Mayo es el mes de las flores. Y este mayo de 2016 nos viene cargado de triples AAA. Viejas IPs que vuelven, IPs que terminan y otras que empiezan. Y a principios de mayo, la gente de Gearbox y 2K nos han traído una IP totalmente nueva.

Battleborn nace con la idea de ser un juego multijugador que, al igual que Borderlands, aúne varias categorías. Un shooter en primera persona con tintes de MOBA. Un juego que requiere conexión a Internet continua para jugar partidas competitivas de 5 contra 5. Un juego que incluye multijugador local a pantalla partida. Un juego para desconectar del día a día y echar unas risas. Un juego que está propuesto para durar y que tiene toda la pinta de que irá recibiendo actualizaciones continuas hasta, quizás, convertirse en un e-sport.

Los protagonistas
Battleborn nos dará a elegir entre 25 personajes, 25 héroes muy bien diferenciados entre ellos, cada uno con su propia historia, sus propias armas y sus habilidades únicas. La verdad que el roster nos ha parecido de lo más interesante ya que combina personajes melé con otros que llevan armas de fuego lo que da una gran versatilidad a las partidas y mucha libertad y margen de maniobra al jugador por lo que, aunque seas manco apuntando con un mando de consola siempre podrás dar guerra con un tanque cuerpo a cuerpo, por ejemplo. Los personajes tienen mucha personalidad y un sentido del humor muy de la marca Gearbox, por lo que seguro que os acabáis especializando en más de uno.

command_screen_2

Cada personaje tiene sus ataques normales y secundarios y junto a ellos 2 ataques especiales y uno definitivo (que se desbloquea durante la partida). A todo esto hay que añadirle el menú hélice: un árbol de dos ramas con 10 niveles por rama que irán modificando nuestros ataques según elijamos una u otra rama. Esta hélice se reinicia con cada partida, lo que nos da mucha versatilidad y un buen margen de maniobra hasta que encontremos las combinaciones que mejor se ajusten a nuestra forma de jugar. Pero aunque la hélice se reinicie con cada partida también iremos ganando experiencia permanente con cada personaje. Gracias a esta experiencia iremos desbloqueando skins y provocaciones para nuestros héroes y nuevas mutaciones de hélice que estarán disponibles en ciertos niveles de las ramas.

Y a todo esto hay que unirle los desafíos, aunque el completarlos requerirá más horas de juego que habilidad pero como recompensa iremos desbloqueando la historia personal de cada héroe. Eso sí, aunque hay desafíos que nos llevarán muchas horas, queda saber los planes de Gearbox para prolongar la vida del juego una vez que se ha completado todo y se ha llegado al máximo nivel.

La batalla

Gearbox nos propone 3 modos multijugador. Incursión: el más semejante a los MOBA. 2 equipos se enfrentan en un escenario simétrico de una calle con el objetivo de conquistar territorio enemigo (destruir dos centinelas robóticas básicamente). Los jugadores tendrán la ayuda de minions y torretas que deberán construir a lo largo del escenario. Como os podéis imaginar aquí el PvP más puro se junta con el PvE, ya que lo más ideal en los primeros compases del juego es ir farmeando minions para subir a nuestro personaje lo más rápido posible. Las partidas pueden llegar a durar 30 minutos y se suelen formar unas situaciones caóticas muy divertidas. Es verdad que la duración puede echar para atrás a la gente que solo tenga un rato para jugar al día,  pero en nuestra experiencia las partidas han sido siempre muy amenas y dinámicas ya que siempre había acción.

battleborn-6

Fusión. Este modo es semejante al anterior. De nuevo contaremos con minions entre nuestras filas y nuestra misión será escoltarlos a unos altares para que sean destruidos y así ganar puntos. Por supuesto mientras hacemos esto, también tendremos que destruir los minions del equipo rival. Los mapas en fusión tienen dos calles principales, por lo que será común que la acción sea más dividida que en incursión y la estrategia a realizar mayor. La duración de las partidas está fijada en 30 minutos pero suelen acabar antes.

Captura. Es el clásico modo de capturar y mantener zonas. Este modo no incluye minions pero sí se sigue manteniendo el sistema de hélice y progresión durante la batalla. Aquí el PvP es la base claro, y las partidas son más directas y rápidas que en los modos anteriores.

Battleborn_Incursion_Toby_01

Tres modos de juegos con dos mapas para cada modo, distintos unos de otros pero similares al mismo tiempo. A priori se antoja un número pequeño, pero si nos fijamos en cualquier MOBA clásico vemos que el tener pocos mapas es la tónica habitual. A nosotros desde luego no nos afectó en manera alguna durante nuestras horas de juego.

Mejor con amigos
Siempre que queramos tomarnos un descanso del online podremos recurrir al modo campaña. En verdad, más que una campaña al uso son 8 misiones de unos 45-60 minutos de duración cada una, todas autoconclusivas y que tienen la particularidad que podremos jugarlas hasta 5 jugadores de manera cooperativa. Las misiones no están muy inspiradas, ya que todas tienen la misma estructura de ir a un punto y resistir las oleadas de enemigos. Los jefes finales, por otro lado, sí que ofrecerán combates más interesantes, jefes finales duros, muy de la vieja escuela y que proporcionan una gran satisfacción al cargárselos.

battleborn_ss_11-100593422-orig

Lo técnico

Gráficamente Battleborn no destaca en ningún apartado. De nuevo Gearbox ha recurrido al cel shading marca de la casa que tan bien supieron explotar en Borderlands. Aquí lo llevan un paso más allá para traernos escenarios, personajes y efectos sólidos, que cumplen con su cometido pero que en ningún momento sorprenden, aunque tampoco creemos que lo pretendieran ya que el objetivo de Battleborn no es ese.
A nivel sonoro hay poco que destacar también. Un puñado de temas que acompañan en momentos puntuales y basta. Los héroes por otro lado sí que tendrán algo que decir; básicamente hablarán a cada acción importante que realicen o según se vayan encontrando con algún enemigo personal. Muchos de ellos estarán condimentados con ese humor tan característico que tanto brilló en Borderlands, un humor que aunque no sea para todo el mundo sí que conseguirá sacar una sonrisa de vez en cuando (aunque sea de medio lado). Ni qué decir tiene que el juego nos viene totalmente doblado al castellano, con una muy buena traducción de los chistes y chascarrillos del inglés y con un trabajo de doblaje sobresaliente (Orendi forever!).

Conclusión

Battleborn nos ha parecido una propuesta muy interesante y divertida. Con dos modos competitivos muy novedosos y otro más clásico en donde las partidas, largas a veces, son muy dinámicas y con una buena mezcla entre caos y estrategia. El cooperativo también es un buen aporte y aunque las misiones del modo historia no son el paradigma de la innovación, son entretenidas y los jefes finales son muy de la vieja escuela.
Desde que salió el juego hemos estado jugando a diario, comprobando los servidores, desbloqueando y probando todos los héroes y pasándolo muy bien en general. Y aunque a veces tu equipo te puede dejar tirado en mitad de la batalla el resto de partidas nos lo hemos pasado en grande, siendo conscientes de que el trabajo que haga tu equipo es muy importante para la victoria pero sintiendo en todo momento que todas nuestras acciones son parte de esa victoria.
Battleborn lo tiene todo para asentarse: buena jugabilidad, buena plantilla de personajes y el apoyo de Gearbox lanzando contenido y arreglando los problemas que puedan ir surgiendo. Como todo juego competitivo online durará lo que la comunidad quiera que dure.

battleborn