Si una fórmula ha resultado ser buena, ¿conviene repetirla o recurrir a una nueva? No faltan los jugadores que afirman que todos los juegos de Game & Watch son iguales. Sería generalizar mucho, pero sí que se puede decir que algunos de ellos comparten una jugabilidad idéntica, llevada a cabo con una temática muy diferente entre sí.

Fire, Parachute, Chef, Life Boat y Tropical Fish, título que nos ocupa, tienen demasiado en común. En todos ellos, el protagonista se mueve hacia los lados para impedir que personas, animales o comida caigan al suelo o al agua. Podrá parar todos estos elementos con una cama elástica, con botes, con sartenes o hasta con peceras, pero la velocidad aumentaría por momentos. Los seres y objetos volarían casi al mismo tiempo y siempre, una caída equivaldría a una vida perdida.

Tropical Fish recurrió a esta misma fórmula en 1985. Y aunque no consiguió la misma popularidad que Fire o Parachute, puede presumir de ser uno de los modelos más codiciados por los coleccionistas. Ya se sabe, cuánta menos gente lo adquiriese en su momento, más difícil sería encontrarlo años después…

 

¿Una pecera o el mismo Océano Atlántico?

Tropical Fish formó parte del modelo New Wide Screen de Game & Watch, con la sencillez como protagonista. Su personaje principal era un hombre, preocupado por los pececillos. A ambos lados de su casa, tenía dos acuarios grandes. Sin embargo, si a tener a los pobres peces encerrados en unos pocos metros le sumamos que quizás no les alimentase adecuadamente, tendríamos la razón de por qué los animales decidían escaparse en masa.

Tropical Fish juego

Hay que tener varios detalles en cuenta. El primero es que, tal vez, los peces estuvieran muy aburridos por no regresar al mar. ¿Por qué si no iban a saltar de su acuario para pasarse al de enfrente? Lo segundo: ¿se han comunicado entre ellos para saltar todos al mismo tiempo? Tercer detalle. El hombre se mueve continuamente hacia los lados, con una pequeña pecera en la mano, para que ninguno caiga al suelo.

¿Cómo se posible que quepan en ella varios peces al mismo tiempo? Simulando el modelo del mismo Océano Atlántico, la pecera siempre mantenía agua en su interior. No importaba que quinientos peces entrasen y saliesen, salpicándolo todo. Dejando los misterios a un lado, lo que sí que está claro es que, en este juego, Nintendo volvió a recurrir a los trágicos finales, tan comunes en la consola.

Los tiburones esperaban a los paracaidistas, los leones perseguían a los vigilantes del circo para darse un atracón, un enorme pulpo atrapaba a los submarinistas y los portadores de maletas se ahogaban en un mar repleto de tortugas. En esta ocasión, los pececillos también tendrían un trágico final si caían al suelo.

El jugador perdería una vida, y los animales serían devorados por un hambriento gato (¿no era el mismo que pinchaba las salchichas en Chef?). Apenas tendrían tiempo para dejar de respirar, puesto que el felino corría de lo lindo en busca de su comida.

 

Peces miedicas vs. Peces valientes

Con un panorama así, es lógico que el protagonista hiciera todo lo posible por salvar la vida de sus peces (o por no ser denunciado por grupos ecologistas). Fue a través de unos controles sencillos, resumidos en izquierda y derecha, como se movería hasta alcanzar cuatro posiciones diferentes. Por norma general, los peces llegaban de un acuario a otro, y precisaban de varios saltos con paradas en la pecera movediza para llegar a su destino.

Tropical Fish game & watch

Al igual que buena parte del catálogo de Game & Watch, Tropical Fish tuvo una modalidad B idéntica a la A, pero de mayor dificultad. Era en ella donde los pececillos se arrepentían de su aventura y, muertos de miedo, decidían regresar a su lugar de origen. Esto aumentaba el caos, ya que su protector tendría que volver a por ellos en el momento más inesperado y, quizás, sacrificar la vida de otro valiente.

Junto a su atractiva temática, y ya que su jugabilidad no puede considerarse demasiado original, es lógico que este título sea recordado por su estética. El color estaba presente en los muebles de la casa. En las ventanas, en el suelo, en las plantas y en los ladrillos. Los detalles lo diferenciaron de otros juegos más simplones

Tropical Fish hizo su aparición en Game & Watch Gallery 4 y, a diferencia de otros títulos, tuvo que conformarse con su versión clásica. Esta vez, Mario y compañía no se pondrían en la piel del protagonista, a pesar de que no hubiese sido muy complicado de llevar a cabo.

El hambriento gato podría haber sido Yoshi, mientras que cualquier otro, con los brazos lo suficientemente largos como para sujetar la pecera, podría haber tenido el papel de protagonista. ¿Y los peces? Los Cheep-Cheep, huyendo de las bombas y con recompensas como estrellas, habrían hecho una buena tarea. ¡Hasta el próximo Retromanía, talonianos!