Desde sus inicios en PlayStation 3, la saga Uncharted me ha parecido una gran idea muy mal llevada a la práctica. La trilogía original, que hemos podido disfrutar de nuevo en PlayStation 4 en forma de remaster, abusaba hasta la saciedad de los combates y dejaba en un segundo plano lo que debería ser el pilar central de un juego de este tipo: la investigación. Los tres juegos, en mayor y menor medida, representaron un pequeño fiasco para mí, consiguiendo que me lanzara a los brazos de la maravillosa y reinventada Lara Croft de Crystal Dynamics para poder disfrutar lo que a mi juicio es una aventura de verdad. Con todo este primer alegato, no es extraño que no sintiera la emoción ni el interés desmesurado que se inició cuando Sony y Naughty Dog presentaron Uncharted 4, un juego que despertó una histeria colectiva que iba creciendo a pasos agigantados cada vez que se retrasaba el juego.

Y finalmente llegó el día del lanzamiento del juego y yo, mentalizado de tener que analizarlo teniendo pendientes otros juegos interesantes, me conciencié y me resigné a aguantar entre quince y veinte horas de disparos, saltos aburridos y una historia previsible. Ingenuo de mí… no sabía la maravilla que estaba a punto de abrazar y devorar sin piedad.

 

Uncharted 4: El esperado desenlace del ladrón

Comienza la aventura como nos tiene acostumbrados la saga: con una sobredosis de acción y espectacularidad que abruma al jugador. Estamos en medio del mar, con una tormenta de tres pares de cojones y con todo un grupo de barcos repletos de gente armada disparándonos y embistiéndonos. ¿Nuestro objetivo? Llegar sanos y salvos a una isla en la que vete tú a saber qué nos espera. Por fortuna –o por desgracia, según se mire- no estamos solos, ya que Sam, el hermano mayor de Nathan que Naughty Dog se ha sacado de la manga y que tendrá en la historia un papel principal, está con nosotros.

Así comienza la historia del juego, la cual irá dando saltos temporales para presentarnos diferentes lugares y momentos en la vida de Nathan y Sam que han desencadenado esta cuarta y a priori última historia de la saga Uncharted.

20160224_Uncharted_4_Story_Trailer_08_1456312092

Aunque gráficamente es de lejos lo más bestia que se ha visto en esta generación de consolas –ya era hora de que alguien se lo currara de verdad-, el doblaje en español es tan magnífico como siempre y hay momentos destacables, lo cierto es que el primer cuarto del juego es más bien flojo. Es en ese momento, cuando te has resignado a jugar un juego bonito y entretenido pero que no es lo que esperabas –o sí, en mi caso-, cuando Uncharted 4 te da una sonora bofetada y te presenta una aventura emocionante plagada de lugares que quieres visitar, con una historia cargada de giros argumentales de la que quieres saber más y más, y con una gran variedad de puzles y zonas en las que por fin podemos investigar y sentirnos que estamos descubriendo pistas que nos llevarán a algo gordo. ¡Muy gordo! Allí es cuando disfrutas de verdad de Uncharted y te quedas con el mando pegado en la mano de tal forma que parece que hayas metido las manos en un bidón industrial de cola impacto.

 

Menos acción, más diversión

Una de los puntos que más me aburrían de los tres primeros juegos era su obsesión por los tiroteos. En determinados momentos era obsesivo y absurdo que hubieran tantos enemigos dándonos caza, hecho que conseguía que la historia pasara a un segundo plano y que la aventura se diluyera como un azucarillo en un café del Starbucks. Pues bien, Naughty Dog ha tomado nota de ello y ha descendido drásticamente los enfrentamientos con ejércitos interminables, supliéndolos por brillantes momentos de exploración y de búsqueda de fragmentos de historia. Eso hace que te obsesiones positivamente por buscar tesoros, fragmentos de textos que enriquezcan la narrativa, o realizar determinadas acciones que desbloqueen temas de conversación entre Nathan y los otros personajes que le acompañan en la aventura. En definitiva: lo que en anteriores entregas se presentaba como un juego de disparos con toques de aventura se ha transformado en un título de aventura con espectaculares momentos de acción, los cuales por cierto, contienen en su elenco algunos de los más sorprendentes e increíbles que haya visto en el mundo de los videojuegos.

20160224_Uncharted_4_Story_Trailer_02_1456311971

Otro punto a favor es la mejora en los momentos de plataformas, saltos y escaladas. En esta entrega son mucho más dinámicos, menos previsibles y bastante más complicados. La inclusión del gancho con cuerda en esta entrega y su combinación con los saltos o la resolución de puzles ha sido todo un acierto, el cual ha proporcionado a su vez un plus en espectacularidad y dinamismo, ya que en más de una ocasión nos veremos rescatados en el último segundo por una rama salvadora en la que, tras un salto fallido, hemos conseguido amarrar nuestra cuerda para dejarnos colgados por unos segundos en un precioso y mortal acantilado. ¡Jodídamente épico, oiga!

 

Un universo increíble y totalmente vivo

Cualquiera que haya visto una imagen o un vídeo de Uncharted 4 se habrá percatado de que el juego gráficamente está un peldaño, e incluso dos en algunos casos, por encima de cualquier título de PlayStation 4 y Xbox One. Por fortuna, esa muestra de potencia no se queda tan solo en mostrar entornos bonitos y unos gestos y expresiones asombrosamente humanos –que no es poco-, ya que también se ha trabajado muchísimo en que todos los escenarios que visitemos en la aventura se vean vivos y plagados de cosas con las que interactuar. De hecho, los lugares que visitaremos son tan fantásticos que muchas veces nos sorprenderemos dejando el mando a un lado para observar con claridad los pequeños detalles que inundan Uncharted 4. Selvas vivas con animales que interactúan con el entorno y con el jugador, multitud de personas que desarrollan su día a día en frente de tus narices y detallistas ruinas cargadas de historia son solo la punta del iceberg de lo que la aventura ofrece. Además, no importa el tiempo que nos quedemos embobados tratando de captarlo todo, ya que siempre habrá algo nuevo que nos sorprenderá y nos llamará la atención.

20160224_Uncharted_4_Story_Trailer_01_1456311962

¿Qué más puede ofrecer Uncharted 4? Pues dispone de un modo multijugador que no he llegado a disfrutar en profundidad pero que me ha entretenido el rato que he jugado, además de un gran número de extras para desbloquear que incentiva la rejugabiliad y unas cuantos modos de dificultad para llegar a todo tipo de jugador.

 

Conclusiones

Uncharted 4 ha conseguido cerrarme la boca de par en par gracias a un drástico cambio de enfoque en el que al fin la aventura toma el papel de protagonista. Sus escenarios llenos de vida, su historia y su espectacularidad han conseguido cautivarme y engancharme de principio a fin, dejándome además un magnífico sabor de boca al terminar la historia principal tras unas quince horas de juego.

Naughty Dog, al fin, ha dado una cátedra sobre cómo realizar un magnífico juego de aventuras. Quizás, lo que necesitaba el bueno de Nathan, era un rival combativo como Lara para sacar lo mejor de sí y cerrar de forma brillante una de las sagas más aclamadas y populares.