¿Qué es más importante, el amor o ir directamente al “asunto”? Ese es el dilema de Yamada, protagonista de B Gata H Kei, quien se pone un reto sexual muy peculiar. ¿Lo conseguirá realizar?

Tras un parón veraniego demasiado largo, volvemos nuevamente con nuestros manganálisis. En esta ocasión, y aprovechando el inicio de la vuelta al cole, os vamos a hablar de una obra poco apta para menores debido a las intenciones poco sanas (según cómo se miren) de la protagonista. Una comedia romántica escolar con tintes ecchi protagonizada por una chica vergonzosa pero con un cometido claro y conciso para su etapa en secundaria. Con todos vosotros, B Gata H Kei.

Historia

B Gata H Kei

Yamada es una estudiante de secundaria popular y admirada por sus compañeros que tiene una obsesión que no la deja tranquila: considera que sus pechos son demasiado pequeños. Por ello, y con la intención de hacer madurar su cuerpo lo más rápido posible (según sus propias convicciones), se pone una meta de lo más ridícula y curiosa. De hecho, su intención es la de perder la virginidad y acumular el sorprendente récord de cien relaciones sexuales con chicos distintos durante su etapa en el instituto. Sin embargo, su popularidad, sumada a su falta de experiencia en el terreno sexual, hace que la chica sea muy meticulosa a la hora de elegir a esa primera persona que la inicie en los dominios de las relaciones carnales. Porque ya se sabe que para ello no vale cualquiera. Por eso, Yamada busca a un chico que, al igual que ella, sea un completo inexperto en ese terreno, pero que muestre las características más destacadas de alguien varonil que la haga sentirse segura y la lleve hasta el final con un elevado porcentaje de éxito.

Todo ello lleva a Yamada a poner sus ojos sobre Takashi Kosuda, un compañero de clase que hasta la fecha había sido invisible para ella pero que parece reunir todos los requisitos necesarios para el cometido que tiene en mente. Tras seleccionar a su presa, Yamada comienza un extraño flirteo con Takashi, quien no acaba de comprender ni la manera de actuar de su compañera ni sus intenciones. Aún así, las continuas insinuaciones de Yamada harán que el chico comience a sentirse lentamente interesado por ella, lo que romperá todos los esquemas de Yamada. Porque, ¿qué es más importante, el sexo con amor o sin él? Esa diatriba y sus ansias por alcanzar su objetivo, además de los consejos de su mejor amiga (Miharu Takeshita) y los celos despertados por la ligona de su hermana menor, hará que Yamada se encuentre en el centro de una carrera contrarreloj entre sus deseos y sus sentimientos.

B Gata H Kei es un seinen escrito y dibujado por Yōko Sanri que nació como un one-shot que se publicó en el especial Makaku de la revista Monthly Young Jump, propiedad de Shueisha, así como en la revista Weekly Young Jump en el año 2003. La obra comenzó a publicarse de manera regular en las páginas de la Weekly Young Jump un año después, en 2004. Esta terminó en 2011, siendo recopilada en un total de nueve volúmenes.

Anime

El estudio Hal Film Maker fue quien decidió echarle un par para trasladar esta historia a la pequeña pantalla. Bajo la dirección de Yusuke Yamamoto, el anime comenzó a emitirse en la televisión nipona en abril de 2010 en diversos canales (entre ellos KBS, Tokyo MX, tvk, TV Wakayama, AT-X, Chiba TV, Mie TV y Nara TV). Tras una temporada compuesta por doce episodios que dejaron la trama abierta para una posible continuación, la historia llegó a su fin en junio de 2010. Cabe destacar que el equipo de producción recibió diversas amenazas en relación al contenido de la historia y la manera de expresarlo en la serie de animación, la cual fue seguida en su mayoría por niños menores en vez de por el público al que realmente se dirige la obra, los adolescentes.

B Gata H Kei

Conclusión

B Gata H Kei es una historia ecchi de tantas que se pueden encontrar en Japón pero que ha conseguido traspasar las fronteras de ese país para darse a conocer en otras partes del mundo. Su manga, compuesto por una estructura simple de ocho viñetas por páginas y bastante sencillo de leer (sus capítulos, a excepción del primero, no sobrepasan las diez páginas, lo que hace que en ocasiones el lector tenga la sensación de haberse quedado a medias con la historia que se cuenta en ese capítulo), narra la evolución de dos personajes completamente opuestos que están condenados a entenderse. Por un lado la protagonista, Yamada, acosada por una inexplicable necesidad de iniciar rápidamente su vida sexual, aprende que en la vida hay cosas más importantes que las relaciones sexuales para madurar y convertirse en una mujer de provecho (o algo así, porque al final no queda demasiado claro, ya que ella sigue con su ahínco en restregarse por algún sitio del instituto a modo de “recuerdo”). Por su parte, Kosuda también evoluciona pero de manera distinta, demostrando que los chicos del montón pueden terminar realizando sus sueños.

B Gata H Kei

Dado que esta obra es una comedia, esta cuenta con numerosos guiños cómicos que hacen que toda la tensión sexual no resuelta de Yamada sea el punto de partida de diversas escenas comprometidas o absurdas que consiguen sacar, al menos, una sonrisa al lector o espectador. En este punto cabe destacar el juego de Yōko Sanri con las reacciones de Yamada al descubrir o comprender lo que su flirteo y ambigua manera de actuar provoca en el inexperto y hormonado cuerpo de Kosuda. Estas situaciones ayudan a aligerar la carga de unos capítulos excesivamente cortos que se hacen aún más breves.

En cuanto al anime, este reproduce a los personajes de una manera muy fiel y acertada, consiguiendo intensificar con acierto las situaciones más comprometidas de los protagonistas. Asimismo, su animación es bastante pasable, aunque su precipitado final deja en el aire una historia que podría haber dispuesto de una continuación que, no obstante, nunca se concretó, dejando un final de ciclo redondo pero, en general, abierto.

En líneas generales, y tal y como cabría esperar, B Gata H Kei no es una de esas series que se te quedan grabadas como un gran descubrimiento que te llena en todos los sentidos, pero sí que sirve para matar el aburrimiento en casos extremos de necesidad. ¿Queréis darle una oportunidad a la extraña relación de amor entre Yamada y Kosuda?