MANGA Y ANIME
Now Reading
BL Section: Three Wolves Mountain
0

BL Section: Three Wolves Mountain

by Semesuke4 Agosto, 2016

¿Qué mejor que ir a la montaña para huir del calor? Gracias a ello podemos encontrarnos historias tan apasionantes como la de Three Wolves Mountain.

¡Muy buenas, talonianos! Parece que ha pasado una eternidad desde la última vez que me pasé por aquí para proponeros una obra de género yaoi con la que hacer volar vuestra imaginación y pasar un rato agradable y entretenido. En estas semanas de merecidas vacaciones he tenido tiempo de redescubrir una obra de la que me enamoré hace tiempo y que había olvidado en el caos de mangas y animes que es mi habitación. Así que hoy vuelvo un jueves más con otro manga de temática BL que aborda un amor que a priori parece imposible entre el cuidador de un cementerio y un jovencísimo hombre lobo. Flipante, ¿a que sí? Pues lo cierto es que se trata de una historia muy divertida que mezcla el drama y la tensión sexual (inicial) no resuelta con un humor dosificado a lo largo de la obra, al igual que las numerosas escenas de sexo. Hoy tengo el honor de presentaros Three Wolves Mountain.

Sinopsis

Jiro y Tarou Tsukihara son un par de hermanos muy peculiares. Mientras que Jiro tiene apariencia humana, Tarou es un lobo con todas las de la ley. Ambos han sido expulsados de su familia, lo que les ha llevado a vagar sin rumbo fijo en busca de un lugar en el que poder comenzar desde cero. En su travesía se encuentran con Kaya Susugi, el guarda de un cementerio. Kaya resulta frío y borde a primera vista, aunque en el fondo es un hombre atento, gentil y muy apañado. Un anfitrión perfecto que regenta una cafetería a los pies de una montaña cercana al cementerio que debe salvaguardar. El único problema es que Kaya también carga con el peso de un pasado turbio y oscuro que no le permite avanzar tanto como desearía.

Three Wolves Mountain

Cuando Jiro y Tarou se instalan temporalmente en casa de Kaya, los tres comienzan a desarrollar una relación que cambiará por completo su carácter y su manera de relacionarse con los demás. En especial en el caso de Jiro quien, a las puertas de comenzar a experimentar los instintos más primarios y naturales de los animales, empieza a sentirse atraído por el bueno de Kaya. Pero Kaya jamás se ha planteado la opción de compartir su vida con alguien, mucho menos con un niño (a sus ojos) semilobo y de su mismo género. La cuestión será saber si tanto Kaya como Jiro podrán dejar de lado sus cargas familiares para iniciar un camino que les una tanto en sus quehaceres como en su cama.

Impresiones

A estas alturas os habréis dado cuenta de que soy una apasionada de los tomos únicos, ya que permiten adentrarse en historias que en muchas ocasiones están muy bien armadas y que no requieren de una gran inversión ni económica ni de espacio (no me gustan las series largas porque son interminables, ocupan demasiado en las estanterías y, además, requieren que se invierta mucho dinero en ellas. Aunque he de reconocer que soy súper fan de muchos mangas que no son precisamente cortos). Por ese motivo, Three Wolves Mountain es un maravilloso volumen único que capta la atención del lector gracias a su temática. Los vampiros y hombres lobo son temas recurrentes que nunca pasan de moda y que cuentan con muchos fans (aunque en esta ocasión no hay vampiros). Si a ellos se le suma la aparición de una figura siniestra y sombría (aunque Kaya no es así del todo) como lo es el guarda del cementerio, tenemos como resultado una obra muy peculiar que engancha desde las primeras páginas y que combina el drama con el humor de manera sabia y acertada.

Three Wolves Mountain

A pesar de que un tomo único puede suponer una extensión bastante justa para desarrollar una historia, lo cierto es que Naono Bohra, autora de esta obra, ha sabido desarrollar un manga fabuloso que cuenta con una trama principal de peso (la relación amorosa que va floreciendo entre Kaya y Jiro) y diversas tramas secundarias que permiten conocer con mayor profundidad a los personajes principales y el entorno en el que crecieron o han vivido hasta hacía relativamente poco. Estas, como algunos habréis supuesto por lo señalado en el resumen, están protagonizados por los familiares de ambas partes. Naono consigue en pocos capítulos crear un clímax de cercanía con el lector muy preciso y cuidado gracias a una historia concisa (desde el primer momento se ve que la autora narra exactamente todo lo que pretende desde un comienzo, sin dar vueltas sin sentido en la trama o enrevesarse con los detalles menos importantes), llena de tensión, con grandes e importantes momentos de elevada carga sexual (que a mí me encantan) que muestran a unos personajes mucho más humanos de lo que cabría esperar. Es cierto que algunas partes de la narración pueden parecer superficiales o poco profundas argumentalmente hablando, pero esa sensación se desvanece conforme se sigue leyendo la historia. Para cerrar el tomo único, la obra cuenta con una serie de historias extras adicionales que enseñan al lector una faceta más cómica de los personajes. De esta manera, todo el conjunto deja a quien se lo ha leído con un gran y dulce sabor de boca (el único “pero” es que te quedas con ganas de leer más porque, entre vosotros y yo, esta historia daría para una continuación que muestre con cierta perspectiva en el tiempo cómo le va a todos los personajes principales de la obra. Al menos a mí me habría encantado leer una pequeña continuación de la vida de Kaya, Jiro, Tarou y demás personajes).

