Recordamos el último título de la trilogía original de Golden Axe… Otra entrega que no hace justicia al original.

Es muy curioso el caso de Golden Axe. Pese a ser una saga muy querida por los fans de la SEGA de antaño, la calidad de sus juegos es muy irregular. Tras unas primeras entregas fantásticas y algunos spin-offs de lo más interesantes como las aventuras en solitario de Ax Battler para Game Gear y Master System (con mecánicas calcadas de Zelda), el resto de los títulos de la franquicia son más bien bastante mediocres. No tenéis más que recordar el infame Golden Axe: Beast Rider de Playstation 3/Xbox 360, o el título que hoy nos ocupa: Golden Axe III.

Lanzado en junio de 1993 exclusivamente para SEGA Mega Drive, Golden Axe III es el punto más bajo de la trilogía original. Si recordáis bien, la segunda entrega de la saga no aportaba muchas novedades pero seguía siendo un título de lo más divertido, ¿verdad? Pues bien, este Golden Axe III introdujo numerosas novedades jugables, nuevos personajes y diferentes rutas alternativas para superar el juego. Aún así fue considerado un fracaso. ¿El motivo? Su infame apartado gráfico y la lenta velocidad a la que transcurría el juego.

Es más, desde SEGA fueron conscientes de que un juego así dañaría la imagen de Golden Axe en los tiempos de Mega Drive y decidieron no lanzar el juego fuera de Japón. De este modo, Golden Axe III fue considerado una rareza durante años, ya que muchos usuarios querían saber si era tan malo como decían. Con la llegada de los emuladores, en efecto se comprobó que, pese a los numerosos combos y habilidades de personajes; los nuevos protagonistas (cuatro héroes en los que se encontraban un hombre pantera y un gigante, ni más ni menos) y el siempre bien recibido modo versus, el juego no es digno de llamarse Golden Axe. Ni la presencia de Gillius Thunderhead fue capaz de salvar el título.

Eso si, desde 2007 está disponible en todo el mundo gracias a los recopilatorios lanzados por SEGA en Playstation 3, Xbox 360, PSP y en la Consola Virtual de Wii. ¿Seréis tan valientes de acercaros a este «diamante en bruto»?