Échate a temblar y disfruta de los hermosos chicos de Prince of Stride: Alternative, serie que hoy protagoniza nuestra reseña.

Después de unas semanas de relax para poder tomar nuevas ideas de series que presentaros, volvemos un jueves más con una reseña de un manganime muy veraniego que, no obstante, hace que te acalores y sudes como un pollo con sólo verlo. Una serie deportiva (de estás que supuestamente no gustan a la gente pero que ahora muchas empresas de manga y anime editan en todo el mundo) en la que, una vez más, se prima la amistad y el trabajo en equipo por encima de todo y que cuenta con una animación muy básica y una banda sonora moderna y pegadiza . Con todos vosotros, Prince of Stride.

Historia

Prince of Stride: Alternative

Desde muy pequeño Riku Yagami ha estado practicando con su hermano mayor, Tomoe Yagami, el stride, un exigente deporte consistente en realizar carreras a gran velocidad por la ciudad en las que los corredores se pueden valer del mobiliario urbano para realizar saltos, peripecias y tomar atajos que les permitan ganar velocidad y acortar el recorrido original establecido. Sin embargo, Tomoe tiene tal obsesión con este deporte que le hace esforzarse en él sin ningún tipo de límite con tal de mejorar sus tiempos. Esto hace que Riku, quien a pesar de sus esfuerzos no es capaz de igualar (mucho menos superar) a su hermano, empiece a odiar el stride por haberle robado no sólo gran parte de su niñez, sino también a su hermano.

Por su parte, Nana Sakurai es una joven que creció viendo las competiciones escolares de stride y enamorándose cada día más de esta práctica deportiva. Tras ver una carrera del club de stride de la Academia Hōnan en la que competían Tomoe Yagami, Heath Hasekura y Kyōsuke Kuga, Nana decide apuntarse a dicho instituto para formar parte del equipo de sus amores. Pero, cuando llega, se encuentra con que este está a punto de extinguirse tras la marcha de muchos de sus miembros, entre ellos Tomoe y Kyōsuke.

Por azares del destino, y después de que su propio hermano abandonase el centro, Riku acaba apuntándose a la Academia Hōnan. Lo que de ninguna manera esperaba era ser acosado por la propia Nana y por un extraño sujeto llamado Takeru Fujiwara, quienes no pararán hasta que Riku acepte unirse con ellos al club de stride para revivirlo y volver a la competición. Pero, más allá de mejorar sus tiempos, Riku deberá hacer frente a sus fantasmas para poder dar lo mejor de sí junto a todos sus amigos.

Prince of Stride es una serie de novelas creadas originalmente por Shūji Sogabe en colaboración con los escritores Naruki Nagakawa (volúmenes 1-3) y Yō Asahi (volúmenes 3-6) y el ilustrador FiFS. La primera de ellas se puso a la venta bajo el sello editorial ASCII Media Works en noviembre de 2012. Desde entones, tal y como se ha mencionado, se pueden encontrar seis tomos en el mercado japonés.

Videojuego

En verano de 2015 salió a la venta el primer (y hasta ahora único) juego de esta serie. Este fue desarrollado por Kadokawa Games y Vridge para la plataforma Play Station Vita.

Prince of Stride: Alternative

Manga

A finales de 2015 también vio la luz la adaptación a cómic japonés de esta historia de superación y deportividad. Dibujado por Teruko Arai, el manga salió al mercado bajo el título Prince of Stride: Galaxy Rush en la revista Dengeki Maoh, de Kadokawa. Actualmente sigue en activo, no habiéndose puesto a la venta ningún tomo a día de hoy.

Prince of Stride: Alternative

Anime

Por último, pero no por ello menos importante, entre enero y marzo de 2016 se emitió Prince of Stride: Alternative, la adaptación animada de la obra original creada por Shūji Sogabe. Dirigida por Atsuko Ishizuka para el estudio Madhouse, y contando con guiones de Taku Kishimoto, la serie estuvo compuesta por doce episodios con final cerrado que se emitieron en los canales nipones AT-X, Tokyo MX, SUN, KBS, TVA y BS11.

Prince of Stride: Alternative

Conclusión

Prince of Stride no es una obra remarcable pero sí entretenida. Se trata de la típica serie que te sirve para ampliar tus conocimientos manganime y tener un poco más de bagaje en esta rama cultural pero que no se graba a fuego en tu memoria ni te hace quedarte en ascuas sobre qué sucederá en los siguientes capítulos (aunque tiene sus momentos).

En lo que respecta al manga, este está realizado con unos diseños de personajes muy básicos que se mueven en fondos poco desarrollados. Esto llama mucho la atención dado que el stride bebe mucho del entorno, ya que los corredores se sirven de este para hacer saltos y filigranas en el aire. Por ello, la ausencia o escasez de fondos que justifiquen algunos de los movimientos de los personajes resulta, cuanto menos, sorprendente. Asimismo, la obra carece de tantas líneas de movimiento como cabría esperar en una obra de semejantes características y temática, dando prioridad a diseño diferencial y único de cada uno de los personajes y a sus emociones y relaciones interpersonales.

Si nos centramos en el anime, este es muy fiel a la versión en papel en cuanto a diseño de personajes se refiere. Bien es cierto que la animación es un tanto simplona (por no decir cutrilla), ya que cabría esperarse un poco más de dedicación y esmero en una serie actual. Aún así, sus doce episodios son suficientes para engancharte, aburrirte, seguirla por monotonía y volver a emocionarte con el último episodio. Todo, como ya se ha mencionado, en tan sólo doce episodios. Mención aparte merece la banda sonora. Un acompañamiento musical con toques tecnos y dramáticos, lleno de energía y que complementa a la perfección con cada momento de la narración en que se escucha.

Si ya estás de vacaciones (o sin estarlo) y no sabes qué hacer con tu vida, saca un rato y échale un vistazo a Prince of Stride. Porque, como ya sabréis, nunca se sabe dónde se va a encontrar ese filón que te haga disfrutar como nunca de tu tiempo de ocio.