Ponte a punto y prepara tus mejores galas para participar en los conciertos más divertidos y alocados. Os presentamos Hatsune Miku: Project Diva X.

Si hay una idol que ha logrado escalar a la cima del éxito es, sin ninguna duda, Hatsune Miku. Esta joven de largos cabellos y voz adorable ya es parte de la historia de la música nipona debido a sus pegadizos temas y a unos conciertos multitudinarios que han dado la vuelta al mundo. Por supuesto, el mundo de los videojuegos no ha dejado pasar la oportunidad de traernos los mejor de Miku gracias a la saga Project Diva. Una saga que, desde hace unos días, cuenta varios títulos en el mercado. Nosotros, fans de todo lo relacionado con Miku, ya hemos jugado a esta entrega, Hatsune Miku: Project Diva X.

¡Todos a bailar como si no hubiera un mañana!

El mundo de los idols virtuales, lugar donde residen Miku, Kaito, Luka y el resto de estrellas Vocaloid, está en serio peligro, pues ha perdido su luz. Nuestro deber es ayudarles a recuperar su resplandor recopilando toda la energía posible de sus canciones mientras, de paso, repasamos todo lo indispensable para ser un buen idol (tener elegancia, ser guay, etc.). Para ello debemos seguir el ritmo de todos y cada uno de sus temas, pues si no lo hacemos nuestros chicos dejarán de cantar y el juego acabará. ¿Cómo seguimos las canciones? fácil. Mediante una combinación de cruceta y los botones círculo, cuadrado, triángulo y equis hacemos que la música no deje de sonar en ningún momento. Todo está unido de tal manera que case perfectamente la melodía con el movimiento que debemos hacer a continuación, aunque eso no le resta dificultad al juego, más bien al contrario.

Hatsune Miku: Project Diva X

Aunque nos sepamos al dedillo los treinta temas incluidos siempre hay alguna nota que se nos escapa, bien porque no nos damos cuenta de ella por culpa de los elementos que pasan por delante de la pantalla (peces en un escenario marino, fantasmas en un concierto de Halloween) o bien porque no la hemos visto debido a lo rápido que se mueven. Y es que, dependiendo de la canción que interpretemos o del escenario donde estemos, las notas se mueven de una manera o de otra, invitándonos a estar muy atentos a la pantalla. Por ejemplo, si nos encontramos en un escenario en el que caen flores de cerezo, las notas aparecerán de igual forma que las rosadas hojas. Por otro lado, los diferentes niveles de dificultad que se van desbloqueando a medida que avanzamos en la aventura ofrecen horas y horas de pique y rejugabilidad tanto para lograr sacar la canción completa como para conseguir la mejor puntuación. A pesar de que al principio el sistema es bastante caótico (en especial para los recién llegados al universo Project Diva), una vez que se le coge el tranquillo se disfruta de principio a fin.

En determinado momento del concierto, si logramos realizar correctamente una serie de notas especiales de estela arcoíris, pasa algo muy exclusivo y espectacular a partes iguales. Nuestros cantantes se cambian de ropa para terminar la actuación de la forma más bonita posible. Esto también suma puntos al final, por lo que no hay que dejar pasar la oportunidad de renovar el vestuario en directo.

Hatsune Miku: Project Diva X

Relacionado con esto último, Hatsune Miku: Project Diva X ofrece un gran abanico de vestidos y trajes para cada uno de los personajes disponibles. Cada atuendo le da más o menos poder a nuestros cantantes, así que es recomendable ver qué prometen antes de escoger alguno. Asimismo, y para darle un toque diferente al modelito elegido, se ha incorporado un gran número de complementos tales como alas de demonio, orejas de gato, máscaras, etc. Si sabemos combinarlos bien nuestro porcentaje de acierto en las notas aumenta. Cabe destacar que este punto es incluso más divertido que participar en los conciertos, pues hay veces que nos pasamos más tiempo escogiendo qué van a llevar nuestros idols que jugando una canción tras otra. Los fans de la personalización se lo pasarán en grande con este punto.

Aparte de la trama principal, tenemos eventos especiales en los que tenemos que organizar un concierto completo, el cual debe estar formado por tres canciones y tres intérpretes. Esto ayuda a desbloquear objetos especiales y a disfrutar de charlas nuevas entre Miku y sus amigos.

Hatsune Miku: Project Diva X

Si somos de los que preferimos ver a jugar, podemos disfrutar de cada una de las letras de las canciones mientras nuestro amigo/a juega, pues en la zona donde se encuentra la puntuación va apareciendo todo lo que quiere decir la canción en todo momento. Bien en japonés o inglés (eso depende de nosotros), ya no tenemos excusa para aprendernos la letra, talonianos.

Pero como no sólo de cantar y bailar vive el idol, también hay espacio para la amistad. Durante todo el juego nosotros somos uno más dentro del mundo Vocaloid, pues Miku y compañía nos hablan en todo momento como si fuéramos su representante. Nos piden consejo, nos hacen preguntas sobre qué debe ser un idol… También debemos aumentar su nivel de amistad hacia nosotros a través de regalos. Estos pueden ir desde un gatito de peluche y un póster hasta comida. Dichos regalos se los podemos dar en el momento en que queramos, aunque hay veces que ellos mismos nos dan pie a que se los ofrezcamos. Si Miku dice que quiere tomarse un descanso lo mejor es darle algo de comer para que recupere fuerzas; si Luka nos comenta que quiere redecorar la sala donde nos encontramos tendremos que darle algún póster o maceta. Al acertar en sus deseos el nivel de amistad aumenta, si lo hacemos mal nos tocará ver su carita de decepción.

Hatsune Miku: Project Diva X

Gráficamente, Hatsune Miku: Project Diva X no ofrece grandes alardes ni consigue dejarnos con la boca abierta con impresionantes cinemáticas. A los simples menús y cuadros de diálogo se suman unos escenarios algo vacíos. No obstante, dichos escenarios sorprenden por su colorido y por lo cuidados que están, al igual que los diseños de los personajes. Sus movimientos suaves y fluidos muchas veces nos obligan a fijarnos más en ellos que en las notas que se pasean por la pantalla, pues en muchas ocasiones parece que estemos ante un videoclip de Vocaloid que dentro de un juego musical.

Hatsune Miku: Project Diva X

En lo que respecta a la banda sonora, y teniendo en cuenta que estamos hablando de un juego musical al cien por cien, tenemos que decir que es realmente buena. Además de incluir temas que ya aparecieron en juegos anteriores, Hatsune Miku: Project Diva X ofrece nuevas canciones que se escuchan perfectamente y en las que no hay bajones de ningún tipo. En los menús las canciones son más escuetas y simples, aunque cumplen con su cometido perfectamente. Por último, pero no menos importante, Miku y compañía nos hablan en japonés (les podremos entender gracias a los textos en inglés).

Hatsune Miku: Project Diva X ya se puede encontrar en formato digital en la PlayStation Store tanto en PlayStation 4 (44,99€) como en PlayStation Vita (29,99€). Gracias a su función Cross-Save podremos jugar donde queramos en el punto exacto donde lo hayamos dejado en la otra consola. Aparte, los numerosos DLC’s que se pueden encontrar le aportan al juego muchas horas de vida. Unas horas muy divertidas en las que no pararemos hasta aprendernos todas las canciones y bailes del universo Vocaloid.