Descubre de primera mano cómo se realizaron los trabajos de reparación y limpieza en la central de Fukushima I. Os presentamos Ichi Efu.

Hace más de cinco años nos despertábamos con la triste noticia de que un terremoto y posteriormente un tsunami habían arrasado Japón. Durante los días posteriores muchas fueron las noticias que aparecieron teniendo a la central nuclear Fukushima I como protagonista debido a los daños sufridos tras el desastre. Radiación, explosiones, etc. Muchas eran los datos que nos llegaban, pero ninguno desde el lugar de los hechos. Así es como nace Ichi Efu, una historia que nos muestra los entresijos de la central nuclear Fukushima I desde dentro que Norma Editorial ha puesto a nuestro alcance.

«Estaba interesado en comprobar por mi cuenta si toda esa información sobre la ‘Verdad Oculta de Fukushima’ era realmente cierta»

Ichi Efu

Kazuto Tatsuta (pseudónimo) es un hombre que, debido al desastre ocurrido en Japón en marzo de 2011, y más concretamente en Fukushima, comienza a trabajar en las tareas de limpieza de la central nuclear Fukushima I. A lo largo de la obra, que se puede definir como una «crónica documental» somos testigos de todo lo que ocurre dentro de los muros de la conocida central y cómo es el día a día de los trabajadores.

Ichi Efu es un manga creado por el mismo Kazuto Tatsuta que nació en 2013 como one-shot en las páginas de la revista Morning (Kodansha). Dicho one-shot logró ganar el primer premio en la trigésimo cuarta edición del concurso Cómic Open. Posteriormente la obra dio origen a una colección compuesta por tres volúmenes recopilatorios.

En España, fue Norma Editorial quien se hizo con la licencia de la serie, la cual fue anunciada durante su presentación de novedades del pasado Salón del Manga de Barcelona. Meses después, concretamente el 19 de febrero, la empresa lanzó al mercado el primero de los tres tomos. Esto es todo lo que contiene.

Edición de Ichi Efu por Norma Editorial

Al ser una historia real y de un carácter tan serio, Norma Editorial ha creado una edición a la altura de las circunstancias. Así pues, encontramos un tomo con una edición rústica con sobrecubierta, la cual es de un color blanco roto mate, sin brillo. Mientras que en la portada tenemos el título de la obra y una ilustración a color del protagonista mirando hacia uno de los edificios de la central nuclear Fukushima I. Por otro lado, en la contraportada encontramos una breve sinopsis en la que se nos explica de dónde viene el título Ichi Efu y un pequeño dibujo de una máscara. Al retirar la sobrecubierta se presenta una imagen de la zona de Fukushima en blanco y negro muy reveladora.

Ichi Efu

Ciento noventa y dos páginas en blanco y negro son las que componen este volumen que cuenta con unas medidas de 13 x 18,2 cm. En total, la primera parte de Ichi Efu se compone de siete episodios, los cuales están divididos en Capítulo 0 y otros seis episodios regulares, además de un Extra Original lleno de valiosa información. La gran cantidad de texto que vamos leyendo ha sido traducido por Marc Bernabé, de Daruma Serveis Lingüistis SL. Relacionado con ello, estamos ante una muy buena traducción que nos guía de una forma sobresaliente por una historia con multitud de detalles y datos que vienen perfectamente explicados gracias a un lenguaje fácil y sencillo que ayuda a entender mucho más la situación que se nos plantea desde la portada.

Conclusión

Ichi Efu es un manga que perfectamente puede entrar dentro del género de la crónica y del documental. De la mano de Kazuto Tatsuta vamos siendo testigos de muchos sucesos que no han trascendido a los medios de comunicación o que se han tergiversado de tal manera que la imagen de la central nuclear Fukishima I quedara en entredicho. Bien es cierto que algunas cosas se han podido maquillar o esconder a lo largo de todo este tiempo, pero tampoco tenemos que olvidar que esta es una visión muy personal de un importante suceso en la historia de Japón.

Por otro lado, el estilo de dibujo es muy tradicional, al igual que la disposición de las viñetas y la narración. En este caso, estos puntos, que están bastante cuidados, se han dejado algo de lado en pro de las vivencias del protagonista. Esto se desarrolla a través de cuadros en los que, en primera persona, Kazuto nos lo cuenta todo como si le tuviéramos delante. Esto, que puede ser un punto positivo para algunos, para otros lectores de manga puede resultar cargante y aburrido.

En lo relacionado a la edición en castellano, Norma Editorial nos ofrece una colección llena de información que a todos aquellos apasionados tanto del manga como de la historia japonesa sabrán valorar desde un comienzo. Asimismo, la buena calidad del tomo, que posee unas hojas muy gruesas, demuestra que estamos ante un producto único y repleto de simbolismo. Ya sabéis, talonianos, si queréis conocer de primera mano todos los secretos de la central nuclear Fukushima I no tenéis más que echarle el guante a Ichi Efu. Os hará reflexionar.

Ichi Efu