberg, María Antonieta, Mike Tyson, Paris Hilton, Marie Curie, Julian Assange o J.K. Rowling, sin olvidarnos del producto nacional representado en las figuras de Isabel Coixet, José Luis Rodríguez Zapatero, Iker Jiménez, Miguel de Cervantes, Ramón García, Pablo Motos, Fernando Alonso o Jordi Hurtado.

Para concluir este apartado, simplemente añadir que todas las historietas que alberga este tomo se publicaron en El Jueves entre 2011 y 2013. Y ahora Fandogamia Editorial, que siempre está a la zaga de obras curiosas y diferentes, ha decidido darle un nuevo soporte físico a una selección de las mejores 24 Horas Con elegidas especialmente para que el lector las vuelva a disfrutar por tan sólo 14 eurillos. Seguid leyendo y descubrid qué ofrece esta edición que cuenta verdades como puños (o al menos alguna que otra cosilla que todos sospechamos aunque no se hayan confirmado oficialmente) sobre todos sus protagonistas.

Edición de 24 Horas con Gente Mejor que Tú por Fandogamia Editorial

24 Horas con Gente Mejor que Tú se presenta en una edición sencilla y muy vistosa que responde perfectamente al tipo de contenido que alberga en su interior. Todo su diseño (lleno de color, caras raras pero conocidas y algo de sangre) llama rápidamente la atención del lector, convirtiéndose en un reclamo visual a tener en cuenta. Este tomo único editado en formato rústica a color cuenta con un tacto sedoso sobre el que destacan las ilustraciones de cuatro de los protagonistas de esta obra, así como el nombre del autor y el título de la obra. Si observamos el reverso del volumen, en la contraportada nos encontramos con otros cuatro individuos que tienen su momento de gloria en el libro, así como una pequeña descripción de esta obra.

24 Horas con Gente Mejor que Tú

Las solapas interiores del tomo añaden algo de información adicional del volumen. Mientras que la parte posterior presenta brevemente a la cabeza pensante y autora de semejante proyecto, Rubén Fernández, la parte anterior señala qué se va a encontrar el lector en las páginas siguientes. Leer 24 Horas con Gente Mejor que Tú es fácil, sencillo, pero no para toda la familia (porque no todo el mundo está hecho para entender esta obra). Tal y como indican las “instrucciones de uso” del inicio, las únicas reglas que hay que entender para disfrutar de este librillo tan atípico son:

  1. Cada página cuenta un día en la vida de alguien famoso.
  2. Siempre es alguien real, vivo o muerto.
  3. Siempre sale un señor calvo raro llamado Mocasines.
  4.  A veces también sale algún pato.

Cabe destacar que el pobre Mocasines es un sufridor random que tiene el privilegio (o la desgracia) de encontrarse con casi todos los protagonistas del volumen para, con gran paciencia, atender a sus ridículas necesidades o absurdas ocurrencias. Asimismo, las partes interiores de la cubierta y la sobrecubierta están rellenas por el rostro de todos los protagonistas que se han reunido para dar forma (y contenido) a este libro. Con ellos se abre el camino a lo que espera en el interior.

Una vez metidos en faena, lo que el lector se encuentra es letra. Mucha. Muchísima. Demasiada. Textos en cantidades industriales que ayudan a crear las aventuras y desventuras que protagoniza cada famosillo de turno en su respectivo apartado y que explican muchas de sus acciones y reacciones. En total,  la obra está compuesta por 104 páginas a todo color, de las cuales 101 albergan las citadas 24 Horas con un famoso.

24 Horas con Gente Mejor que Tú

En cuanto a la estructura de dichas historias, estas siempre siguen el mismo formato. En la esquina superior izquierda se presenta el nombre del protagonista de esa página o historia acompañado de su busto y una frase demoledora que responde a una de esas dudas acuciantes sobre dicho personajillo. A continuación se encuentran siete viñetas encabezadas por la hora del día a la que pertenecen y en las que el famosillo de turno hace su vida (más o menos) cotidiana siendo ajeno a las miradas indiscretas del lector. Obviamente, cada uno de los personajes que se ha prestado a salir en este reality-show tan peculiar muestra sin ningún tipo de pudor todas sus absurdas ocurrencias. Gracias a ello el lector se puede encontrar con Lady GaGa vestida con la catedral de Burgos o con Ludwig Van Bethoven ojeando su Facebook para ver cuántos “Me Gusta” reciben sus publicaciones en el muro. Todo un absurdo que refleja con ironía y a veces cierta veracidad lo lejos que están estas personas de ser normales (o al menos tan normales como los curritos que levantan realmente los países), o las poco comunes preocupaciones que les afligen.

Conclusión

Como habréis podido comprobar en esta reseña, nadie se libra del humor irreverente y transgresor de Rubén Fernández en su obra 24 Horas con Gente Mejor que Tú. Una historia que pone de manifiesto con cuidado realismo (aunque a veces un tanto grotesco o sangriento) lo peor de cada persona que tiene el dudoso honor de ser retratado por su hábil trazo, exagerando sus defectos (egocentrismo, violencia, drogadicción, etc.) sobremanera para provocar una risa fácil en el lector (lo cual, irónicamente, no siempre es fácil de conseguir) o burlarse con mayor énfasis del personaje al poner brutalmente de manifiesto esa carencia del personaje.

24 Horas con Gente Mejor que Tú

Uno de las peculiaridades a destacar de esta obra es que, dado que está compuesta por historias individuales sin ningún tipo de continuidad, se puede abrir en cualquier momento por cualquier página y disfrutar de una hilarante historia protagonizada por uno de los increíbles y mundanamente “normales” personajes para, después, saltar a cualquier otra historia igualmente hilarante y mundanamente normal. Asimismo, hay que destacar la increíble habilidad de Rubén para, como si de lo más sencillo se tratase, retratar de una manera tan fiel y libre a la vez (como puede verse en la historia de Rita Barberá) a personas tan dispares que, no obstante, poseen en común cierta frescura y dinamismo. Incluso llega un punto en el que el lector, gracias a esa despreocupada frivolidad, llega a sentirse cercano a ellos o a cogerles incluso cariño por sus ocurrencias o sus defectillos.

24 Horas con Gente Mejor que Tú constituye una parodia del mundo moderno que ataca todos los frentes (política, cine, música, caraduras vivalavida, etc.) a través de algunos de sus representantes más conocidos por el populacho. Una obra que, como hemos dicho, no está hecha para todos los públicos, ya que alguno puede considerarla a veces ofensiva o excesivamente crítica con ciertos personajes, o simplemente hay coñas que pueden no entenderse si no se posee cierto conocimiento de la actualidad informativa. No obstante, todos aquellos que quieran distraerse con algo de humor satírico que no responda a convencionalismos o formalismos para dar una visión diferente y crítica del mundo en que vivimos no puede perder la oportunidad de echarle un ojo a esta obra. Quizás descubra cosas que hasta ahora desconocía… O al menos las vea con otros ojos.

24 Horas con Gente Mejor que Tú