¿No os ha ocurrido a veces que lo mejor de un viaje te lo encuentras por casualidad cuando estás perdido? Pues eso mismo le pasó al fotógrafo Ken  Ohki, YUKISON en su cuenta de Twitter (@YUKISONS) que por una de esas casualidades de la vida hizo una excursión para fotografiar la prefectura de Toyama y se encontró, mientras estaba perdido en el bosque, con este espectacular parque de estatuas budistas en medio de la nada.

El parque Fureai Sekibutsu no Sato se encuentra en algún punto de los bosques de la prefectura de Toyama, en palabras del mismo autor el llegó “desde Osawano, siguiendo el margen derecho del río Jinzu y saliendo un poco del margen del camino”. Si vemos la zona desde Google Maps comprobaremos que estas directrices no son tan esclarecedoras como parecen, pero al menos nos da la pista de por dónde comenzar a buscar.

Fureai Sekibutsu no Sato se compone de un total de 800 estatuas diferentes construidas en piedra tallada. Las estatuas guardan relación de con deidades budistas o con personas admiradas o cercanas a su fundador, pero si dejamos volar la imaginación con las espectaculares fotografías de YUKISON es fácil imaginarse un área envuelta en niebla, bajo una terrible maldición, a la que no te puedes acercar cuando se pone el sol, pues las estatuas cobran vida. ¿Mucha imaginación? ¡¡Quizás!! ¡Pero es que las fotos dan mucha impresión!

Fureai Sekibutsu no Sato-002

Fureai Sekibutsu no Sato-003

Fureai Sekibutsu no Sato-004

Fureai Sekibutsu no Sato-005

Fureai Sekibutsu no Sato-006

Fureai Sekibutsu no Sato-007

Fureai Sekibutsu no Sato-008 Fureai Sekibutsu no Sato-001

Fuente: Imágenes Twitter @YUKISONS