El mundo del folclore japonés puede resultar sorprendente a todos los niveles, sin embargo cuando has estado casi dos años hablando sobre yôkais a veces crees que ya no te puede sorprender nada… ¡Error! (¿Es que nunca aprenderé a dejar de pensar eso?). Nuestro invitado esta semana es uno de esos yôkais que deja huella en la memoria de la gente, porque no todos los días te encuentras a un ser con gran ojo brillante en el culo. Si, si, como lo leéis, y es que estoy segura de que el shirime no os dejará indiferentes.

尻目 (Shirime)

El shirime es un yôkai con apariencia humana; de hecho, de lejos puede parecer un ser humano normal y corriente. Suele aparecerse a los viajeros que transitan los caminos a altas horas de la noche. Debido a la falta de luz la víctima no ve ninguna anomalía hasta que el shirime está ya cerca. Suele ir vestido con kimono, y una vez se acerca se puede apreciar que no tiene rasgos faciales, como el noppera-bo. Una vez que el shirime está a pocos metros de su víctima se remanga el kimono por la cintura, se dé la vuelta, se agacha y se separa las mollejas de las nalgas, mostrando al “acongojado” caminante su grande y luminoso ojo, situado… pues eso, en el ojete.

shirime-02

 

Así es, talonianos, el shirime no tiene ojos en la cara, pero tiene uno en el culo que no duda en enseñar a todo aquel al que quiere asustar. Pese a que la visión no debe de ser agradable, el shirime no es más que un yôkai travieso con tendencias exhibicionistas, inofensivo en el resto de los sentidos. Eso sí, antes de interrumpir tu camino te pregunta si “tienes un momento” para él (al menos es educado), aunque da igual lo que le respondas, llegado a ese punto ya es inevitable la visión de su “ojo”.

No se sabe mucho sobre el shirime, pues se han documentado pocos avistamientos ¿Será un yôkai con la capacidad de transformación como los kitsune? Algunas voces opinan que podría ser una evolución del noppera-bo, por la ausencia de rostro. O quizás es fruto de una moraleja, cuando te pare un extraño en la noche… ¡Sal corriendo antes de que se remangue el kimono!