El Retroanuncio se despide de Fire Emblem con uno de los mejores (y más difíciles) títulos de Wii.

Wii tiene el lujo de contar con el último Fire Emblem lanzado en una consola de sobremesa hasta la fecha. Fire Emblem: Radiant Dawn fue lanzado en 2007 en Japón y Estados Unidos, mientras que nosotros, habitantes del territorio PALeto, tuvimos que hacerlo un año después.

Nos encontramos ante una secuela directa del fantástico Path of Radiance (no en vano el desarrollo del juego comenzó en Game Cube), en el que volvemos a los reinos de Crimea, Daein y el resto de territorios del continente de Tellius.

Ike y sus mercenarios se alzaron triunfantes contra el loco del rey Ashnard. Pero la paz no ha llegado. Daein ahora es un estado vasallo de Crimea y se ve sometido a todo tipo de atropellos por los vencedores. De esta manera, comenzamos controlando a Micaiah, una joven que lidera la Brigada del Alba en una lucha contra Crimea, con el fin de ayudar al joven e inexperto rey Pelleas, hijo del fallecido Ashnard. Pero lo que parece ser una vuelta de tuerca a los acontecimientos del anterior Fire Emblem esconde muchísimo más.

Nos encontramos ante un juego gigantesco, dividido en cuatro grandes partes, con un total de 45 capítulos en total (casi el doble que los Fire Emblem de Nintendo 3DS), en el que personajes de Path of Radiance se unen nuevas caras en una historia épica que trata temas tan universales como la absurdez de la guerra, las miserias de los vencidos en los conflictos, el racismo y la religión. Es más, desde este Radiant Dawn, ninguno de los Fire Emblem posteriores ha podido estar a la altura en cuanto a trama se refiere.

Las mecánicas jugables de la saga se mantienen con alguna que otra novedad: las unidades beorc (humanas) pueden promocionar a una tercera clase, algo no visto desde Fire Emblem: Gaiden, y se unen nuevas tropas laguz (cambiaformas) al juego.

Como detalle interesante, sabed que el título fue doblado a nuestro idioma en sus escenas de vídeo, siendo este uno de los pocos casos en los que un J-RPG (Tactic en este caso) cuenta con voces en español. Si conocéis alguno más, por favor, hacédnoslo saber. Además, si tenemos una partida guardada de Path of Radiance podemos contar con personajes más poderosos y desbloquear nuevos diálogos.

El título fue un éxito a nivel de crítica, aunque hubo consenso al considerar como aspectos negativos su elevadísima dificultad (nada nuevo bajo el sol), sus gráficos reguleros (algo ya presente en Path of Radiance) y que el ser secuela directa del anterior juego podía echar para atrás a nuevos jugadores. Todo ello hizo que el juego pasara muy desapercibido a nivel de ventas, y a día de hoy las copias del juego tengan un precio estratosférico. Así que si encontráis el juego a un precio medianamente asequible, lanzaos por él como posesos.

Os dejamos con el anuncio americano del juego, y una tanda de vídeos japoneses, tan solemnes como épicos.