Otra semana más retomamos el archivo olvidado de la Guía Blanca/Negra para marcarnos y un destino y a viajar en el tiempo a través del tiempo, hasta épocas remotas, para conocer el pasado de nuestros lugares favoritos de Japón. Para hoy hemos escogido todo un clásico: Akihabara, el barrio eléctrico de Tokio y uno de los iconos de la tecnología a nivel mundial.

Poca gente en el mundo no conoce, o ha escuchado hablar en alguna ocasión de Akihabara, el barrio de Tokio asociado a la tecnología, los video juegos y el mundo del manganime. Y últimamente también es un floreciente mercado para el fenómeno fan de las idol. Para aquellos que no hayan estado o visto en algún reportaje, Akihabara se expande varias manzanas desde su área central, situada a lo largo de dos manzanas en la avenida principal, desde la estación de metro JR del mismo nombre hasta dos manzanas en dirección norte, hacía la zona de Ueno, que conocimos ya en el especial historia de la semana pasada.

Akihabara-008

Tomando esa zona como su eje central se expande en todas direcciones en un radio de varias manzanas, en las cuales el visitante se encontrará con bloques y bloques de pisos, todos llenos de tiendas de manganime y videojuegos, así como de tecnología variada. Desde la planta baja, hasta el último piso (suelen tener entre 6 y 8 plantas, aproximadamente).

Pero Akihabara no siempre fue una bulliciosa calle llena de tiendas, de hecho retomaremos la historia de esta zona desde que era un árido y baldío cortafuegos de Edo. Sin ni siquiera unos árboles que alegrasen el paisaje yermo.

 

En algún momento de la era Edo (1603-1868) la zona, que de por sí no era ya muy frecuentada descontando algunas tiendas de armamento de poca calidad, sufrió un incendio que la dejó completamente despejada y deshabitada. Una zona ideal para ser nombrada como cortafuegos, pues en caso de incendio haría de barrera natural para que las llamas no alcanzasen el castillo de Edo.

Akihabara-001
Durante la restauración Meiji (1868-1912), ya sin un castillo que proteger, se alzó en el lugar un santuario al que se llamó Chinka, en el que residía un kami llamado Hibuse, conocido por proteger a la gente de los incendios. Por un error de interpretación, los habitantes de la zona creyeron que el santuario estaba dedicado a Akiba, otro de los dioses protectores contra los incendios, y la zona comenzó a llamarse popularmente Akiba no hara (la tierra de Akiba). En la actualidad aún se puede visitar este templo, que fue trasladado a la zona de noreste de Ueno.

A lo largo de los años el nombre fue variando hasta convertirse en Akihabara, y reconocido oficialmente cuando los ferrocarriles inauguraron en 1890 la parada de la zona con el mismo nombre. La apertura de la estación atrajo el comercio, especialmente el de frutas y verduras, lo que convirtió rápidamente la zona en un mercado.

Akihabara-004

Tras la Segunda Guerra Mundial un gran número de ingenieros, que habían que se encontraban dispersos alrededor del mundo, regresaron a Japón para ayudar a reconstruir el país, por aquel entonces en Akihabara se habían establecido  pequeños talleres bajo las vías de reparación de teteras y arroceras, y se convocó en aquella zona a los ingenieros. Dado que el único medio de información y distracción por aquel entonces era la radio los ingenieros se dedicaron a la reparación de aparatos de radio para que la población pudiera estar informada y proporcionarle un medio de distracción en aquellos años duros de la posguerra.

En la década de los 60 y los 70 comenzaron a venderse electrodomésticos en Akihabara, en una evolución natural sobre las arroceras y los aparatos de radio. Pronto comenzaron a aparecer también las tiendas de ordenadores personales y los equipos estéreo dieron pie a un bullicioso mercado de música en Akihabara. Finalmente, el gran éxito en los años ochenta de la Family Computer dio pie a todo el mercado de los videojuegos que conocemos hoy en el barrio eléctrico, que comenzó en esa época a expandirse. Los videojuegos para adultos crearon un fenómeno fan de las chicas en 2D, las tiendas de música abrieron las puertas a la cultura pop, y mezclando ambos contenidos nació la cultura otaku y el barrio eléctrico más conocido en el mundo entero.

Akihabara-005

 

La ciudad del futuro, tal y como se describía a Akihabara en los primeros libros educativos de la post-guerra en Japón, se ha hecho realidad.

 

Akihabara-006

Akihabara-008

Imágenes: Cultura Japan