El pasado fin de semana tuvo lugar en el Pabellón 12 de Ifema de Madrid la decimoquinta edición de Expomanga. Esta es nuestra crónica.

Parece que fue ayer cuando la Asociación Española de Amigos del Cómic (A.E.A.C.) anunció a través de las redes sociales que la nueva edición de Expomanga cambiaba de localización. Tras muchos años en la Casa de Campo, finalmente el acontecimiento manganime más importante de la capital se trasladaba a Ifema, un lugar soñado por muchos. Así, tras muchas noticias y avances, el pasado fin de semana, concretamente del 6 al 8 de mayo, se celebró  al fin Expomanga 2016, evento que nos ha dado muchas cosas buenas y otras, desgraciadamente, no tanto. ¡Comenzamos nuestra crónica!

Lo primero que debemos decir sobre esta nueva edición está relacionada con el cambio de ubicación. Y es que Ifema le sienta de lujo a Expomanga, ya no porque se permite un mayor número de stands, sino porque no se han dado los problemas de aforo que atormentaron ediciones pasadas. Así pues, y a pesar de las inclemencias meteorológicas, todos aquellos que decidieron pasarse por el Pabellón 12 de Ifema pudieron entrar sin problemas para poder disfrutar de unos días de diversión protagonizados por lo mejor del manga, el anime y la cultura japonesa.

Expomanga 2016

Una vez dentro, los asistentes nos encontramos con un poco más de lo mismo de siempre, pero a otro nivel. Mientras que el número de stands con figuras y productos originales (algunos de ellos de procedencia europea) se ha incrementado notoriamente (lamentablemente había otros pocos que sí tenían productos falsos), el nivel de stands que sólo vendían manga propiamente dicho era menor que el de otros años, siendo asimismo inferior a aquellos que ofrecían figuras, chapas, camisetas, y demás productos de las series, películas y grupos musicales de ayer y de hoy. Entre todos estos stands no podían faltar los de las editoriales y empresas más importantes del sector como Selecta Visión, Norma Editorial y Fandogamia, quienes hicieron doblete con el Salón del Cómic de Barcelona. Tampoco faltaron a la cita Ivréa y Milky Way, empresas que por primera vez pisaban Expomanga. Todos y cada uno ofrecieron las mejores ofertas para que nos lleváramos las últimas novedades al mejor precio.

Hablando de Milky Way Ediciones, la editorial llegó al evento por todo lo alto, pues fueron los responsables de la visita de Masasumi Kakizaki, autor de obras tan famosas como Green Blood, Bestiarius, Hideout y X-Gene, que hacía su debut en el mercado español aprovechando este momento. Durante los tres días de Expomanga, el mangaka se mostró tremendamente agradecido con todos aquellos que acudieron tanto al encuentro con los fans como a la Master Class del domingo 9 de mayo. Mención aparte merece el esfuerzo que hizo en las sesiones de firmas, pues cada uno de los que hicieron cola pacientemente no sólo se llevó una firma, sino un dibujo realizado en ese mismo instante. Un detalle que demuestra la cercanía de Kakizaki con sus seguidores.

Expomanga 2016

Pero Expomanga también contó con muchos autores “Made in Spain”. Vito Sicilia, autor del moderno cartel del evento, fue otro de los autores invitados a esta fiesta del manganime y la cultura japonesa. Junto a él pudimos encontrar a lo mejor del manga nacional: Xian Nu Studio, Henar Torinos, Studio Kôsen, Elena Sempere y Lolita Aldea. Eso sí, poderles encontrar entre tanto stand comercial fue bastante complicado y había que echar mano tanto de las redes sociales como de los planos que habilitaron para poder saber dónde y cuándo toparnos con ellos y pedirles una firma.

El mundo de la música también tuvo su representación en Expomanga 2016 gracias Satsuki, la idol Yami Tabbi y Ruki-Chan, quienes no dudaron en darlo todo encima del gran escenario principal para que todos bailáramos cada uno de los temas de su repertorio. Tampoco nos olvidamos de los cosplayers, unos artistas de aguja e hilo que demostraron su arte y su buen hacer en este difícil mundo. Tuvimos con nosotros al dúo Twin Cosplay, a NORI KRUSPE, a Sil Moriyama y a Askal entre muchos otros.

Expomanga 2016

En cuanto a las actividades que se pudieron realizar, cabe decir que fueron un poco escasas. Además de una zona infantil para colorear y leer manga, otra con una especie de circuito hinchable y otra donde se practicaban artes marciales, se habilitó una pequeña zona de videojuegos con varios puestos en los que jugar a los últimos lanzamientos de XboxOne como Naruto Shippuden Ultimate Ninja Storm 4, por ejemplo. Aparte, y patrocinado por una marca muy conocida de alimentos, teníamos una gran pantalla en la que poder ver los últimos estrenos de animación y, de paso, llevarnos algunos sobres de fideos instantáneos. Si bien en un principio estas iniciativas son muy buenas y aportan más variedad al evento, lo cierto es que, en el caso de la pantalla en la que ver anime, era imposible poder seguir aquello que se emitía debido al estruendo que venía tanto del escenario principal como de los propios asistentes.

Siguiendo con las actividades, había que ser tremendamente habilidoso para encontrar la zona en la que las diferentes asociaciones se habían instalado, pues estaban muy al fondo del Pabellón número 12 de Ifema, una auténtica pena para todos aquellos que desean formar parte de los torneos tanto de videojuegos como de cartas u otro tipo de juegos de mesa. Lo mismo ocurrió con los stands no comerciales, los cuales pasaron inadvertidos en todo momento.

Expomanga 2016

Las exposiciones también tuvieron su momento de gloria en esta nueva edición del evento madrileño. Además de estar en lugares bien visibles para el público, estas ofrecieron una visión mucho más amplia tanto de Masasumi Kakizaki como de Vito Sicilia. Asimismo, los estudiantes de la academia de arte C10 contaron con un lugar en el que exhibir sus creaciones y dibujar en directo.

Al contrario que en otros Expomanga, esta decimoquinta edición contó con más puestos de comida que otros. Takoyaki, tartas personalizadas, yakisoba, pizza… la variedad era muy grande, al igual que el precio de cada producto. Relacionado con esto, otro de los puntos flojos del evento fue la usencia de un lugar específico para poder comer. Bien es cierto que había mesas para sentarse, aunque eran muy pocas en comparación con la cantidad de gente que se dejó caer por allí. Esperemos que para próximas ediciones tengamos una zona especialmente para comer y así no molestar al resto.

Expomanga 2016

Otro de los problemas que hemos experimentado en Expomanga 2016 está relacionado con el tema del sonido. Si bien se separaron bien las zonas por medio de las típicas pareces blancas, lo cierto es que no estaban insonorizadas ni tenían techo. Esto hizo que el ruido de fuera y del escenario principal llegara a todos los lugares del recinto, logrando que algunas charlas se vieran afectadas, como el encuentro con los fans de Masasumi Kakizaki que se celebró el sábado por la tarde. Veamos si poco a poco este inconveniente se va paliando para lograr una experiencia mejor para todos.

Talonianos, terminamos esta crónica de Expomanga 2016 con un buen sabor de boca en general. Por supuesto que hemos encontramos algunas cosas que se deben mejorar, tal y como os hemos comentado antes, pero lo cierto es que parece que paso a paso se está consiguiendo hacer un evento a la altura. ¿Será Expomanga 2017 capaz de superar a esta última edición? Os invitamos a que lo averigüéis junto a nosotros el próximo año.

Expomanga 2016