Three Wolves Mountain

Ahora toca hablar del dibujo de este manga. No encuentro las palabras precisas para definir lo que sentí la primera vez (y aún siento) que leí esta historia. En un inicio me gustó mucho el tipo de dibujo de Naono, aunque había ciertos aspectos que lo hacían “raro” (como los primeros planos de los personajes, poco habituales pero que se amoldan perfectamente al ritmo de las viñetas; o las numerosas rayas sin sentido que a veces aparecen en las viñetas, rompiendo un poco la estética de estas, o los anchos bordes que a veces perfilan las siluetas de los personajes). A pesar de esto, el dibujo de la mangaka y sus ayudantes está muy bien equilibrado, con personajes proporcionados y fondos acordes a cada momento llenos de detalles que, sin ser recargados, ayudan a crear un ambiente mágico perfecto para Kaya y Jiro (y el resto). Y hablando del resto de personajes, la gran sorpresa llega de la mano de Tarou, el hermano lobo de Jiro. Mi sorpresa fue mayúscula cuando vi la manera tan natural con la que la autora representa al lobo, un animal hiperrealista con un pelaje asombrosamente real (todavía sigo flipando con la habilidad de esta mujer y sus ayudantes para hacer este tipo de dibujos), para luego convertirlo en una mera caricatura cómica del gran animal que es. En serio, no es lo mismo decirlo que verlo, por eso os animo a darle una oportunidad a esta historia porque desde la trama hasta el dibujo todo es alucinante (al menos desde mi punto de vista, aunque soy consciente de que hay obras de mayor calidad. Pero cuando algo te llega  la patata, te llega y punto). Además, he de mencionar la gran expresividad de los personajes (excepto Kaya, pero es tan majo que se le perdona la cara de empanao’ que muestra a veces) que ayuda a recrear la acción y emoción de cada momento, además de la marcada y bien definida personalidad de cada personaje que hace desarrolles un feeling con cada uno de ellos, ya que son capaces de afrontar por sí mismos (con sus fortalezas y debilidades) cada momento y salir airosos. Por supuesto, tal y como he dicho con anterioridad, también hay que mencionar el humor que salpica la historia aquí y allá sin llegar a ser cargante pero convirtiéndose en un pilar que ayuda a que el desarrollo de la historia sea más fluido, ameno y el drama sea menos concentrado (lo que muchas veces se agradece).

Y por fin llegamos a mi parte favorita: las escenas más ‘hot‘. Ese es uno de los mangas poco conocidos con más escenas lemon que he leído en mis años como fan de este género (obviado obras de sobra conocidas y referentes en el yaoi como pueden ser las de Shungiku Nakamura). Estas, lejos de ser soeces, resultan muy hermosas y bien narradas. Three Wolves Mountain no es de esas historias en las que cualquier cosa sin sentido sirve para que la pareja principal se vaya a la cama a hacer sus cosas. Aquí tenemos encuentros bonitos (y peluditos, que las orejitas y colita de lobo dan para mucho) en los que los personajes dejan salir la mejor versión masculina de sí mismos para nuestro gozo y alegría. Además, se muestra casi todo tal y como es (la censura es mínima, aunque está ahí), lo que ayuda a meterse con muchas más ganas en la historia, viviendo con los personajes cada momento de su relación. Estas escenas le ponen la guinda al pastel de un manga que esconde muchas sorpresas que no os puedo contar (porque es spoiler), pero que tiene que ver con los roles establecidos de seme y uke de las historias de esta temática.

Three Wolves Mountain

Three Wolves Mountain es una historia realmente bonita en la que la naturaleza de cada uno, ya sea hombre lobo o no, se muestra de una manera realmente sorprendente. Eso es gracias, por supuesto, al trabajo realizado por la autora. Un trabajo que se complementa con un estilo de dibujo que, si bien puede chocar en un primer momento por ser demasiado “raro” (nos referimos, por ejemplo, a los primeros planos de los personajes), finalmente logra cautivarnos por completo y enamorarnos tanto de los parajes que se muestran como de los protagonistas. Estos son la mar de maravillosos y cercanos, logrando así llegar con mucha facilidad hasta el kokoro de cualquiera que se decida a sumergirse en esta obra. Aprovecho este breve espacio final para resaltar también la genialidad de una idea de Naono que me impactó en cuanto la vi. Se trata del hecho de aprovechar las noches de luna llena no sólo para convertir a Jiro en un semilobo, sino también para convertir a Tarou en un semihumano. ¡Ese detalle mola mogollón! Y, además, me sorprendió gratamente, ya que no es común encontrarse este tipo de giros argumentales en obras protagonizadas por hombres lobo o lobos en sí.

Lo mejor

  • La historia tan bella que se nos presenta.
  • El dibujo lleno de detalles.
  • Los giros/innovación de algunos personajes, como la transformación de Tarou en semihumano.
  • Las escenas de sexo (ricas y diversas, como a mí me gustan).

Lo peor

  • El dibujo a veces flojea, sobre todo con la sensación de suciedad de algunas líneas y perfiles de personajes (aunque en otros momentos es espectacular, por eso también lo pongo en el apartado de “Lo mejor”, jeje).
  • Hay personajes que tienen más protagonismo del que deberían.

Three Wolves Mountain

Ficha Técnica:

Título: Three Wolves Mountain .
Autor/a: Naono Bohra.
Tipo: Yaoi.
Género: Romance, drama.
Revista: b-Boy Zips
Editorial: Biblos/Libre Shuupan
Año: 2003
Número de tomos: 1

About The Author
Semesuke