Hoy recordamos el segundo Fire Emblem en llegar oficialmente a Occidente. ¿Pudisteis catarlo en su momento?

Por si hay algún despistado en la sala, en el Retroanuncio proseguimos con nuestro repaso dominical por la saga Fire Emblem. Hoy es el turno de hablar de la tercera y última entrega lanzada en Game Boy Advance, y segundo juego de la franquicia en llegar a Occidente: Fire Emblem: The Sacred Stones.

Gracias a lo bien que funcionó Rekka no Ken, Nintendo se animó a lanzar en 2005 Fire Emblem: The Sacred Stones, octava entrega de la saga desde sus vetustos orígenes en Famicom.

The Sacred Stones nos manda de lleno al continente de Magvel, invadido por una serie de monstruos y criaturas infernales. Nosotros encarnamos a los príncipes gemelos Ephraim y Eirika, del reino de Renais. Como gran novedad en The Sacred Stones, encontramos dos arcos argumentales muy diferenciados, casi como si fueran dos juegos. Llegado a un cierto momento en el juego, se desbloqueará una ruta diferente para cada protagonista, cada uno con sus propias misiones, escenarios y personajes. Sumadle a ello un modo multijugador para cuatro jugadores, así como varios modos extra adicionales sólo aptos para masocas, y lo cierto es que tenéis Fire Emblem para rato.

Eso no impidió que The Sacred Stones recibira ciertas críticas por parte de la prensa especializada: para empezar, era la primera vez que podíamos subir de experiencia en encuentros opcionales, algo habitual en las últimas entregas de la serie, pero nuevo por aquel entonces. Esto fue visto como algo negativo ya que hacía que a la larga el juego fuera más sencillo. Por otro lado, las escasas novedades jugables respecto a Rekka no Ken hicieron que The Sacred Stones recibiera otro tirón de orejas.

Pese a todo, esto no impidió que el título vendiera moderadamente bien tanto en Japón como en Occidente, siendo relanzado en Nintendo 3DS como parte del programa de embajadores de la consola, allá por 2011.

Os dejamos con el anuncio japonés del título, muy dramático e incomprensible, así como el tráiler del juego incluido en el propio cartucho. ¡Dentro vídeos!